19 | ABR | 2019
“Hay que pasar de protestar a proponer”
Ducan Green está de visita en el país para participar en la Feria Internacional del Libro del Zócalo y dar a conocer su libro titulado Cómo ocurren los cambios (Grano de Sal/ Oxfam). (CARLOS MEJÍA. EL UNIVERSAL)

“Hay que pasar de protestar a proponer”

16/10/2018
00:06
Yanet Aguilar Sosa
-A +A
El pensador inglés Ducan Green ve a México como una nación alentadora para el cambio; afuera, el panorama es gris

[email protected]

El académico, escritor y pensador inglés Duncan Green —quien es asesor estratégico de Oxfam en el Reino Unido y se ha dedicado a reflexionar sobre el desarrollo internacional— asegura que todo el mundo está atento a México, y que cualquier progresista que piensa hacia dónde mirar, sólo piensa en mirar a México como una de las naciones más alentadoras del cambio.

“Estamos tratando de pensar si hay otros países con situaciones alentadoras o que podrían ser alentadoras, claro que sabemos que México no es una garantía de nada, pero no hay otros países; en el único que podría pensar es en Etiopía, que pasa por una situación muy interesante, pero todos los demás países en América Latina viven situaciones bastante difíciles ahora, quizás Costa Rica no está mal”, señala Green.

De visita en México para participar en la Feria Internacional del Libro del Zócalo y dar a conocer su libro Cómo ocurren los cambios (Grano de Sal/ Oxfam), Green señala que fuera de México no hay para donde mirar, incluso en Europa tienen bastantes problemas.

“En África hay un renacimiento de las dictaduras, de la represión contra las sociedades civiles, en Tanzania acaban de emitir una ley diciendo que es un delito criticar las decisiones del gobierno y Tanzania era un gobierno abierto. Por eso creo que habrá muchos más turistas políticos como yo viendo a México en los años que vienen, para ver qué tal”, afirma el autor de From poverty to power.

Ahora su trabajo de reflexión y sobre campañas de acción y búsqueda de cambio desde las ONG y el activismo a nivel mundial, que ha reunido en el libro Cómo ocurren los cambios, llegó a México y por ello ha tenido encuentros con representantes de organizaciones civiles que trabajan causas diversas sobre desigualdad, injusticia y pobreza.

Green dice que mucho del conocimiento del libro viene de América Latina, donde ha aprendido incluso de los activistas sociales que tienen claro que deben pasar de la protesta a la propuesta. Asegura que muchos activistas quedan en la protesta y otros solamente en la propuesta, pero lo que debe haber es la mezcla de protesta y propuesta, es decir acción y teoría de la acción.

“He aprendido muchísimo de los movimientos sociales latinoamericanos, pero también veo que muchísimos tienen problemas con pasar de protesta a propuesta, en este momento debe haber un repensar del papel de los movimientos sociales, porque fuera de México el mundo es muy gris, el panorama no es muy alentador”, dice el pensador que encabezó los trabajos de investigación de Oxfam.

Duncan Green dice que la tendencia en la historia es que seguimos con lo mismo y a veces esa no es la mejor respuesta. Pero se ha dado cuenta que en México las cosas suelen ir al revés, pero ante este cambio vienen las preguntas: “¿los que suelen protestar ahora van a seguir protestando?, ¿va a ser una oposición crítica al nuevo gobierno o todos quieren entrar en el nuevo gobierno o qué?, ¿cuál es el balance de estar adentro o estar afuera, las dos posiciones tienen riesgos y ventajas, entonces esa es la discusión que se debe dar?”

Dice que ahora todas estas ONG se enfrentan a estas preguntas estratégicas de “ahora qué hacemos” porque muchas veces no saben si ver este cambio de gobierno como una victoria o no, y eso está por verse.

“Lo que he visto para las ONG es que es mucho más difícil ganar que perder. Si uno pierde decimos: ‘Es que el mundo es injusto, seguimos peleando, etcétera’, pero si uno gana, uno debe ganar con compromisos, no con medias victorias; entonces muchas veces las ONG se dividen entre quienes disienten y los que dicen tenemos que tomar lo que hemos logrado, entonces esos momentos de victoria son peligrosos para las organizaciones en sí”, señala el pensador inglés.

Su libro es una guía de campo para el activismo social, venga este activismo de la sociedad civil, la iniciativa privada o del gobierno.

Dice también que lo que más le preocupa es la división entre lo teórico y lo práctico porque muy fácilmente se llega a los odios compartidos entre ellos, de decir, su certeza es que en el activismo social los actores deben ser teóricos y prácticos al mismo tiempo, actuar y pensar para seguir tomando acciones y decisiones razonadas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios