Se encuentra usted aquí

AMLO ¿un “peligro para Estados Unidos”?

24/03/2018
02:01
-A +A

A una semana exacta de que arranquen las campañas, la disputa por el poder presidencial en México ya no sólo se libra en territorio nacional, sino que se traslada a Estados Unidos. Como el voto del miedo no prendió esta vez en el país y el discurso del “peligro para México” ya no tuvo el mismo efecto, ahora varios grupos políticos y económicos se están llevando ese discurso antilopezobradorista a territorio estadounidense, en busca de provocar que desde allá venga un “veto” en contra del candidato de Morena, al que acá no han podido frenar en las encuestas.

Y una primera “bomba” que producirá ese cabildeo antilopezobradorista en el vecino país, podría llegar en los próximos días en forma de una “filtración” a un medio estadunidense sobre una presunta declaración de un capo del narcotráfico, relacionado con Tamaulipas, que habría asegurado que en 2012 financió la campaña de Andrés Manuel López Obrador. La declaración con la que buscarán involucrar a su candidato, según fuentes de Morena, podría provenir de Miguel Angel Treviño, el Z-40, considerado el máximo líder del cártel de Los Zetas, y quien está preso en el Penal de máxima seguridad de Ciudad Juárez, a donde fue trasladado en marzo de 2017 y desde donde espera varios juicios de extradición a Estados Unidos; aunque también mencionan como posible declarante a Mario Ramírez Treviño, el X-20, líder del Cártel del Golfo, y quien fue extraditado a EU en febrero del año pasado y actualmente es procesado en una Corte Federal del Distrito de Columbia, en Washington, por cargos de narcotráfico. En ambos casos, el golpe vendría desde Estados Unidos.

Porque la estrategia “anti-AMLO” tiene distintos mensajeros pero un mismo mecanismo de lobbying y cabildeo en poderosos círculos políticos y financieros de Washington y Wall Street, además de la no menos poderosa comunidad latina en varias ciudades de la Unión Americana. Vicente Fox, por un lado con su reciente estancia en Miami y en otras ciudades, pero también la dupla Calderón-Zavala, que activa los contactos y redes políticas que tejió desde Los Pinos en la política estadounidense, o el ex canciller Jorge Castañeda, recién incorporado como coordinador de Estrategia de Ricardo Anaya, son parte de los grupos que están haciendo cabildeo anti-López Obrador en el vecino país, según lo tienen registrado en el círculo cercano del abanderado de Morena. Alfonso Romo tiene el encargo de detectar y seguir los movimientos de esos cabilderos para buscar contrarrestar la propaganda y el discurso negativo que intentan posicionar en los circuitos políticos y financieros estadounidenses.

Pero de todos los grupos que se han activado para tratar de vender al otro lado del Río Bravo la idea de que “AMLO ya no es un peligro para México pero sí es un peligro para Estados Unidos”, el que más preocupa en la campaña morenista es el que encabeza el canciller Luis Videgaray. Según sus reportes, el influyente asesor del presidente Peña Nieto es el artífice de esta campaña e intenta aprovechar todos sus contactos e influencia en la administración Trump, para vender la nueva versión del “peligro lopezobradorista”.

Los candidatos “no tan buenos” de Trump. Un efecto y una señal muy clara de ese lobbying que se ha conformado en Washington contra el actual puntero en la carrera presidencial mexicana, lo dio el boquiflojo de Donald Trump en su reciente visita a la frontera con México para supervisar los hasta ahora fallidos prototipos de su muro. Hace una semana Trump estuvo a punto de decir el nombre de López Obrador en San Diego, cuando hablo de los “candidatos buenos y otros no tan buenos” que existen en las elecciones mexicanas; ese mensaje estaba claramente dirigido al abanderado de Morena; pero el que sí de plano no se aguantó y lo dijo con todas sus letras, en su reciente comparecencia ante un comité de la Cámara de Representantes, fue Robert Lighthizer, el jefe negociador del TLCAN, quien abiertamente habló de un “peligro para las inversiones” estadounidenses y le puso el nombre del tabasqueño:

“(Como empresario) cuando voy ahí abajo no quiero tomar el riesgo político de que AMLO vaya a ganar y cambie mi trato, quiero que el gobierno de Estados Unidos, esencialmente, compre un seguro de riesgo político por mí”, sentenció el negociador de Trump en el TLCAN ante los representantes estadounidenses el pasado jueves.

La respuesta de Morena al cabildeo antilopezobradorista en Estados Unidos, fue buscar contrarrestar con acercamientos a otros grupos de poder en el vecino país. Por eso la reunión con Al Gore durante su visita a México esta semana, en la que claramente López Obrador, con Marcelo Ebrard como traductor de lujo, apostó por mandar un mensaje de cercanía con los demócratas y con los sectores “anti-Trump” en la política estadounidense, a los que además conoce bien el ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, que estuvo trabajando en los últimos años, durante su autoexilio, como operador y activista en campañas demócratas como la de Hillary Clinton o Alfredo Villaraigosa en California.

Así que no nos sorprendamos de que, como históricamente ha ocurrido, las elecciones presidenciales de nuestro país no se definan solamente en México, ni con el voto de los mexicanos, sino que también desde los círculos políticos y financieros de Estados Unidos, tanto en Washington, Chicago, Miami, Los Angeles o Wall Street, la disputa por el poder presidencial en nuestro país tendrá sus resonancias, tal vez no tanto con votos, pero sí con “vetos” que pueden ser también determinantes.

Guerra por la CDMX: de “superbarrio” a luchar por el segundo lugar. En la otra batalla, la de la Ciudad de México, que también se define el 1 de julio y cuyas campañas también inician esta próxima semana, la disputa entre Morena y el PRD, con sus aliados de Por México al Frente, tomó está semana un nuevo matiz: desde el tercer lugar aún —que ellos llaman ya un “empate técnico”— pero claramente replicando su estrategia nacional de “tirar” al segundo lugar, el casi inexistente PRI en la capital lanzó esta semana una ofensiva en contra de la candidata del Frente, Alejandra Barrales, a quien ubican como “el objetivo” para tratar de mejorar la posición del candidato priísta Mikel Arriola.

Con una copia fiel de la estrategia que a nivel federal implementó el PRI y el gobierno federal en contra de Ricardo Anaya y que hasta ahora, si bien pudo haber frenado el crecimiento del candidato del Frente, no ayudó a crecer al abanderado priísta José Antonio Meade, ahora Mikel Arriola presentó una denuncia ante la PGR para que se investigue un presunto “enriquecimiento ilícito” por parte de la también frentista Barrales, a quien acusa de haber adquirido varias casas y residencias en los últimos años, desde que llegó al Senado, sin que esas adquisiciones correspondan a su nivel de ingresos como senadora.

Mikel presentó detallados informes financieros, al parecer filtrados desde la Secretaría de Hacienda, en los que expone detalles, fechas y montos de las operaciones inmobiliarias de la ex dirigente del PRD, para tratar de probar un “origen incierto” del dinero con el que realizó esas transacciones, entre las que menciona una residencia en Las Lomas, que ya había publicado EL UNIVERSAL, o un departamento en Miami, del cual también ya habían dado cuenta revelaciones periodísticas.

Según el equipo de Mikel Arriola, con base en encuestas de la consultora Masive Caller, ellos ya están “en empate técnico” con Barrales y con esta denuncia podrían desbancarla del segundo lugar y buscar enfrentar directamente a la candidata de Morena, Claudia Sheinbaum, quien todavía encabeza la mayoría de las encuestas por la Jefatura de Gobierno.

Pero del otro lado, en el equipo de Barrales, ya preparan una defensa mediática y jurídica en contra de las denuncias del candidato priísta, a quien acusan de estarle haciendo el juego sucio a Morena y de favorecer a la candidata Sheinbaum con sus ataques. “Estamos preparando una respuesta contundente, que no sólo va a probar las mentiras de Mikel, sino también la estrategia de persecusión que desde el gobierno federal sostienen en contra de los candidatos opositores del Frente”, señaló una fuente de la campaña frentista en la Ciudad de México. Incluso adelantó que también se prepara información sobre “manejos financieros irregulares” en la construcción de hospitales del IMSS durante la gestión de Arriola.

Y mientras Morena y el PRD libran su guerra a muerte por el control de la capital, y el PRI intenta levantar con golpeteos que hasta ahora no le han funcionado a nivel federal, hay otros personajes que irrumpen en la contienda capitalina. Marco Rascón, un viejo conocido de la izquierda en la Ciudad, fundador del PRD y de la Asamblea de Barrios, es candidato por el partido Humanista a jefe de Gobierno, y si bien no tiene muchas posibilidades, porque aún no lo miden ni siquiera en las encuestas, lo cierto es que es un político que no sólo conoce bien a la Ciudad, en la que ha sido un actor importante en las luchas urbanas y políticas, sino también conoce bien a las dos candidatas que ocupan el primero y segundo lugar en la carrera.

Rascón, quien diera vida al mítico Superbarrio tras los sismos de 1985 en la Ciudad y también protagonizara en 1996 aquella protesta histórica con una máscara de puerco frente a Ernesto Zedillo en su segundo informe de gobierno en San Lázaro, conoce bien tanto a Claudia Sheinbaum como a Alejandra Barrales, sabe de sus trayectorias, pero también de sus limitaciones y sus fallas. “Las dos son lo mismo y ninguna tiene una visión de futuro como la que necesita la Ciudad. El PRD hace tiempo que perdió esa visión de futuro que le urge a la CDMX y Morena replica exactamente los mismos vicios y deficiencias de su pasado perredista”, asegura el candidato del PH.

Será interesante ver a Superbarrio Rascón en los debates frente a la puntera Sheinbaum y la frentista Barrales. Y si a eso se le suma el entusiasta pelotari que intenta ganar una ciudad con un partido y una estructura fantasmal y con aliados como Cuauhtémoc Gutiérrez, los debates de los candidatos a gobernar la CDMX prometen ser, al menos, un buen espectáculo.

[email protected]

Salvador García Soto
Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.