18 | ENE | 2020
Los jóvenes mexicanos sí leen y por gusto
Foto: Berenice Fregoso/ EL UNIVERSAL

Los jóvenes mexicanos sí leen y por gusto

15/12/2019
00:10
Leonardo Domínguez
México
-A +A
Dos encuestas presentadas en el marco de la FIL Guadalajara revelan que 70% de esa población en zonas urbanas practica la lectura por placer y que la juventud prefiere la literatura en formatos impresos y no en plataformas digitales a pesar del crecimiento de este mercado

[email protected]

La reciente edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara dejó algo claro: el gusto de todo tipo de público por la lectura, pero en especial el de los jóvenes, quienes a diario se perdían por todos los pasillos y stands buscando opciones de lectura, a tal grado que parecía un deporte olímpico lograr cruzar los ríos de gente para asistir a alguna presentación.

En el marco de la Feria se presentaron dos encuestas que confirman que a los jóvenes mexicanos sí les gusta leer y por placer. La editorial IBBY México, en alianza con Citibanamex, compartió los resultados de la “Segunda Encuesta Nacional sobre Consumo de Medios Digitales y Lectura entre Jóvenes Mexicanos”, que resalta que 70% de este público en zonas urbanas lee por gusto y que, a pesar de la proliferación de plataformas digitales, prefieren consumir literatura en formatos impresos.

“Los medios digitales son un entorno muy cambiante, que se van transformando de manera vertiginosa. Por ello, era importante actualizar los indicadores para entender mejor a este público joven, que para nosotros es muy importante que se dirija la promoción de la lectura. Buscamos comprender qué consumen, cómo lo hacen, los medios y canales, sus gustos, y así diseñar estrategias de promoción mucho más notorias”, señaló Gemma Bustamente, directora de Sincronía e Investigación de IBBY.

fil_guadalajara.jpg
Foto: Berenice Fregoso/ EL UNIVERSAL

El sondeo arroja que los jóvenes invierten en promedio una cuarta parte de su día en el uso de Internet y que 80% de los universitarios disfrutan de la lectura. Del mundo digital, lo que más consultan son noticias y blogs, mientras que 25% acostumbra a leer contenidos literarios como novelas, cuentos o poesía.

Te recomendamos: El hilo negro de la lectura

“Una de las principales conclusiones es que ha aumentado el consumo de los medios digitales, pero, principalmente, facilitado por un mayor acceso de Internet en el teléfono; también hay un mayor número de jóvenes que tienen contratado un plan tarifario. Creemos que el abaratamiento de algunas compañías, en relación a sus servicios, ha permitido que los jóvenes accedan más fácil a contenidos digitales”, puntualizó Bustamante.

Sentir el libro

La encuesta apunta que los jóvenes prefieren los formatos impresos cuando se trata de literatura: 58% de los entrevistados leen cuentos en libros impresos, mientras que sólo 29% se inclina por hacerlo digitalmente. Sucede algo similar con la novela, donde 51% de los universitarios optan por el libro en papel ante 39%. Además resalta que sólo 16% ocupa audiolibros.

“Las razones de estas preferencias se dan más por un motivo sensorial. A los jóvenes, al igual que a muchos lectores, les gusta sentir el libro, poder hacer anotaciones, guardarlo, a pesar de que reconocen que el digital es mucho más accesible”, explica la directora de Sincronía e Investigación de IBBY.

“Aunque el mercado digital va creciendo, sigue siendo un espacio donde principalmente los jóvenes buscan contenidos gratuitos, tratan de bajar libros en PDF, que no sabemos si puedan ser piratas o tengan permisos; son muy pocos los que llegan a comprar”, agrega.

fil_guadalajara_2.jpg
Foto: Berenice Fregoso/ EL UNIVERSAL

Ecuación puma

El Sistema Universitario de Lectura de la Coordinación de Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México también presentó la “Encuesta sobre prácticas de lectura y escritura de la comunidad estudiantil de la UNAM”, que confirma que los jóvenes leen por placer. Más de la mitad del alumnado lo hace por gusto. El proyecto ofrece una radiografía del lector puma: qué leen, cómo, dónde y qué uso le dan.

“Nuestra encuesta no se fue por cuántos libros lees al año porque esa es la peor pregunta posible. Es una interrogante del siglo XX, en este siglo se lee de una manera distinta, no necesariamente se leen libros de un tirón sino que se hacen varias lecturas al mismo tiempo”, recalca Anel Pérez, secretaria técnica de Cultura UNAM.

También lee: México, reprobado en ciencias, matemáticas y lectura

Algunos resultados de este sondeo coinciden con los datos de IBBY, como la preferencia por el formato impreso. También revelan que 63% de su comunidad disfruta ir a librerías y ferias de libros, así como que a 73% le alienta recibir como regalo un libro. “Pensábamos que las bibliotecas estaban en desuso, pero con este trabajo confirmamos que el lector universitario va mucho a la biblioteca, que tienen una función de formar lectores; hay que revalorizarlas”, afirma Anel Pérez.

“Hace cinco años iniciamos el proyecto de Sistema de Lectura llevando actividades de promoción a escuelas, talleres, pero con exactitud no sabíamos qué leían los jóvenes, en qué plataformas. Necesitábamos conocerlos de cerca. Esta encuesta nos permitirá redoblar nuestros esfuerzos y campañas de promoción, pero también le servirá a los maestros”, dice Imelda Martorell, coordinadora de la Encuesta.

fil_guadalajara_3.jpg
Foto: Berenice Fregoso/ EL UNIVERSAL

Destacan que estos resultados son una brecha de oportunidad para los medios de comunicación, editoriales y otras universidades metropolitanas, debido a que exponen cómo los jóvenes están muy interesados en leer reseñas musicales, de cine y libros, mientras que lo que menos seduce a este comunidad es la poesía.

“Identificamos que hay poca lectura de poesía, pero la peor respuesta sería dejar de editarla; lo que tendríamos que identificar es qué está fallando en la promoción de este género. Ya tenemos los resultados, qué vamos a hacer con el dato. Esta edición de la FIL coincidió con que el premio más importante fue para el poeta David Huerta; esas labores son a las que debemos encaminarnos”, comenta Anel Pérez.

Te puede interesar: ¿"Estafa" o "pseudociencia"? Cursos prometen velocidad cuántica de lectura 

“Cuando leo siento que todo puede ser posible, se siente bien no tener problemas”; “cuando leo me siento inteligente, me siento chingón”; “cuando leo siento que todo el mundo se hace más grande, me siento libre”. Estas son algunas de las frases que jóvenes expresaron a la Encuesta Universitaria.

“La UNAM tiene un compromiso con 330 mil estudiantes, tenemos una responsabilidad y un área de oportunidad que nadie más tiene, que es ejercer nuestra autonomía y presupuesto para establecer mejores estrategias. Por cada alumno que nosotros hagamos lector, tenemos una familia como potencial lectora, entonces no sólo son miles de alumnos, sino 330 mil familias”, dice Pérez.

fjb

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios