Inspark CDMX

Herles Velasco

La existencia de los parques de diversiones se remonta en la Europa Medieval, cuando se solían instalar jardines a las afueras de la ciudades feudales en donde había fuegos artificiales, bailes y juegos. Fue hasta 1800 cuando este concepto llegó a América, donde tras la invención del tranvía se promovió el establecimiento de lugares abiertos al final de las líneas, para hacer días de campo y así no perder pasajeros en los días de menos demanda. La era dorada arrancó con los primeros juegos mecánicos presentados en la exposición de Chicago en 1893, y para 1919 ya había alrededor de 2 mil parques de diversiones en todo el mundo. Hace 36 años, los mexicanos teníamos ya un parque de diversiones que, aunque no llegaba a ser tan moderno como Disneyland, era suficientemente divertido y emocionante para los que lo visitábamos.

Actualmente, las nuevas tecnologías han llegado también a este ámbito de la vida, pues hace un par de semanas se abrieron las puertas de Inspark, el primer parque de realidad virtual en la CDMX. Es justo la realidad virtual el elemento que caracteriza a esta nueva sala lúdica ubicada en el primer nivel de la Plaza Carso, en Polanco. El objetivo es que la VR logre desconectar a los visitantes para trasladar sus sentidos a un mundo distinto a través de objetos como audífonos, visores, pantallas, cabinas de juego, videomapping, iluminación robótica y la tecnología láser, que les provocarán sensaciones de adrenalina pura muy similares a las que se pueden experimentar si fuera real navegar por un río salvaje o viajar por el espacio en una nave.

Para lograr ésta y muchas más emociones, Inspark cuenta con 30 diferentes actividades divididas en juegos de realidad virtual, actividades inmersivas y juegos de luz y sombras que consiguen llevar a sus visitantes por lugares arriesgados, tal vez imposibles de visitar. Además hay para todos los gustos y edades, pues la realidad virtual te permite vivir un juego de futbol en un estadio real o hasta un paseo por otro mundo. Inspark tiene también una sala donde el VR Samsung Experience simula la experiencia de navegar en un río salvaje, o el estar en una enorme montaña rusa. El simulador Alta Delta te permite vivir un vuelo por lugares increíbles, con la ayuda de un visor y un arnés profesional.

En Inspark, además de diversión y adrenalina, hay también oportunidad de aprender, pues existe un espectáculo de color y música en donde se explica la relación del color y la música por medio de un show interactivo con robótica y tecnología láser, o cabinas VR que cuentan con una gran variedad de juegos de destreza.

Según sus creadores, Nicolás Vale, fundador de Vale Network, y Javier Ahedo, ex director de Operaciones de Sky México, Inspark es el “parque de la inspiración” en el que tanto el arte como la tecnología convergen para ofrecernos una forma diferente de entretenimiento. Sin duda una excelente opción para visitar en estos últimos días de vacaciones.

 

@Lacevos

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios