Se encuentra usted aquí

La inmoralidad de Segob

27/08/2018
02:13
-A +A

¡Qué bueno que ya se van! Me dijo una amigo a propósito de la chicanada que se aventó la Secretaría de Gobernación la semana pasada en el tema de los Lineamientos de Clasificación de Contenidos Audiovisuales. Y coincido, qué bueno que estos funcionarios ya se van. Ahí le va la historia. El 4 de noviembre de 2015, la Segob publicó en el Diario Oficial los lineamientos que establecen las disposiciones que deben observar tanto los operadores de radio y televisión abierta como de televisión de paga, en materia de clasificación de contenidos. Ahí, entre otras cosas, se estableció lo siguiente:

1. Para la clasificación (AA) en cualquier horario;

2. Clasificación (A) en cualquier horario;

3. Clasificación (B) de las 16:00 a las 5:59 horas;

4. Clasificación (B15) de las 19:00 a las 5:59 horas;

5. Clasificación (C) de las 21:00 a las 5:59 horas, y

6. Clasificación (D) de las 00:00 a las 5:00 horas.

Uno de los problemas fue que, respecto de los lineamientos anteriores, los de 2015 incluyeron una reducción considerable en los horarios, la clasificación B antes empezaba a las 8 pm, la B15 a las 9 pm y la C a las 10 pm. Las clasificaciones mencionadas tiene ciertas características en cuanto al nivel de violencia, adicciones, sexualidad y el lenguaje que aparecen en la programación; la clasificación AA es la más restrictiva y la D la más permisiva. Los contenidos con clasificación B, por ejemplo, pueden presentar escenas de violencia, se permite que aparezcan drogas como elementos de contexto, puede haber consumo ocasional de tabaco y alcohol, escenas con desnudez velada y eventualmente palabras soeces.

Los programas B15 pueden contener escenas de violencia física, consumo de tabaco y alcohol, mostrar el cuerpo humano desnudo en segundo plano, incluir escenas que simulan relaciones sexuales y también pueden contener palabras soeces. Respecto de la clasificación C, pueden transmitirse contenidos con violencia, presentarse el consumo de sustancias ilícitas, desnudez o actividad sexual de forma implícita, sin que pueda existir presentación de genitales y pueden usar cualquier tipo de lenguaje, sin que sea con fines discriminatorios o denigrantes.

Como consecuencia de estos Lineamientos, y considerando que violentaban el interés superior de la niñez, se interpusieron diversos amparos, entre ellos los de la incansable luchadora en esta materia Clara Luz Álvarez, y cuando el año pasado el Poder Judicial dio la razón a los quejosos en varios puntos, ¿qué cree que hizo la Segob? Pues abrogó los Lineamientos sobre los cuales existían los amparos y publicó otros casi igualitos el 15 de febrero de 2017, en los que no modificaba los horarios. ¿Por qué lo hizo? Por un tecnisismo jurídico, de esa manera el acto reclamado, es decir los lineamientos sobre los que se ampararon, dejaban de existir, ¿así o más simulación?

En ese momento se volvieron a interponer amparos, ahora en contra de los “nuevos lineamientos” y varios juzgados consideraron que en efecto esos horarios no protegían a las audiencias infantiles y dejaron insubsistentes dos artículos, el lineamiento séptimo, referente a la reducción de la duración del aviso parental, que es la leyenda que se coloca antes de los programas para avisar la clasificación y el contenido del siguiente programa, y el lineamiento noveno, referente a los horarios que fueron adelantados. El juez consideró que Segob omitió justificar el por qué al reducir la duración del aviso parental y los horarios de audiencias infantiles se actuaba a favor de las niñas, niños y adolescentes y le ordena justificarlo.

Y qué cree que hizo Segob... ¡exacto! Volvió a abrogar los lineamientos, ahora los de febrero de 2017, y publicó otros “nuevos” la semana pasada en profundo desacato moral y ético, no jurídico porque Segob recurrió la sentencia y por tanto esta todavía no era definitiva. En estos lineamientos se aumenta la duración del aviso parental de 15 a 30 segundos, pero quedan los horarios igualitos. La chicana que se avientan es asquerosa, podían haber modificado los lineamientos de 2017 en la parte del aviso parental, pero eso hubiera dejado vivos los amparos, por qué no mejor volverlos a matar desapareciendo otra vez el acto reclamado... de no creerse.

En su justificación, la Segob menciona en los Lineamientos de la semana pasada que “dada la limitación horaria que los usos y actividades definen, en la que conviven menores de edad, menores adolescentes, jóvenes mayores y adultos, se estima que la división horaria que establece el Lineamiento Noveno es adecuada, y que en la forma en que se encuentra diseñada permite una armonización de la función social de la televisión, con respecto a otras plataformas de acceso a la información que el internet pone a disposición de la ciudadanía, así como que en el tratamiento de la función y el derecho a informar de los concesionarios, no sería conveniente ni adecuado que existiera algún sector de nuestra sociedad que pudiera verse desatendido” o lo que es lo mismo: hay que proteger a las audiencias de mayor edad.

Y concluye “que la Secretaría de Gobernación es la dependencia a la que le corresponde la emisión, aplicación, vigilancia y sanción de los Lineamientos en materia de clasificación de contenidos audiovisuales a los que se refiere la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión”, o lo que es lo mismo: porque quiero y puedo.

¿Quién gana con esta reducción de horarios? Las televisoras, pues el tipo de productos que pueden anunciar está asociado a la clasificación de los contenidos. Este es el último regalito en materia de contenidos que le da Peña Nieto a las televisoras antes de irse. Así, uno de los actos obligados de la próxima secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, será la modificación de estos lineamientos para que efectivamente protejan el interés superior de la niñez. Esos son los puntos diferenciadores que queremos ver con el cambio de administración, esa debe ser parte de la cuarta transformación. 

 

*Presidenta de Observatel, profesora de la Universidad Iberoamericana, miembro del Comité de Participación Ciudadana del SNA. Este artículo refleja su posición personal @soyirenelevy
Presidenta de Observatel y profesora de la Universidad Iberoamericana. Esta columna refleja la posición personal de la autora y no necesariamente de Observatel. [email protected]

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN