La farsa de la reducción de extranjeros

En la actual plantilla regiomontana, hay 12 futbolistas No Formados en México

Alineado a la mísera idea que lanzó Guillermo Cantú, director general deportivo de la FMF, de reducir el número de extranjeros en la Liga MX, Ricardo Ferretti cerró su ciclo como entrenador interino de la Selección Nacional, como un simple mensajero, que además juega un doble partido, ya que el equipo que dirige, los Tigres, tienen en carpeta al menos a 30 futbolistas extranjeros.

Me explico, en la actual plantilla regiomontana, hay 12 futbolistas  No Formados en México, además de que tienen a más de una docena en préstamo en el extranjero, la Liga MX y el Ascenso MX. De igual forma, ha firmado convenios con clubes sudamericanos, en Colombia y Perú, en donde colocan a jugadores, tal es el caso de tres africanos que tiene en el club peruano Universidad de San Martín, en el que destaca el de Costa de Marfil, Koffi Dakoi, quien el torneo pasado jugaba con el equipo de la Liga Premier (Serie A).  

Todo un nicho de negocio el que ha encontrado el club felino al comprar jóvenes a precio bajo para trabajarlos, prestarlos y recuperar la inversión. Claro que cada equipo es libre de hacer lo que se les peque la gana y mientras no rompan las reglas tienen derecho a hacerlo, pero entonces que Ferretti no nos venga con ese discurso acomodado de que lo mejor para la Selección es reducir a los foráneos, cuando él mismo ha declarado que para ganar títulos deben contar con los mejores sin importar la nacionalidad.

Los 12 futbolistas que tiene Tigres en su plantel son conocidos, salvo el peruano Luiz da Silva. El resto (Nahuel, Meza, Juninho, Carioca, Pizarro, Sosa, Vargas, Valencia, Zelarayán, Quiñones y Gignac, quien renovará contrato) son de élite y eso no tiene nada de malo, por el contrario, son el equipo que mejor contrata en el futbol mexicano.

Pero luego están los que tienen repartidos por otras ligas como Timothée Kolodziejczak (Saint Éttienne), Luis Quiñones (Toluca), Joel Sánchez (Melgar de Perú), Mauro Fernández (FC Bravos), William Palacios (Celaya), Alan Santos (Al Ittihad Kalba Sports Club), Jordan Sierra (Lobos BUAP), Arley Rodríguez (Independiente Santa Fe), Luis Advíncula (Rayo Vallecano), Larry Vásquez  (Patriotas Boyacá) y Fernando Fernández (Atlante). Y aunque los anteriores y otros más que están repartidos en Sudamérica como los africanos en Perú,  no son de un gran cartel, no dejan de ser activos del equipo.

En fin, Ricardo Ferretti parece ser el menos indicado para hablar de la reducción de extranjeros porque hacerlo es ir en contra del modelo de negocio de su club, además de que es un ejercicio de doble moral.

El otro mensajero, el del Chicharito.  Apareció Miguel Layun hablando de todo lo malo que tiene el futbol mexicano, eso sí, donde él y sus amigos no están involucrados. Ante un comunicador muy cercano a Javier Hernández empezó la campaña de los borrados para regresar el próximo año a la Selección y qué mejor, que hacerlo así, culpando a Tuca, a la prensa, en fin a todos menos a Hernández, Guardado y Moreno, quienes junto con él fueron los que provocaron una división ante directivos al exigir premios no negociados después de ganar a Alemania en Rusia. 

 @gvlo2008
[email protected]

Comentarios