El TLCAN y las mentiras de Trump

Raúl Rodríguez Cortés

Al iniciarse las negociaciones para modernizar el TLCAN, Trump no se mueve ni tantito de los argumentos que miles de estadounidenses le compraron para llevarlo a la Casa Blanca: que el tratado ha sido un desastre para Estados Unidos, que en términos de intercambio comercial representa pérdidas para su país y que el costo ha sido la pérdida de miles de empleos. Se trata de argumentos políticos, de planteamientos mentirosos a los que recurrió para ganar votos y respecto a los cuales debe obtener urgentemente una “victoria”, para congraciarse con sus votantes y tomar un poco de aire dentro de la asfixiante situación en la que ha metido a su gobierno.

Más allá de ese posicionamiento político está la realidad comercial y económica.

Empecemos por el tema del déficit comercial. Cierto, la balanza comercial con México le es desfavorable a EU: 64 mil millones de dólares. Visto así favorece a nuestro país. Pero eso no es del todo cierto. Veamos este dato: los productos que con el TLCAN nosotros le vendemos a los gringos tienen un componente de 40% de mercancías estadounidenses, 40% chino-asiáticas y 20% mexicanas. Al desagregar esos porcentajes del total del déficit comercial que registra EU en los intercambios comerciales con México (64 mil millones de dólares), resulta que 25 mil 600 millones benefician a nuestros vecinos, una cantidad similar a China-Asia y sólo 12 mil 800 millones son para México. Ese es el verdadero tamaño del déficit.

Veámoslo ahora en una perspectiva comercial más amplia: EU registra un déficit comercial con el mundo de 731 mil millones de dólares. Su déficit con México representa solamente 8.7% del total. No es ahí, por tanto, donde está su problema. Estados Unidos tiene un déficit con Asia (es decir China) de 530 mil millones de dólares (70% del total) y con Europa de 160 mil millones (20%). Hasta con África es deficitario: 4 mil millones de dólares (0.54%). ¿Dónde entonces es que está su problema de déficit?

Estados Unidos tiene una balanza comercial negativa con el mundo desde 1971. Eso es consecuencia de una política de Estado: renunció a producir manufacturas para concentrarse en el sector servicios, preponderantemente las nuevas tecnologías. Es ahí, por tanto, donde está la pérdida de sus empleos manufactureros.

El Tratado de Libre Comercio para América del Norte entró en vigor en 1994. Se negoció y firmo en una realidad pre China. De entonces a la fecha, casi 25 años, el gigante asiático ha registrado un superávit comercial. Él y los países del sureste asiático (altamente integrados) se han convertido en la fábrica de manufacturas del mundo, lo que ha significado que la región América del Norte haya perdido 7% del comercio mundial: Estados Unidos 4 billones de dólares, México medio billón de dólares y Canadá 200 millones de dólares, de acuerdo con cifras del Instituto del Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A.C.

De manera que nuestro acuerdo comercial pre chino debe, en efecto, modernizarse, pero a partir de la pregunta ¿Qué hacemos como región para equilibrar las grandes importaciones de manufacturas que adquirimos de China-Asia? Lo demás es el discurso político de Donald Trump, una más de las muchas mentiras que echa sobre México y el mundo.

INSTANTÁNEAS. 1. LOZOYA. Dos datos sobre la comparecencia de ayer del ex director de Pemex, Emilio Lozoya y su posterior conferencia de prensa, tras conocer y revisar la carpeta de investigación correspondiente: no hay —asegura— ningún indicio documental de que haya aceptado sobornos de Odebrecht y ni siquiera aparece su nombre; y que, por tanto, su condición no es de indiciado. Exige hechos, no dichos. Pero éste es su dicho. Habría que ver, como él mismo exige, la carpeta de investigación. Y habrá que esperar que Brasil le entregue a México las investigaciones que su fiscalía ha realizado y que, de acuerdo con versiones periodísticas, incluyen las imputaciones que le hacen tres ex directivos de la constructora brasileña. Y esa información, según la PGR, será entregada en los próximos días. Ya veremos. Por lo pronto Lozoya da la cara en defensa de su inocencia.

2. PLENARIAS. Listos los calendarios de las reuniones plenarias partidistas de los diputados y los senadores. El lunes 21 de agosto, en Toluca, se reunirán los diputados de Morena; el 23 y 24 de agosto los del Verde en el Senado; 29 y 30 de agosto, en el hotel Hilton Alameda de la CDMX, los del PRD; esos mismos días, en el hotel Emporio de la capital del país, los de Movimiento Ciudadano; y los de Encuentro Social en un lugar aún por definir; y el 30 y 31 de agosto, los del PAN, en la sede de su partido y los del PRI en el Palacio Legislativo de San Lázaro. En cuanto a los senadores, los del PT se reunieron ayer en el Senado; los del Verde el 23 y 24 de agosto, también en el Senado; el 22, 23, 24 y 25 de agosto los del PAN en la Cámara Alta; el 28 y 29 de agosto los del PRI, ahí mismo en el Senado; y 29 y 30 de agosto los del PRD, también ahí.

3. ESIME. El ex secretario capitalino de Seguridad Pública Joel Ortega fue electo como presidente de la Sociedad de Alumnos de la Escuela Superior de Energía Mecánica y Eléctrica del IPN y se pronunció a favor de la educación pública y la modernización industrial, pero sin desmantelar el patrimonio nacional. Ortega participa en el equipo que elabora la propuesta de gobierno de AMLO y Morena, de cara a las elecciones presidenciales de 2018.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios