Sugerencias no solicitadas a candidatos

Luis de la Calle Pardo

La mayoría de las encuestas inmediatas al primer debate reconocieron una victoria relativamente holgada a favor de Ricardo Anaya, a pesar del reto de ser considerado como el mejor para la deliberación. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue el segundo triunfador al no haber perdido, mientras que José Antonio Meade se consolidó en tercer lugar.

Ya se verá si la elección transita a una de dos caballos entre AMLO y Anaya o si el primero mantiene un liderazgo inalcanzable. La probabilidad de que Meade llegue a remontar la ventaja de Anaya, luego la de AMLO y le saque varios puntos para que el PRI no sea acusado de fraude electoral masivo, se antoja cada vez menos probable. Repetir la operación del Estado de México en 2017 (dividir el voto, evitar coaliciones, mermar candidatos con acusaciones y filtraciones) no ha funcionado ni Anaya se ha colapsado. Sí ha servido para ampliar la ventaja de AMLO.

El primer debate ha subrayado que la elección no termina aún, que López Obrador es vulnerable si piensa que ya ganó mientras que Anaya puede cerrar la brecha antes de la elección y aun ganarla. Necesitaría que la mayoría de los indecisos, entre ellos muchos jóvenes, opten por el Frente; que los electores a favor de Margarita Zavala cuando lleguen a la urna decidan escoger un mal menor y se inclinen por él, y que no haya una transferencia masiva de votos del PRI a Morena. Difícil, pero no imposible. Sobre el colapso del PRI podría esperarse que el instinto de supervivencia y, sobre todo, el presupuesto que asignará el Instituto Nacional Electoral a los partidos de 2019 en adelante sean suficiente estímulo para asegurar el voto duro.

La pregunta es si Ricardo Anaya puede mover a indecisos y a seguidores de Zavala. En un ambiente de hartazgo, de una percepción de que el país no va bien y un sentimiento de que PAN y ahora PRI con Peña Nieto ya tuvieron su oportunidad y la merece hoy Morena, una campaña negativa no bastará. Un porcentaje del electorado está dispuesto a darle a AMLO el beneficio de la duda, al considerar que los otros gobiernos no han sido como se esperaba.

Anaya tiene que saber encontrar la fórmula para ilusionar a indecisos y a votantes todavía dispuestos a cambiar de caballo y convencerlos de que el gobierno que propone no sólo ofrece un cambio prospectivo, sino que el Frente es un movimiento para modificar la forma en la que se hace política. Precisamente por esta razón, la estrategia no debe descansar en una alianza con el PRI para derrotar a AMLO, sino en una propuesta de cambio verdadero. Quizá el modelo más inmediato sea el de Macron en Francia: no sólo se pronunció en su campaña a favor de la modernización de su economía en contra de intereses creados sindicales y empresariales, a favor de Europa, de la globalización, de la digitalización, la estabilidad macroeconómica, la defensa de la democracia y el rechazo al proteccionismo y nacionalismo, sino que lo hizo a pesar de lo que muchos le aconsejaban y terminó reduciendo a su mínima expresión a los partidos socialistas y republicano. Para lograrlo contó con un ejército de jóvenes que fueron casa por casa a promover sus ideas y con una muy alta participación ciudadana que aseguró la derrota de Marine Le Pen. Todo en dos meses.

Debe mostrar cómo va a lograr este cambio con ejemplos y propuestas concretas. Tiene también que convencer al electorado de que el priísmo, o su forma de hacer política que copiaron PAN y PRD, explica una parte relevante de los obstáculos para el establecimiento del Estado de derecho y del crecimiento y desarrollo sostenidos. Y establecer por qué su futuro gobierno no caería en los mismos vicios. De lo contrario, ¿para qué votar por el Frente?

 

 

 

Para ganar en esta tercera ocasión, Andrés Manuel no sólo debe evitar equivocarse, como trató en el primer debate. El campo de batalla más interesante se dará en el ámbito de la social democracia. No es imposible concluir que análisis de las propuestas de AMLO en materia social y de seguridad y de su inclinación por despreocupar a inversionistas podrían colocar a Anaya como el candidato más socialdemócrata de la contienda (Macron) y a López Obrador como un híbrido (entre Le Pen-PES y Mélenchon). El punto más importante quizá consista en que explique cómo visualiza el proceso sucesorio de 2024 y porqué sí confiar en sus credenciales democráticas. ¿Permitirá competencia democrática en Morena? ¿Descartará a sus hijos para gobernar y para la sucesión?

A estas alturas uno pensaría que el reto para José Antonio Meade es más complejo, pero quizá no lo sea: no tiene nada que perder y a partir de este hecho podría relanzar su candidatura. Dirigentes del PRI insisten en que va en segundo lugar y que el derrumbe de Anaya es inminente. Si la primera premisa fuera cierta, la segunda no tendría importancia. Es mejor asumirse como tercero y apostar por definir los términos del debate y lucir sus mejores facultades.

El país requiere todavía de grandes reformas para lograr el desarrollo sostenible e inclusivo. Ningún candidato conoce las entrañas del gobierno y de la política pública como Meade, ni está en mejor posición para proponer soluciones de fondo, serias, con alto costo político, pero necesarias. Proponerlas haría una enorme contribución, dejaría un legado importante de esta campaña y lo distinguiría del gobierno. Hasta podría volverse competitivo.

Algunas ideas sobre las que podría abundar, seguro hay otras:

Política económica: reformas para no usar la renta petrolera para gasto corriente. Transformar Pemex para deshacerse del lastre que frena su viabilidad y el crecimiento del país. Evitar que recaudación por arriba de la estimada se transfiera a estados para gasto discrecional y sin fiscalizar. Terminar con la arbitrariedad del ramo 23. Generalizar el cobro del impuesto predial para contar con municipios viables con rendición de cuentas, seguridad ciudadana y servicios urbanos mínimos. Usar contribuciones al Infonavit para solucionar déficit de pensiones. Comisión de cambios presidida por Banco de México. Consolidar cientos de programas asistenciales en uno solo en lugar de renta universal.

Seguridad: rediseñar la Procuraduría General de la República para su independencia y funcionamiento. Cobro generalizado del impuesto predial. Transformar cárceles. Fortalecer capacidades de la Policía Federal. En el Poder Judicial: terminar con nepotismo, carrera judicial meritocrática pero abierta, prohibir alegatos de oreja. Perseguir a empresas que compren petróleo, gasolinas, aceros y mercancías robadas.

Buen gobierno: prohibir publicidad y propaganda pública federal, estatal y municipal. Transparentar cuentas públicas y ejercicios presupuestarios con tecnología blockchain. Reducir financiamiento de partidos. Aprobar segunda vuelta. Garantizar que el gobierno no usará acceso a información financiera o fiscal para persecución política o de opinión. Acusar a individuos o empresas que hayan promovido o solapado corrupción en proyectos de infraestructura emblemáticos.

Ámbito exterior: alianza con socios estratégicos para un ambicioso programa de desarrollo para Guatemala, Honduras y El Salvador. Desregular operaciones aduaneras para dejar de proteger a grupos de interés y fomentar el crecimiento del comercio electrónico de dos vías. Consolidar la apertura unilateral de la economía.
 

@eledece
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios