¿A dónde fue la magia?

Paulina Benavente

La nueva generación de monoplazas ha provocado una añoranza a los tiempos pasados. Los autos se convirtieron en los principales actores, dejando en un segundo plano a sus pilotos

Este fin de semana, todo es fiesta para el automovilismo en México, y no es para menos, la Fórmula Uno cumplirá su cita con nuestro país, y esto hace que la capital reciba con bombos y platillos a la categoría reina del automovilismo, la cual —a pesar de los cambios en los últimos años— sigue siendo todo un espectáculo.

El regreso de la F1 a México tardó, tomó tiempo y las negociaciones no fueron fáciles, pero el Autódromo Hermanos Rodríguez necesitaba sentir en su pista nuevamente el rodar y patinar de los neumáticos de un monoplaza; llámenme romántica, pero se extrañaba el sonido de los motores retumbando en las gradas y la emoción que un buen rebase genera en aquellos fieles seguidores, pero añoran una competencia más pareja y no a merced de presupuestos, pero —como en todos los deportes— en el automovilismo también existe una marcada disparidad entre las escuderías.

La nueva generación de monoplazas ha provocado una añoranza a los tiempos pasados. Los autos se convirtieron en los principales actores, dejando en un segundo plano a sus pilotos. Los equipos se volvieron locos respecto al presupuesto y todo quedó a un “entre más dinero inviertas, mejor tecnología y más buenos resultados”. Mientras unos ganaban, los aficionados perdían.

Aunque parezca un disparate, quiero asegurarles que el verdadero seguidor sabe que el espectáculo recae en ver a los pilotos luchando y peleando posiciones; las controversias que se generaban entre Ayrton Senna y Alain Prost son cosa del pasado, de ese mágico pasado escrito en la historia de la Fórmula 1.

El Gran Circo se quedó en Circo, la búsqueda de nuevos espectadores centralizó los resultados en la tecnología, los pilotos se han adaptado y el aficionado también, sin dejar de preguntarse ¿a dónde fue la magia? Incongruentemente, esto nadie se lo preguntará durante el Gran Premio México. Aquí, la F1 sí cumplió su objetivo. 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios