19 | JUL | 2019
El feminismo a veces se convierte en un exceso de lucha: Federico Moccia
Foto: EFE/ Planeta

El feminismo a veces se convierte en un exceso de lucha: Federico Moccia

28/05/2019
11:00
EFE
Roma
-A +A
El escritor italiano aseguró que el problema a veces es el hombre que no da la atención necesaria o la consideración justa a la mujer

¿Hasta qué punto las personas son capaces de pasar página en sus relaciones sentimentales y empezar de cero? El escritor italiano Federico Moccia se plantea esta cuestión en su último libro, "Mil noches sin ti" (Planeta), una intimista segunda parte de "Esta noche dime que me quieres" (2010).

La protagonista, Sofía, regresa a Roma tras una etapa en Rusia para poner orden en su vida y dejar de huir de la soledad de su matrimonio y de la relación rota con el rico Tancredi.

Moccia (Roma, 1963), autor de superventas como "A tres metros sobre el cielo", repasa con EFE este esperado trabajo y aborda temas como la lucha feminista, la Unión Europea o las nuevas aplicaciones para ligar.

Lo hace en el barrio romano de Monti, en el restaurante que le sirvió de escenario en esta última novela y de refugio por unas horas en la vida real en una fría y atípica mañana de mayo.

Pregunta.- ¿Qué encontraremos en su último libro, "Mil noches sin ti"?

Respuesta.- Me gustaba mucho la idea de abordar las dificultades que existen al intentar reiniciar una relación, saber pasar página con todo lo malo y comenzar de cero. Quería estudiar este tipo de relaciones entre el hombre y la mujer. Es por lo que creo que "Mil noches sin ti" es un libro más profundo e intimista.

P. En la actualidad hay un debate muy intenso sobre el feminismo. ¿Hay algo de este movimiento en su historia?

R. Me gusta mucho la mujer, la feminista en ciertos aspectos se convierte casi en un exceso de lucha. Creo que la mujer no tiene necesidad de demostrar nada. El problema a veces es el hombre que no da la atención necesaria o la consideración justa a la mujer. Sofía (la protagonista) es serena, tranquila, es una mujer segura que ama su pasión, tocar música, y en el primer libro hace una elección muy importante que demuestra la capacidad de una mujer de ser del todo independiente. La cosa más bella es que una mujer no dependa de nadie. Esto yo creo que ya la sociedad afortunadamente lo ha demostrado, aunque aún por desgracia las mujeres tienen obstáculos en algunos países y en general en algunas concepciones y en algunas mentalidades.

P. Pero como autor, ¿qué piensa acerca de este movimiento mundial de lucha feminista?

R. Estoy de acuerdo pero como todas las luchas creo que lo fundamental, como he podido comprobar en mi vida, es la capacidad de diálogo. Es decir, a veces hay problemas más grandes de lo normal que son ampliados por los medios y por la prensa que, por contra, se podrían resolver de manera mucho más simple hablando, dialogando o encontrando soluciones en las relaciones interpersonales.

P. ¿De dónde viene la inspiración cuando escribe un libro?

R. La inspiración nace siempre de la observación. A mí me gusta mucho mirar y escuchar a la gente, charlar, y después llega una idea improvisadamente. Por ejemplo "Esta noche dime que me quieres" nació una noche que estaba en Piazza Navona y vi un hombre muy guapo, elegante y bien vestido, que parecía rico pero al mismo tiempo muy triste.

P. Acumula ya una larga trayectoria a sus espaldas, ¿por qué se decidió a hablar a los jóvenes?

R. Creo que con los jóvenes uno tiene la responsabilidad de poder sembrar e invitar a razonar, comprender y cambiar el mundo mucho más que con los ancianos, que perseveran en sus opiniones, más difíciles de desmontar, porque no hay nada más difícil que hacer ver que se ha equivocado a quien ha pasado toda la vida pensando de un modo.

P. En este sentido, ¿cómo ve a la juventud hoy en día?

R. Admiro a los jóvenes con entusiasmo, el hecho de que un joven tenga una sensibilidad propia y que no sigue las modas y consigue ser independiente con lo que le gusta, aunque no sea lo habitual. Y aprecio a los jóvenes que dan su opinión.

P. Por lo tanto, tiene esperanza en las futuras generaciones.

R. Sí, creo que ha habido muchísimos cambios en nuestra vida social desde todos los puntos de vista. Pero hay que ser optimistas. Cierto, no faltan las personas que hacen todo esto difícil, porque el mundo está lleno de estúpidos que además por desgracia a veces ocupan los puestos más importantes y no permiten que la humanidad progrese, avance y mejore su condición como debería. Espero que poco a poco estas personas sean menos.

P. Antes hablaba de la literatura como un modo de cambiar la sociedad. ¿Cree que escribir es también una forma de acción política?

R. Más que política, creo que es un modo de estar cerca de los jóvenes. Yo aprendí mucho de mi padre (el guionista Giusepe Moccia), no con sus consejos, sino con sus narraciones porque con ellos me hizo razonar y me llevó a meditar mi comportamiento.

P. Sus mensajes han sido sin duda recibidos por el público tal y como demuestran los puentes repletos de candados del amor. ¿A quién prefiere, a las parejas que los ponen o a las administraciones que los retiran?

R. Es un ejemplo de una administración equivocada, como la romana (...) Un ayuntamiento inteligente, como en otros países, debería encontrar un modo para que los enamorados puedan poner su candado (...) Si tú te obstinas en prohibir algo, lo haces en realidad aún más apetitoso. La gente lo hará como rebeldía, para ir en contra de esa orden.

P. Hablando de una política inteligente, ¿a qué líder actual salvaría Federico Moccia?

R. Es una pregunta muy difícil. Creo que en este momento Italia está pasando un momento complicado pero aún es pronto para juzgar. Espero que pueda repetirme esta pregunta el próximo año con el próximo libro y decir que (el vicepresidente y líder de la ultraderecha, Matteo) Salvini ha hecho un óptimo trabajo. En mi opinión es necesario basarnos en los datos y los hechos.

P. ¿No nota una Italia más tensa?

R. Yo no lo veo. Es normal que haya quien pueda estar molesto con los cambios, pero hay que pensar en llegar a un interés común. A veces se necesita renunciar a algo propio por una solución mejor para todos.

P. ¿Como la Unión Europea (UE), por ejemplo, ahora que tenemos elecciones?

R. Este año Italia se está presentando de forma diferente para obtener de la UE la justa y debida atención que quizá antes no tuvo. A veces levantar la voz y tratar de demostrar la importancia de un país puede ser más útil. Creo en la UE y espero que siempre sigamos dentro, pero mejor. Donde no se cumplan solo los intereses de algunos países y no del nuestro.

P. Volviendo a las letras, ¿cuáles serán sus próximos proyectos?

R. Creo que como a menudo sucede, tras un periodo de intenso trabajo, hace falta un poco de oxígeno. Estoy preparando alguna película pero con calma. Una trama interesante que me gusta es que ahora muchos amores nacen de Meetic o Tindr.

P. ¿Y qué piensa de estas tecnologías?

R. Que han cambiado nuestra forma de comunicarnos, ya que antes de conocer a alguien te permiten saber muchas cosas de esa persona, porque la escribes y si eres una persona sincera te permite comprender más de esa persona que conociéndola por ejemplo en una discoteca donde solo te gusta el aspecto físico y no sabes mucho de lo que lee o piensa. Por lo tanto yo creo es una nueva forma de enamorarse y me gustaría hacer una película sobre este tema. 

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios