Retroceso evidente en el futbol mexicano

Para el Clausura 2018 han utilizado a 18 árbitros más sus respectivos asistentes

El VAR no estará en la Liguilla y eso es una pésima noticia. El arbitraje mexicano, que parece no tener solución mientras sigan los que están, falló ante la FIFA al levantar la mano para convertirse en una liga piloto para el malnacido Video Assistant Referee.

Terminará otra temporada para el olvido en el arbitraje y la esperanza de los que clasificarán a la Liguilla era que se acabaran las tendencias, manipulaciones y errores de la parte más débil del futbol mexicano: los árbitros. Pero no será así. Sencillamente, como todo lo que pasa en su gremio, ni estaban listos, ni tienen la capacidad tecnológica para aplicar el VAR.

Este invento de la FIFA, que ha sido más cuestionado que aplaudido, es costoso —más o menos 400 mil pesos por partido, sin contar honorarios de los árbitros— y además renacería a silbantes ya retirados, quienes tendrían que estar en el VAR, porque —de por sí— los que hay son pocos y malos.

Para el Clausura 2018, han utilizado a 18 árbitros, más sus respectivos asistentes. Para la Liguilla se reduce la participación considerablemente, así que sí podrían alcanzar para estar en los monitores los mismos que fueron usados por la Comisión de Arbitraje en el torneo y no invitar a silbantes en el retiro.

Pero más allá de las cuestiones técnicas, del dinero que se debe desembolsar y de lo que representa la apertura y transparencia que se pretende en el futbol con el uso del VAR, la Comisión de Arbitraje hace el ridículo al tener tanto tiempo para organizarlo y fallar cuando se les necesitaba. Un papelón que debe abrirle los ojos a la nueva dirigencia de la Femexfut, porque —sin duda— uno de los muchos temas pendientes es la reorganización del arbitraje.

¿De verdad estarán contentos quienes invierten su dinero en el futbol con la actual plantilla arbitral? ¿No existirán cuestionamientos al ver tan malos arbitrajes, no sólo en Primera División, sino en todo el futbol federado? ¿Quién dejó de trabajar y desde hace cuánto tiempo atrás? ¿Se puede componer en el corto plazo, o deben preparar a una nueva camada arbitral? Varias preguntas de un gremio en descomposición, pero con alta dosis de defensa en el interior de la Femexfut.

Por sólo citar algunos ejemplos. No les llamará la atención y les preocupará a los dueños arbitrajes como el de Érick Yair Miranda en el Monterrey vs. Pumas, donde se vio la incompetencia total, con tendencia a favorecer a los Rayados, o, en el Toluca vs. Tigres, donde Luis Enrique Santander, mismo árbitro que no le marcó un penalti clarísimo a los felinos contra Chivas hace un año, les vuelve a aplicar la dosis al hacerse de la vista gorda a una falta evidente dentro del área sobre Enner Valencia.

Por eso, que esté lejano el VAR para aplicarse en la Liga MX es una muy mala noticia, porque los árbitros no mejorarán, ya no lo harán, es imposible con esta generación, así que no quedaba más que la tecnología evidenciara sus incapacidades. 

 @gvlo2008
[email protected]

Comentarios