Recortan 75% de actividades de narradores orales

Elía Sánchez, del programa nacional de narradores orales, dijo que por la reducción solo se contratarán a 23 "cuentacuentos"

Narradores orales
Foto: Archivo El Universal
Cultura 30/04/2020 19:52 Yanet Aguilar Sosa Ciudad de México Actualizada 19:52

De hace 15 años a la fecha, las cosas han cambiado drásticamente en la Coordinación Nacional de Desarrollo Infantil de la Secretaría de Cultura. En esa área dedicada a la cultura infantil ha habido recortes al presupuesto, pero el pasado miércoles, en la víspera del Día del Niño, el recorte a las actividades culturales ha sido bastante sensible y los artistas aseguran que llega al 75%.

En una reunión virtual urgente, Elía Sánchez, encargada del programa nacional de narradores orales de la Coordinación Nacional, anunció que por la reducción del presupuesto sólo podrían contratar a 23 “cuentacuentos” y únicamente podían otorgarles un contrato por seis funciones para todo el año. Ni siquiera podían contratarlos por las diez funciones del año pasado y mucho menos a las 30, 40 o 60 que llegaban en los años anteriores.

La narradora oral y actriz Selene de la Cruz cuenta que la reunión fue apurada, urgente, al parecer obligada por el Día del Niño.

También lee: Buscarán reasignar recursos de eventos culturales cancelados 

“Este año dentro de todo lo que está pasando parece ser que el parámetro de a quienes contratan es administrativo; solo se va a contratar a los que ya habíamos iniciado un proceso; así nos lo dijeron en esta reunión urgente a la que llamaron, pero solo fuimos 23 narradores del programa nacional, había cinco de los estados y los demás éramos del área metropolitana; nos dijeron que ya no se va a contratar a nadie más y que lo que hay son seis funciones para todo el año y si no queremos firmar pues no hay nada”, cuenta.

Les dijeron que pasada la pandemia se estudiarán las circunstancias; pero hasta hoy sólo hay posibilidad de un contrato por seis funciones para el año y quién sabe cuándo les podrían pagar. “Si hay un contrato, siempre lo hacemos, pero son muchísimos papeles los que nos piden, entre ellos estar al día con el SAT, porque uno sigue pagando impuestos; entonces ¿en dónde está la dignificación?, Si no estamos al día no nos contratan”, dice De la Cruz.

Ella está impulsando una petición por escrito para pedir que les paguen por adelantado, “porque ahorita es cuando lo necesitamos. Yo soy mamá soltera, ahorita es cuando lo necesito porque me cancelaron todos los trabajos. Entiendo que el país está en crisis y acepto seis funciones, solo pido que nos paguen por adelantado”.

Marcela Romero, quien es otra narradora y una de las artistas con mayor experiencia y reconocimiento, asegura que ella aceptó las funciones no por la institución, ni tampoco por dinero, “nos sacan de un apuro pero no nos resuelven nada porque es por todo un año; pero no podemos claudicar, no después de 30 o 35 años, y decir ‘no quiero porque mi ego personal me lo impide’, aquí los egos no funcionan; ¿a quién afectamos y qué ocurriría si no aceptamos las funciones? Si no aceptamos ese dinero se recorta, no se lo van a dar a otro compañero; simplemente lo recortan”.  

También lee: "Trabajadorxs" del arte y la cultura reclaman a AMLO ataques a su comunidad

Reconoce que algunos les han dado seis y a otros ochos funciones. Sabe que ha habido tiempos de bonanza donde les daban contratos por 30 funciones, pero ahora dice que es otro momento.

“Yo he sido muy contundente y he organizado manifestaciones y hemos estado en la explanada de Bellas Artes gritando y demandando, pero en este momento creo que hay que dar un pasito para atrás, hay momentos para todo y este no es el momento; eso no significa claudicar ni dejar de lado nuestras convicciones o deseos de seguir trabajando, pero este es un momento de solidaridad no a un gobierno sino a una población”, afirma Romero.

Sin embargo la reacción no se hizo esperar y ya hay un reclamo del movimiento #NoVivimosdelAplauso para que Antonio Rodríguez Frino, coordinador de Desarrollo Infantil, dé la cara e informe sobre el recorte.

Emilio Llano, quien es escritor, compositor e investigador con 32 años en la cultura Infantil, asegura que desde que inició el movimiento #NoVivimosdelAplauso ha habido grandes avances sobre los impagos desde el gobierno federal y local, aunque nunca antes había visto como ahora ve una crisis tan fuerte. “La crisis de los impagos es la crisis administrativa más fuerte en la cultura nacional de Vasconcelos a la fecha”, señala.

“Desde que comenzamos el movimiento y nos vimos obligados a acudir a asesores jurídicos y abogados laboristas para defender nuestros derechos laborales y culturales, ahora sabemos que esos recortes arbitrarios y formas de contratación son malas prácticas y violencia cultural, y que hay una lista de malas prácticas en la cultura infantil de este país, sobre todo desde alas y Raíces a los niños”, asegura Llano.

El compositor del grupo Bandula dice que en esa lista de malas prácticas está el uso discrecional del presupuesto y que no hay verdadero proyecto nacional de cultura infantil y juvenil, está lleno de ambigüedades; creo que es el momento de plantear va a pasar en este momento de crisis donde es muy importante la medicina sociocultural para niños y jóvenes”.

Emilio Llano señala que es urgente definir un verdadero programa nacional de cultura infantil y juvenil, pero que se considere al gremio y trabajar la transparencia y la rendición de cuentas como uno de los elementos claves de la administración; y para ello han solicitado desde enero un encuentro con Antonio Rodríguez Frino, pero no han tenido respuesta y menos las reuniones periódicas que han solicitado.

nrv

Comentarios