Zoé, sin experiencia pero leal

Zoé Robledo, Dirección General del IMSS. Foto: Archivo/EL UNIVERSAL
22/05/2019
10:48
-A +A

Con el nombramiento de Zoé Robledo a la Dirección General del IMSS, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirma su poca o casi nula capacidad de escuchar, y opta por mandar a un organismo en crisis y a la institución más importante para la salud y la seguridad social en México a un colaborador leal e incondicional políticamente, pero sin experiencia administrativa ni operativa en el sector salud.

Zoé es un buen político chiapaneco, que tuvo una buena actuación como senador del PRD en la pasada legislatura, mucho más orientado a los temas sociales y de derechos, que a la administración pública y su arribo al IMSS significa la ratificación del espaldarazo que le da el presidente a la política de control y austeridad total implementada por Carlos Urzúa y Raquel Buenrostro desde la Secretaría de Hacienda que, aunque esté estrangulando y asfixiando a casi todas las dependencias y áreas del gobierno, especialmente al sector salud que ya traía una crisis de los últimos sexenios, es la política presupuestal que quiere y defiende el presidente.

Porque al final de todo lo que denunció Germán Martínez en su estridente carta de renuncia, y de las advertencias de una crisis mayor en el IMSS ante los recortes y la "injerencia perniciosa" desde Hacienda, nada escuchó ni atendió el presidente, que así confirma que para él sólo hay una prioridad y un objetivo primordial en el ejercicio del gasto público: que no falte el dinero para entregar apoyos, directos y en efectivo, a los grupos sociales que lo necesitan y que se pueden convertir, gracias a los subsidios del gobierno, en la base social y electoral que garantice la permanencia en el poder de Morena y la continuación de su llamada Cuarta Transformación.

A eso va Zoé Robledo al IMSS, a volver a colocar los alfileres de los que está colgado, no de ahora sino de varios sexenios atrás, el instituto y la seguridad social y los servicios de salud de la instución más grande y sensible del país y a tratar de que no colapse el organismo del que depende, literalmente, la vida y la muerte de 80 millones de mexicanos.
 

Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.