La reconversión de Santa Sofía

Mañana se restrena Santa Sofía como mezquita con los primeros rezos musulmanes encabezados por el presidente Erdogan. Así es como se ha adaptado el inmueble que hasta hace poco era un museo

La reconversión de Santa Sofía
Foto: AP Photo/Emrah Gurel
Cultura 23/07/2020 17:18 Estambul Actualizada 18:48
Guardando favorito...

El presidente Recep Tayyip Erdogan planea sumarse a cientos de fieles el viernes en los primeros servicios musulmanes que se ofrecen en Santa Sofía en 86 años, tras un polémico fallo judicial que despejó el camino para que el histórico edificio vuelva a funcionar como una mezquita.

Un decreto del gobierno habilitó la joya del Imperio Bizantino para que se reanuden los servicios musulmanes y abolió su status como museo. La conversión de lo que fuera alguna vez la iglesia más importante del cristianismo ha generado conmoción en todo el mundo.

El edificio del siglo 6, que sigue dominando la silueta de Estambul, tiene un fuerte simbolismo.

La reconversión de un museo a mezquita

A partir de las 10.00 hora local (7.00 GMT) del viernes, unas tres horas antes del rezo del mediodía, se permitirá el acceso a quienes deseen rezar en la explanada delante de Santa Sofia o en la adyacente plaza de la Mezquita Azul.

Se han habilitado a este efecto tres extensiones de espacio, entre plazas y avenidas, para hombres, y dos parques menores para mujeres, informa la agencia Anadolu.

Una vez terminado el rezo oficial de las personalidades se mantendrá abierto el acceso al monumento hasta la madrugada, momento que muchos aprovecharán para orar entre los antiguos muros bizantinos, aunque ya no sea la hora del rezo comunitario.

hagia_sophia_turkey_2.jpg
Foto: AP

Como el islam prohíbe tener imágenes en los templos, las autoridades turcas han instalado un sistema de enormes "cortinas en forma de vela" montado sobre raíles para cubrir los frescos y mosaicos de la antigua basílica ortodoxa, señala Anadolu.

Al igual que las demás mezquitas históricas de Estambul, Santa Sofia permanecerá a partir de ahora abierta a cualquier visitante o turista, de forma gratuita, salvo durante las cinco oraciones diarias, en las que solo accederán los fieles.

Es de prever que también se exigirá a las mujeres que se cubran pelo, hombros, brazos y piernas, como ocurre desde hace pocos años en la vecina Mezquita Azul y similares templos, pero no era el caso en Santa Sofia, dado el carácter laico de museo que tenía.

La reconversión en templo musulmán, función que el edificio ya cumplió entre la conquista otomana de Constantinopla en 1453 y la secularización en 1934, ha recibido felicitaciones de organismos islámicos de Catar, Pakistán, Malasia y otros países, pero también numerosas críticas.

La era bizantina

Santa Sofía, o la Iglesia de la Santa Sabiduría, fue construida por el emperador bizantino Justiniano I en el lugar que ocupaba una basílica destruida del mismo nombre. Completada en el 537, es una de las estructuras con techo en forma de domo más grandes del mundo y funcionó como la iglesia cristiana ortodoxa más prominente del mundo durante unos 900 años. Allí se llevaron a cabo ceremonias imperiales, incluidas las coronaciones de emperadores. Los mosaicos multicolores con imágenes de la Virgen María, el niño Jesús, ángeles y otros símbolos cristianos, junto con los de emperadores y sus familias que los gobernantes añadieron a lo largo de los siglos contribuyen a su fama de joya arquitectónica.

La conquista otomana

El sultán otomano Mehmet el Conquistador derrotó al Imperio Bizantino y capturó Estambul, por entonces conocida como Constantinopla, en 1453. Mehmet, quien tenía 21 años, de inmediato convirtió la majestuosa iglesia en una mezquita como símbolo del triunfo musulmán. La estructura pasó a ser una mezquita imperial a la que una serie de sultanes le agregaron minaretes, una escuela, una biblioteca y una fuente, completando su transformación. Los mosaicos fueron cubiertos con revoques, de acuerdo con la tradición iconoclasta que prohíbe la representación de imágenes.

hagia_sophia_turkey43.jpg
Foto: AP Photo/Emrah Gurel

El museo de una turquía secular

Mustafá Kemal Ataturk, el héroe de guerra que fundó la República de Turquía tras la caída del Imperio Otomano en 1923, convirtió la mezquita en un museo en 1934 como parte de su campaña para crear un país secular. Retiró los revoques y dio nueva vida a los mosaicos, y la estructura fue por años un símbolo del pasado multicultural y de la convivencia de muchas creencias en Estambul.

Fue incluida en la lista de patrimonios de la humanidad de la UNESCO y pasó a ser uno de los monumentos más visitados de Turquía, atrayendo millones de turistas todos los años. La decisión de Ataturk de no seguir usando la estructura como una mezquita, no obstante, no le cayó nada bien a sectores religiosos y nacionalistas, que por años han venido pidiendo que se “rompiesen las cadenas” del edificio y fuese convertido nuevamente en un sitio de adoración musulmán.

Otra vez una mezquita

Erdogan firmó el 10 de julio un decreto que satisface esos deseos, después de que el principal tribunal administrativo de Turquía dictaminase que el conquistador de Estambul había dejado como legado una mezquita y que su conversión en museo había sido ilegal. Su gobierno se comprometió a proteger los artefactos cristianos de Santa Sofía y a permitir el ingreso de turistas cuando no hay servicios.

El puesto de venta de entradas fue retirado y los pisos de mármol del interior fueron cubiertos con una alfombra azul elegida por el propio presidente con miras al servicio del viernes. Fueron invitadas unas 500 personas que deberán guardar distancia por el brote de coronavirus.

hagia_sophia_turkey_3.jpg
Foto: AP Photo/Emrah Gurel

El sueño islamista se hace realidad

Para Erdogan, un musulmán devoto cuyo partido tiene sus raíces en el movimiento islámico turco, el servicio del viernes en Santa Sofía es un sueño hecho realidad. Dice que la decisión de Ataturk de convertir el edificio en un museo fue un “error” que está siendo corregido.

La oposición dice que su decisión es una maniobra para distraer la atención de los problemas económicos, exacerbados por el coronavirus, y busca mejorar su imagen entre su base de religiosos y conservadores. La iniciativa es vista asimismo como parte de una campaña para acentuar la identidad musulmana de Turquía y borrar el legado secular de su predecesor.

fjb
 

Temas Relacionados
Santa Sofía Erdogan
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones