El simpático Matías Almeyda

Mientras no exista autonomía en las decisiones deportivas en esa institución, las crisis seguirán
El simpático Matías Almeyda
08/02/2018
00:30
-A +A
Desenfadado y risueño, aparentando que nada sucede. Matías Almeyda, sin decir su nombre, culpó de esta crisis en el Guadalajara al hombre que puso Jorge Vergara para manejar lo económico, pero que le encanta meterse en lo deportivo.

Gritando que necesita un director deportivo cuando todos sabemos que él lo es, con esa risa nada ingenua, explicando las características que necesita el que maneje los destinos deportivos del equipo, subrayando que puede ser todo maravillosamente bueno, pero que no debe tener interés en dirigir, es el mensaje entre líneas que le lanza al hombre que le retiró todo el apoyo y que pasó de largo todo lo solicitado por el técnico argentino.

Puede llegar quien sea, Oswaldo Sánchez, Ramón Morales, Ignacio Vázquez, mientras no exista autonomía en las decisiones deportivas en esa institución, las crisis seguirán como una constante.

Fanfarronear títulos, convertirse en un barrista en las redes sociales, pero al mismo tiempo, un arrogante y pelado directivo, aparecer cuando hay éxitos y desaparecer cuando hay fracasos, pero sobre todo, no hacer caso y apoyar las decisiones de la parte deportiva, cambiando todo a sus intereses personales, ha sido la demostración más palpable de lo que es hoy el Guadalajara.

En los medios deportivos se habla de la crisis deportiva, en las columnas financieras, de la crisis financiera, es decir, las ideas para capitalizarse y cotizar en la bolsa están afectando en lo deportivo, por toma de decisiones de quien no debe hacerlas. Por eso, Almeyda tiene razón y abre un paraguas gigantesco. ¿Por qué responsabilizarlo a él, cuando todos saben que solicitó distintos refuerzos, sanciones a los mal portados, y nada de eso se aplicó.

Hace mucho que no se veía sonreír a Almeyda y esta conferencia de prensa delató que está más allá del simple puesto de entrenador en las Chivas, pero también evidencia el rompimiento y la crisis estructural de una institución tan querida por los aficionados al futbol de este país, por lo menos de la mayoría de ellos.

Almeyda no debe aferrarse, y si ya no tiene el control o si lo perdió desde hace meses, no se lo van a regresar. Así que este buen entrenador, no merece seguir entregando su trabajo a quien no tolera su toma de decisiones y su autonomía. 

No tiene que esperarse al verano, no tiene que buscar una liquidación, si esta situación continúa es mejor hacerse a un lado de una vez. Finalmente se ha ganado un cartel y en lugar de esperar a caer en un tobogán, debe seguir presente como una verdadera opción para un equipo que valore lo que él es. 

@gvlo2008
[email protected]

Gerardo Velázquez de Léon
Con más de 20 años de experiencia en medios de comunicación, es uno de los periodistas más críticos y directos en el deporte. Auténtico y con la firme convicción de decir la verdad.
 

COMENTARIOS