¿Cruzazulear versión 2018?

De nada sirve ser imbatible en casa, cuando no se puede sacar resultados positivos fuera
¿Cruzazulear versión 2018?
22/10/2018
00:06
-A +A

Para Cruz Azul debe ser lo de menos perder el liderato. La preocupación es que el único partido que ha ganado como visitante ha sido contra Chivas, un equipo que muestra —por momentos— nivel de Liga de Ascenso. Pedro Caixinha no ha podido tomar control en sus visitas: empate contra Xolos y Santos, derrotas ante Necaxa, Pachuca y Querétaro.

De nada sirve ser imbatible en casa, cuando no se puede sacar resultados positivos fuera. El récord perfecto en el Estadio Azteca se puede ir a la basura en una Liguilla, torneo en el que se trata de definir anotando como visitante. Sólo cinco goles del equipo de Caixinha fuera de su estadio, por 16 en el Azteca; es decir, números que retratan un rendimiento gris cuando sale de la Ciudad de México.

Se le viene un calendario muy complejo: recibe a América y visita a Pumas, dos partidos fundamentales para entregar a su golpeada afición un nuevo panorama. Por eso están obligados a ganarlos, a regresar a la cúspide de la tabla y cerrar el campeonato en contra de dos rivales que —en teoría— deben ser accesibles: Lobos BUAP en el Azteca y Monarcas en Morelia.

Pero antes tienen la semifinal de Copa MX contra el León, partido que se juega antes del importante partido contra América y que marcará el termómetro de cómo está en realidad un equipo que lleva iniciando los últimos 42 torneos de Liga con la misma ilusión de entregar el campeonato y siempre ha defraudado. De no ganar la Copa, será un fracaso que influirá en su rendimiento liguero.

Ricardo Peláez es un hombre inteligente, un directivo metido en todos los detalles y tiene el conocimiento de que su equipo puede caer en un desfiladero después de haber sido el mega ultra favorito para ganar la Liga. El que más debe desear ganar, y además humillar al América, debe ser el propio Ricardo, quien salió de esa institución por la puerta de atrás y nadie fue capaz de reconocer tan buen trabajo que hizo.

Sacó del ostracismo al América y le pagaron con alta dosis de bajeza. Ahora, su labor es esa, que los celestes sean los protagonistas, los que ganen por fin.

Inició el campeonato y solamente se hablaba del poder azul. Hoy, al caer al segundo lugar por primera vez, habrá quienes crean que volvieron a aparecer los “fantasmas” que llevan a este equipo a ser el único en el país que tiene su propio verbo: “cruzazulear”. Concepto que quieren desaparecer y, por eso, la inversión en futbolistas, pero también en directivos y cuerpo técnico. Vaya, hasta un coaching, como hace unos días aceptó José de Jesús Corona, tenían en el equipo.

Y mientras América y Cruz Azul se disputarán la hegemonía en el campeonato, si se llegará a consolidar la contratación de Robert Dante Siboldi como entrenador del Necaxa, la Liga MX volvería a cometer un error grave, que la seguirá llevando a un descontrol directivo y a una falta de credibilidad alarmante. Si logran hacer la jugarreta de poner a Daniel Alcántar, actual entrenador de la Sub-20, porque Siboldi no puede ser entrenador de dos equipos en el mismo torneo, ya que así lo estipula el reglamento, no harán más que volver a hacer el ridículo y mostrar que las lagunas reglamentarias solamente las permiten ellos, nadie más que ellos. 

Gerardo Velázquez de Léon
Con más de 20 años de experiencia en medios de comunicación, es uno de los periodistas más críticos y directos en el deporte. Auténtico y con la firme convicción de decir la verdad.
 

COMENTARIOS

MÁS EN OPINIÓN