Se encuentra usted aquí

Nuevos presidentes: sus arengas

03/07/2018
01:53
-A +A

A continuación, para fortificar el optimismo y agregarle vuelo al pueblo giratorio, reproduzco ideas, apotegmas o aforismos de los discursos de toma de posesión de algunos presidentes previos.

1964. Tiene la palabra Díaz Ordaz:

“En fervorosa demostración cívica que el pueblo de México convirtió en desbordante fiesta nacional, el voto de los ciudadanos depositó en mis manos la bandera de su esperanza.”

“El poder es del pueblo. La autoridad del Gobierno se asienta en la voluntad popular, fruto a su vez, de la libertad de quienes integran ese pueblo.”

“El mandatario ha de ser siervo: el que sirve, el que vela, el que guarda, el que atiende el depósito del bien común. Siervo de la Nación quiso llamarse en un acto de auténtica grandeza moral el gran Morelos.”

“Mi voz es la de un mexicano típico; sin embargo, el voto libremente expresado por mi pueblo, hace que yo sea, además, la voz de México.”

“Trabajaré por el desarrollo económico para crear riquezas que puedan ser equitativamente repartidas entre todos.”

“Es urgente ampliar los consumos necesarios de las mayorías y reducir los innecesarios de las minorías.”

“No sería justo que los más desvalidos soportaran todo el peso de nuestro desarrollo.”

“O los beneficios del progreso alcanzan a todos o no hay progreso real. Nuestra meta general es que la tasa de crecimiento anual no sea menor del 6%.”

“Ningún mexicano debe ser tan fuerte que pueda oprimir a otro, o tan débil que se vea oprimido por sus semejantes.”

1970. Tiene la palabra Echeverría:

“Llego a la Presidencia de la República sin resentimientos, ambiciones ilegítimas o deseos de satisfacer intereses personales o de grupo.”

“Más que un programa del gobierno, ejecutaremos un programa del pueblo.  Actuaremos por mandato de la soberanía nacional e iremos tan lejos como el pueblo quiera.”

“El pueblo me ha ordenado que obre con decisión inquebrantable, a fin de que el poder nunca sea cómplice de la pasividad o de la explotación.”

“Desterremos, donde quiera que subsistan, la venalidad, el recelo y la mentira.”

“Un elevado porcentaje de la población carece de vivienda, agua potable, alimentación, vestido y servicios médicos. Hacer efectivo el derecho de toda familia a vivir en un hogar decoroso, es tarea que demanda acciones perseverantes.”

El hambre es la enfermedad más grave que padecen muchos compatriotas. Produzcamos más alimentos y llevémoslos a la mesa del pobre.”

“No permitiré que se lesione el régimen de libertades que la Constitución consagra.”

“Hoy, la fortaleza y el prestigio de todas las empresas que el pueblo administra a través del Estado dependen de la eficacia con que opera la industria petrolera.”

La libertad debe ser garantizada por el gobierno; la democracia la construye el pueblo todos los días. Velaré por que se respete la dignidad de los mexicanos, en particular la de los más humildes.”

1976. Tiene la palabra López Portillo:

“Me comprometo a  apoyar y apoyarme en las causas populares y dar así advenimiento a la justicia social.

“Reduciremos el gasto corriente a lo indispensable, eliminando el prescindible por duplicatorio, ocioso o dispendioso.”

Procederé con austeridad, no como un estilo, una moda o una disciplina coyuntural sin destino, sino como una forma de vida.”

“El primer objetivo que nos hemos propuesto es alimentar a nuestro pueblo.”

“El sarcasmo sobre la libertad para morirse de hambre, es argumento contra el hambre y no contra la libertad.”

“El propósito es el renovado esfuerzo de vivir en justicia distributiva y conmutativa y crear no sólo oportunidades iguales, sino las seguridades para igualar a los que son desiguales.”

“A mis colaboradores y funcionarios públicos les pido que sientan conmigo el privilegio de servir y hacerlo con plena validez e inmaculada honestidad.”

“Renovemos constantemente en la libertad, nuestra voluntad perpetua de justicia para seguir haciendo la Revolución en la Revolución.”

“Jamás olvidemos que aquí existieron nuestros padres, estamos nosotros y vivirán nuestros hijos. Que no nos podemos ir, si acaso unos cuantos ricos, exportadores de capital y unos cuantos pobres, exportadores de trabajo. Los demás nos quedamos y podemos hacer de nuestra patria un infierno o un país donde la vida sea buena.”

“No puedo prometer milagros.”

2018. Tiene la palabra AMLO:

Guillermo Sheridan (1950) es investigador en la UNAM y periodista. Ha publicado varios libros académicos sobre la cultura mexicana moderna, en especial sobre su poesía. Su trabajo como periodista ha...
 

COMENTARIOS