Se encuentra usted aquí

La decisión de Narro y la batalla por la UNAM

La decisión de Narro y la batalla por la UNAM
27/06/2019
04:00
-A +A

En la vida, como en la política, las batallas deben escogerse. Y eso fue lo que hizo José Narro Robles cuando decidió abandonar la contienda interna por la dirigencia nacional del PRI y de paso su militancia de cuatro décadas en ese partido. Porque, además de sus argumentos de no prestarse “a un acto de simulación” y de la descalificación que le hizo al proceso priista por las “injerencias externas y favoritismos hacia un candidato”, el ex rector también tuvo un motivo de fondo para renunciar a la lucha priista y concentrarse de lleno en algo que le importa más y en la que peleará con todo: la batalla por la Universidad Nacional Autónoma de México.

En octubre los 15 integrantes de la Junta de Gobierno elegirán a un nuevo rector de la UNAM para los próximos 4 años y la disputa esta vez no sólo será entre grupos y facciones de la comunidad universitaria, sino que se viene una lucha ideológica y política entre dos bloques que tienen visiones opuestas sobre la conducción de la máxima casa de estudios del país. De un lado están los grupos tradicionales de la Universidad, como los Médicos, los Científicos y Jurídicos, que está vez van en bloque, formado por los actuales directores de facultades y ex rectores como Juan Ramón de la Fuente, el actual rector Enrique Graue y a los que se suma el ex rector Narro Robles, mientras que del otro está el Grupo universitario de Morena, que forman e impulsan personajes del gobierno y de la Cuarta Transformación que buscan tener el control de la UNAM como Claudia Sheinbaum, Pablo Gómez y Martí Batres.

La disputa será con todo y los grupos ya se preparan para la batalla. Los morenistas encabezados por la Jefa de Gobierno de la CDMX y el presidente del Senado impulsan a la rectoría a John Ackerman, catedrático de economía e intelectual del gobierno de López Obrador; en tanto que los grupos universitarios se acuerparían en torno a la reelección del rector Enrique Graue y en caso de emergencia podrían apoyar la candidatura de Rosaura Ruiz, ex directora de la Facultad de Ciencias y actual secretaria de Educación, Ciencia y Tecnología de la CDMX. Ambos grupos han iniciado ya movimientos y cabildeos al interior de la comunidad universitaria.

Lo que se viene en esta renovación de la rectoría será una lucha interna diferente a las que históricamente ocurren cada cuatro años y que normalmente suelen ser un proceso político complicado en el que entran en juego no sólo los perfiles de los candidatos a rector o rectora, los intereses y prioridades de los miembros de la Junta de Gobierno y las adhesiones o simpatías de las distintas facultades, escuelas y centros de investigación que forman la gran comunidad de la UNAM. Esta vez, de confirmarse la intención del grupo de Morena en la universidad, lo que estaría en juego es todo el modelo de educación superior en México y la visión sobre cómo debe conducirse la máxima casa de estudios que, por primera vez en su historia, podría ver en riesgo su histórica autonomía, para buscar ser parte de un proyecto político en la llamada Cuarta Transformación.

De más está recordar por qué la rectoría de la UNAM y el control de la universidad pública más grande del país es tan codiciada. 41 escuelas y facultades, 14 escuelas y colegios del sistema de bachillerato, que proveen educación a un conglomerado de cerca de 330 mil estudiantes. Maneja además 47 institutos y centros de investigación prioritarios y relevantes para el país donde ejercen más de 37 mil académicos, así como 28 mil trabajadores. Este año la universidad nacional ejerce un presupuesto de 44 mil 942 millones de pesos, y finalmente la figura del rector no es sólo quien administra esa inmensa cantidad de recursos materiales, económicos y humanos, sino es también una de las figuras políticas más relevantes en la vida pública del país.

Por todo eso, la batalla por la UNAM será esta vez diferente y decisoria para la máxima casa de estudios y para el futuro y el modelo de la educación pública superior en México.
 
NOTAS INDISCRETAS… Ayer la bancada de Morena en la Comisión Permanente aplicó su mayoría para evitar que se citara a comparecer en el Congreso a los secretarios Olga Sánchez Cordero y Alfonso Durazo para que explicaran todas las medidas de endurecimiento de la política migratoria que está aplicando México y los resultados que hasta ahora parecen estar generando una crisis humanitaria que se desborda en las dos fronteras del país. A pesar de que había un acuerdo en la Mesa Directiva de la Permanente, entre los partidos y que también habían avalado los morenistas Porfirio Muñoz Ledo y Martí Batres, al final los legisladores de la bancada oficial decidieron que no se citara a los dos funcionarios a pesar de que el problema migratorio parece estar desbordando todas las capacidades del gobierno mexicano y se empiezan a ver escenas dramáticas de falta de atención y maltrato a los indocumentados de varias nacionalidades en las estaciones migratorias. El próximo miércoles el bloque de la oposición, formado por PAN, PRI, PRD y MC, volverán a insistir en que Sánchez Cordero y Durazo acudan a dar explicaciones urgentes al Congreso… El presidente Andrés Manuel López Obrador informó ayer que la Fiscalía General de la República encontró inocente de las acusaciones de presuntos actos de corrupción y desvíos de recursos a Miguel Angel Lozada, uno de los tres funcionarios de Pemex, de la actual administración que fueron investigados por esos señalamientos. Lozada Aguilar era director de Pemex Exploración y Producción y pidió licencia a su cargo para ser investigado ante denuncias por haber firmado en 25 convenios con instituciones públicas en los que se detectaron presuntos desvíos de recursos. En específico el convenio que celebró Pemex por medio de Lozada fue con la Universidad Popular de La Chontalpa para realizar servicios de asistencia técnica en materia de perforación de pozos por un monto que excedía el máximo autorizado. Junto con él la FGR también investigó a Salvador Salgado Castro y Luis Galván Arcos, subdirectores de Pemex Exploración y Producción. Ante la falta de elementos en la investigación, según lo que informó el presidente, Miguel Angel Lozada podría reintegrarse al equipo de Octavio Romero…Se baten los dados. Escalera doble.
 

Salvador García Soto
Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.