Mentiras

Enrique Beas

No es la obra de teatro de los 80, ni mucho menos la canción de La Leona Dormida

No es la obra de teatro de los 80, ni mucho menos la canción de La Leona Dormida. Es la frontalidad con la que el Tata Martino le pone un alto a las mentiras del entorno futbolístico de México.

Y, de nuevo, en todos los frentes. Por ejemplo, el caso de Jesús Manuel Corona, con todo y el comunicado que no se sabe a quién le llegó, porque no dicen a quién lo mandaron. A eso, le sumamos la postura definida que no tiene, porque al hablar el representante del futbolista, no genera transparencia en el entorno.

Así que miente alguien dentro de la Federación Mexicana de Futbol o el jugador, que hasta el momento es lo más probable, o el club, que en su afán de apoyar al jugador o de no verse manchado, generó dicho comunicado.

Luego, el tema que tocó nuestro coeditor, Daniel Blumrosen, quien quiso polemizar sin sentido en el programa digital de redes sociales que hacemos entre EL UNIVERSAL Deportes y mediotiempo.com (Fusión), con el tema de las rotaciones. El entrenador argentino paró a todos en seco e insiste que vean su trabajo primero, que no porque contra Paraguay juega otro 11, ese es su método.

Por último, el caso de Javier Hernández, a quien hasta “testigo” para firmar el acta de matrimonio le puso.

Con un DT así, le quedarán muy poco tiempo a todas las mentiras que se dicen, se hablan o escriben en el entorno de la Selección Mexicana, tanto en la cancha como fuera de ella, tanto con los jugadores, directivos y prensa. 

Es cierto, apenas empieza esto, pero también es cierto cuánto nos hacía falta un tipo frontal. 

¡Bienvenidos, bienvenidos! A las mentiras expuestas.

Comentarios