05 | DIC | 2019
Peter Handke, el escritor que se declara heredero de Goethe, Franz Kafka y Adalbert Stifter
Foto: EFE/EPA/Julien de Rosa

Peter Handke se declara heredero de Goethe, Kafka y Stifter

10/10/2019
12:38
Luis Méndez / Corresponsal
Madrid
-A +A
La obra del Nobel de Literatura gira en torno a la soledad y la incomunicación del hombre

La preocupación por el lenguaje y la necesidad de experimentar con él y llevarlo hasta sus últimas consecuencias artísticas, es una de las principales características del escritor austriaco Peter Handke, recién galardonado con el Premio Nobel de Literatura.

"Handke piensa que el lenguaje también tiene su peso específico, que transmite cosas, y por eso le da tanta importancia en su obra. Por lo mismo, es un autor difícil de traducir, ya sea cuando escribe ficción o ensayo", señala a EL UNIVERSAL Diego Moreno, editor de Nórdicalibros, que ha traducido y publicado en español algunas de las obras del narrador austriaco.

La producción de Handke, tan extensa como variada, gira en torno a la soledad y la incomunicación del hombre, y sus personajes son seres abiertos, en continuo proyecto. El minimalismo de los diálogos y la dificultad para tomar decisiones cuando todo puede acabar en un paso en falso, constituyen rasgos principales de su escritura, apuntan los responsables de la editorial que ha publicado "Contra el sueño profundo" y "Los Avispones", dos de las obras del Nobel.

"Handke es uno de los grandes escritores del siglo XX y uno de los referentes de la literatura europea. Más allá de todas las cuestiones políticas y de la incomprensión que ha generado en ocasiones con sus posicionamientos, es sobre todo un grandísimo escritor que ha influido en muchos jóvenes narradores", asegura el editor de Nórdicalibros.

Pensador contracorriente, una de sus polémicas más sonadas fue cuando se alineó a favor de Serbia en las guerras de los Balcanes en los años 90, lo que algunos interpretaron como un intento de minimizar el genocidio que llevaron a cabo los serbios en su lucha contra bosnios y croatas. Handke aseguró entonces que solo se limitó a criticar que se hubiera demonizado a los serbios, achancándoles todos los males del conflicto bélico.

"En sus ensayos se nota su pasión por la literatura y el cine. Es un hombre completamente abierto a todas las manifestaciones artísticas. El papel del individuo en la sociedad ha sido muy importante para él", agrega el editor español.

La consagración literaria de Handke llegaría con su novela más conocida: 'El miedo del portero ante el penalti' (1970), en la que narra las peripecias existenciales de un antiguo guardameta que es despedido de su trabajo como mecánico para ser empujado por el ocio hacia el aislamiento.

"Si mezclamos a conciencia a Kafka y Cioran, encontramos a un Handke que, en el mareo del cóctel, ofrece multitud de sorprendentes matices. Una especie de descargas narrativas sobre personajes abandonados a la suerte de lo cotidiano, una vez bajados de las tablas sobre las que actúan", indica por su parte Juan Herranz, escritor y crítico literario.

Autor de teatro, novela y poesía, además de guionista y director de cine, el nuevo Premio Nobel de Literatura se declara heredero de Goethe, Kafka y Stifter y a su obra se la considera representativa del estilo de la Neue Subjektivität (Nueva Subjetividad).

Handke compartió el máximo galardón de las letras con la escritora y poeta polaca Olga Tokarczuk, después de que en 2018 el Premio Nobel de Literatura quedara desierto por el escándalo que suscitaron las denuncias de varias mujeres por abusos sexuales contra el fotógrafo Jean Claude Arnault, esposo de la integrante de la Academia Sueca Katarina Frostenson, que se vio obligada a dimitir.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios