La pieza de cerámica mexicana que revela un sentido oculto de "Las Meninas"

El cuadro de Velázquez, ha sido objeto de numerosas interpretaciones que van más allá de la escena palaciega que parece representar. Una de las claves de esta pintura se encuentra en un detalle que suele pasar desapercibido

"Las Meninas", de Velázquez
Imagen: Getty Images vía BBC
Cultura 21/11/2020 11:55 BBC News Actualizada 11:59


Cuadro "Las Meninas".

El cuadro "Las meninas" es la obra más icónica del Museo del Prado en Madrid. Imagen: Getty Images

A veces, un jarro es solo un jarro. Otras, es la puerta a una nueva forma de percepción.

En la obra maestra "Las Meninas", un juego de sombras y espejos que nunca ha dejado de intrigar, un pequeño y hasta ahora bastante desapercibido jarro de barro en el centro del lienzo transforma la obra, una instantánea de la vida palaciega, en un tratado sobre la ilusoria y trascendental naturaleza de la existencia.

Sin este objeto de arcilla se marchita el misterio de la obra, que ha atrapado la atención de los observadores por más de tres siglos y medio, desde que el pincel de Velázquez la alumbró en 1656.

Para apreciar plenamente cómo una pieza popular de cerámica de América Latina se convierte en un lente para captar de nuevo el mundo, debemos recordar el contexto cultural en el que surgió el cuadro y qué se proponía retratar.

Personajes

La obra muestra un autorretrato del artista a los 57 años, cuatro años antes de su muerte en 1660 y después de haber pasado las últimas tres décadas como pintor de cámara del rey Felipe IV de España.


Autorretrato de Diego Rodríguez de Silva y Velázquez

Velázquez es uno de los grandes maestros de la pintura española. Imagen: Getty Images vía BBC

Paleta en mano en el lado izquierdo de la escena, la "selfie" a tamaño natural de Velázquez nos mira como si fuéramos el mismo objeto que está tratando de capturar en el enorme lienzo que tiene ante él.

Es un cuadro sobre un cuadro en la superficie imaginaria de un lienzo que no podemos ver.

En el centro de la pintura, a la izquierda de Velázquez, vemos a la infanta Margarita, hija del rey Felipe IV y Mariana de Austria, flanqueada por un par de damas de servicio.

El resto de estancia tenuemente iluminada del Palacio Real de Madrid se enciende con un grupo variopinto de cortesanos.

Puertas de la percepción

A través de una puerta abierta al fondo de la escena, una silueta brumosa, el chambelán de la reina, se dispone a abandonar la pintura, pero no sin antes detenerse a mirarnos, como ansioso de que pudiéramos seguirlo hacia lo desconocido.


Detalle de "Las meninas"

Los reyes Felipe IV y Mariana de Austria aparecen en el espejo del fondo, pero no sabemos si Velázquez los está pintando o si son un reflejo de un lienzo que ya pintó. Imagen: Getty Images vía BBC

A la izquierda de la puerta, un espejo refleja los rostros espectrales del rey y la reina, cuya ubicación en el mundo de la obra se desconoce. Los monarcas están allí, pero no están allí.

Estos aspectos de la obra —la puerta abierta y los rostros reales en el espejo fantasmagórico— han llevado a muchos observadores a sospechar que en el cuadro hay mucho más en acción de lo que el ojo alcanza a ver.

La presencia "ausente" del rey y la reina, que aparecen en el cuadro pero no en la escena, obliga a concluir que es una obra filosófica sobre la sustancia de la sustancia y la proximidad del aquí y ahora, tanto como una imagen congelada de una escena de la animada vida palaciega.

El acertijo de su reflejo asegura que no seamos espectadores pasivos, sino que busquemos activamente comprender en qué parte del mundo se encuentran.

¿Los coloca el espejo donde estamos nosotros, como sujetos de un retrato que Velázquez está pintando?

¿O el espejo está mostrando lo que ya está en ese gran lienzo, del que solo vemos el reverso? Esta segunda opción haría que la imagen en el espejo sea un reflejo imaginario de la superficie de un cuadro imaginario que retrata personajes cuyos paraderos solo podemos imaginar.

Un punto de fuga que se desvanece

"Las Meninas" juega con nuestra mente y nuestra retina.

Por un lado, las líneas de perspectiva del lienzo convergen y arrastran nuestra mirada hacia un punto de fuga, que es la puerta.

Pero por otro, el espejo empuja nuestra atención hacia la parte posterior de la pintura, para evaluar la posible posición de los espectros reales.

Se nos arrastra constantemente hacia dentro y hacia fuera de la obra, mientras que la habitación que Velázquez dibuja se convierte en una extraña dimensión elástica que es a la vez transitoria y eterna, un reino tangible, pero también brumoso e imaginario.

Las imágenes de Velázquez tienen un efecto casi psicotrópico en nosotros. Propician un estado casi de trance al que la pintura ha llevado al público generación tras generación.

Quizá estemos describiendo una alucinación o una visión mística antes que una pintura.

El jarro

Fácil de ignorar en el cruce de perspectivas ópticas, filosóficas y psicológicas que se entreveran en el cuadro, hay un objeto que quizá ofrezca una pista material del efecto pretendido por la alucinógena obra maestra de Velázquez sobre nuestra conciencia: un vibrante punto rojo en la forma de un pequeño jarro.


Infanta Margarita y una sirviente en el cuadro "Las Meninas".

El pequeño jarro rojo puede pasar desapercibido, pero tiene un significado revelador. Imagen: Getty Images vía BBC

Este modesto jarro, que una sirviente suplicante le ofrece a la joven infanta (y a nosotros) en una bandeja de plata, debería haber sido reconocido por los contemporáneos como la materialización de las propiedades que alteran el cuerpo y la mente.

Conocida como búcaro, esa simple pieza de barro era uno de los objetos de artesanía más codiciados entre los que los exploradores españoles del Nuevo Mundo llevaban de vuelta al viejo en los siglos XVI y XVII.

Según el historiador del arte Byron Ellsworth Hamann, que ha estudiado minuciosamente el origen de muchos de los objetos que aparecen en los cuadros de Velázquez, incluida la bandeja de plata de "Las Meninas", el brillo característico del jarro y el tono rojizo lo distinguen como un producto de Guadalajara, México.

Una mezcla secreta de especias locales horneadas en la arcilla cuando se fabricó el florero aseguraban que cualquier líquido que contuviera estuviera delicadamente perfumado.

Pero se sabía que el búcaro cumplía otra función más sorprendente.

Alucinaciones

En los círculos aristocráticos españoles del siglo XVII se convirtió en una especie de moda que las niñas y mujeres jóvenes mordisquearan los bordes de estos jarros de arcilla porosa y lentamente los devoraran por completo.


Visitantes mirando "Las Meninas" en el Museo del Prado.

"Las Meninas" causa fascinación desde hace más de 300 años. Foto: Getty Images vía BBC

Una consecuencia química de consumir la arcilla extranjera era un dramático aclaramiento de la piel hasta adquirir un tono casi fantasmal, lo que en aquella época era una aspiración estética y una demostración de riqueza y de que el sustento de uno no dependía de un trabajo realizado bajo el sol que oscurecía la piel.

Por extraño que parezca, consumir arcilla de búcaro era menos peligroso que algunas alternativas contemporáneas, como untarse la cara con una pasta veneciana hecha de plomo, vinagre y agua, que resultaba en envenenamiento de la sangre, pérdida de cabello y muerte.

Pero la ingestión de arcilla de búcaro también causaba la reducción peligrosa de glóbulos rojos, parálisis de los músculos y la destrucción del hígado.

También provocaba alucinaciones. Según la autobiografía de una pintora y mística contemporánea, Estefanía de la Encarnación, publicada en Madrid en 1631, la adicción a morder búcaros resultaba en una mayor conciencia espiritual.

La mujer dice que le tomó "un año completo" librarse "de este vicio", pero que el efecto narcótico le provocaba visiones que le permitieron "ver a Dios con mayor claridad".

Símbolo del ocaso imperial

Cuando mapeamos los efectos fisiológicos y psicotrópicos de la dependencia del búcaro en el rompecabezas de "Las Meninas", la pintura adquiere un significado nuevo y quizás incluso más inquietante.


Diego Velázquez en "Las Meninas".

Velázquez parece apuntar al color rojo de su paleta, del mismo que habría salido el búcaro del cuadro. Imagen: Getty Images vía BBC

La conciencia alterada de la Infanta, cuyos dedos rodean al búcaro (¿lo acaba de mordisquear?), se expande repentinamente desde el epicentro de la acción del lienzo a toda la mentalidad del cuadro.

Además, podemos ver que el pincel de Velázquez apunta a una mancha del mismo rojo intenso en su paleta, la misma de la que nace el búcaro.

Fantasmal en su palidez, la Infanta también parece levitar desde el suelo, un efecto logrado por la sombra que el artista inserta bajo la basta de su vestido en forma de paracaídas.

Incluso los padres de la Infanta, cuyas imágenes flotan directamente sobre el búcaro, comienzan a parecer espíritus holográficos proyectados desde otra dimensión más que meros reflejos en un espejo.

De repente, vemos a "Las Meninas" como lo que es, no solo una instantánea de un momento, sino una meditación sobre la evanescencia del mundo material y la inevitable evaporación del yo.

A lo largo de sus casi cuatro décadas de servicio a la corte, Velázquez fue testigo de la disminución gradual del dominio de Felipe IV. El mundo se le escapaba.

El búcaro, un trofeo de hazañas coloniales y un poder imperial menguante, es el símbolo perfecto de ese ocaso y del abandono del espejismo del ahora.

El búcaro ancla ingeniosamente la escena confusa y, al mismo tiempo, está directamente implicado en su confusión.

Simultáneamente físico, psicológico y espiritual en sus implicaciones simbólicas, el búcaro es un ojo de cerradura a través del cual se puede vislumbrar y desbloquear el significado más profundo de la obra maestra de Velázquez.

* Este artículo fue publicado originalmente en BBC Culture, en inglés, y lo puedes leer aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8&t=12s

Temas Relacionados
Las Meninas Velázquez

Comentarios