El Vaticano saca de sus bodegas a sus "vampiros" de Matisse, Munch y Dalí
Foto: REUTERS/Guglielmo Mangiapane

El Vaticano saca de sus bodegas a sus "vampiros" de Matisse, Munch y Dalí

16/12/2019
18:11
Reuters
-A +A
El Vaticano colocó en su sala de exposiciones Braccio Carlo Magno, en la plaza de San Pedro, obras de maestros como Edvard Munch y Salvador Dalí que suelen estar ocultas en sus bodegas

Podrían llamarse los grabados vampiro del Vaticano: obras de maestros como Henri Matisse, Edvard Munch y Salvador Dalí, tan delicadas que suelen permanecer ocultas durante años en las oscuras bodegas de los museos.

Ahora, 150 grabados, en madera, aguatintas, litografías y otros tipos de arte gráfico del siglo XX serán mostrados a plena luz del día, muchos por primera vez, en la sala de exposiciones Braccio Carlo Magno, en la plaza de San Pedro.

Llamada "Los signos de lo sagrado: los grabados de lo real", la exposición es una mezcla de obras sobre temas espirituales, interpretaciones modernas de escenas bíblicas, bodegones, escenas de la naturaleza y piezas que reflejan la vida cotidiana, la guerra y la maternidad.

"Definitivamente no les gusta la luz", dijo Francesca Boschetti, comisaria de la exposición, explicando que solo se pueden mostrar durante un breve período para evitar el desteñido y deterioro de las obras.

el_vaticano_grabados_obras_arte_1.jpg

Están surgiendo de lo que Micol Forti, jefe del departamento de arte moderno y contemporáneo de los Museos Vaticanos, llama una "vida oculta y secreta, en la oscuridad de armarios y bóvedas".

Algunos de los artistas cuyas obras están en exhibición, como Edvard Munch, más famoso por "El Grito", vivieron estilos de vida bohemios y a veces hedonistas y no eran conocidos por ser religiosos.

Sin embargo, también se sintieron atraídos por temas espirituales y "Old Man Praying", de Munch, un grabado en madera de 1902 sobre papel de arroz japonés, es un ejemplo.

"En tiempos de aflicciones personales o gran agitación social, como durante y entre las dos guerras mundiales, incluso los artistas que normalmente no realizaban obras con temas religiosos recurrieron a ellos como una metáfora del sufrimiento y la violencia", dijo Boschetti.

La exposición incluye el "Cristo de Gala" de Dalí, un conjunto estereoscópico de dos litografías, con las que el artista surrealista pretendía dar un efecto tridimensional al verlas juntas.

La exposición gratuita cierra a finales de febrero, momento en que las obras serán devueltas al oscuro almacenamiento con regulación de temperatura y humedad. Las 150 piezas, que también incluyen trabajos de Max Ernst, Paul Klee, Oskar Kokoschka y Marc Chagall, provienen de la colección de arte contemporáneo de los Museos Vaticanos.

Muchas de las obras fueron donadas, algunas por los propios artistas, al Papa Pablo VI, quien lideró la Iglesia Católica de 1963 a 1978. A diferencia de algunos de sus predecesores, el Papa Pablo apreció el arte moderno y fundó una colección totalmente dedicada a obras del siglo XX

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios