Empieza la acción: con spot, empresarios entran a la campaña

Carlos Loret de Mola

El spot es sumamente efectivo. Hablan cinco niños disfrazados de los candidatos presidenciales. Esta el güerito peloncito, de lentes y chaleco. El de pantalón y camisa blanca que dice “yo mero”. Está el de guayabera y se come la letra s. Están la niña con rebozo y el que habla como norteño. De verlos, enternecen. Pero su mensaje está lejos de ser dulce:

Piden que sus maestros presenten exámenes, que haya clases de inglés y computadoras en sus escuelas, que los profesores den el buen ejemplo. En síntesis, es un spot que apoya la reforma educativa y exige que no se le dé marcha atrás.

Está firmado por la organización no gubernamental Mexicanos Primero, dedicada al estudio de los temas educativos, financiada por algunos de los empresarios más conocidos de México. Se trata de uno de los organismos de la sociedad civil más vocales, influyentes, citados, mediáticos y por tanto, más poderosos del país.

El spot se empezará a ver hoy y tiene contemplado transmitirse durante el fin de semana en la televisión abierta, y volverse viral en las redes sociales.

Quizá cuando se grabó (estas cosas toman tiempo) el destinatario era Andrés Manuel López Obrador, por haber planteado derogar la reforma educativa impulsada en este sexenio por todos los partidos políticos, y por haber establecido alianzas públicas y explícitas con los dos grupos de poder que más se oponen a esta reforma: la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el que encabeza la “maestra” Elba Esther Gordillo.

Mexicanos Primero ha sido irrestricto impulsor de la reforma educativa y ha de tener medido que es muy popular entre la gente. De otra forma no estaría poniendo toda la carne al asador en esa dirección.

Es inevitable resaltar que en su última ronda de spots la campaña de Meade también atiza al de Morena por sus vínculos con la violenta CNTE y la impresentable Gordillo.

Sin embargo, a mi gusto López Obrador no el único destinatario de este mensaje. Últimamente tanto Ricardo Anaya como Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” han marcado cierta distancia de la reforma educativa. 

Habrá que estar atentos a cómo reaccionan los candidatos a este spot.

Por su contenido, por hacia dónde apunta, por quién lo firma y lo paga, levantará muchísimo polvo, despertará una enorme polémica y puede significar un manotazo en el tablero de la carrera presidencial: la formal entrada de un poderoso grupo de empresarios a la campaña.

No hay que olvidar que fue el empresariado el que sacudió el tablero en 2006. Eran otros tiempos y otras reglas. Ya sabremos si la sociedad responde a estos impactos emocionales. Lo cierto es que desde hace varias semanas he venido insistiendo en estas Historias de Reportero sobre cómo a la elección de 2018 no le ha llegado su tradicional choque (como el “peligro para México” del 2006 o el YoSoy132 de 2012). Veremos si este es. 

Comentarios