Ya no tendremos un salario de pobreza

Ángel Durán

En mayo de 2018, el entonces candidato, Andrés Manuel López Obrador, prometió dignificar los salarios en caso de ser presidente, dijo que los subiría a más de cien pesos, esa promesa, se cumplió cuando la secretaria del trabajo Luisa María Alcalde, informa que el salario a partir de 2019 será de $102.68 pesos y en la frontera subirá a $176.72 pesos, actualmente está en $88.36 pesos diarios, inmediatamente el PAN y Coparmex apoyaron esta postura.

Esta medida del gobierno, es eficaz y justa para la clase trabajadora de nuestro país, pues el costo del salario mínimo ha perdido el valor adquisitivo en las últimas décadas, al grado de que éste, ya no alcanza para las necesidades básicas de una familia; el salario básico que se debe garantizar para propiciar el desarrollo de una comunidad y del país, no basta tan solo tener un trabajo, sino que es necesario que ese trabajo esté bien remunerado y alcance para las necesidades primordiales de la familia, la clase trabajadora en México ha sido castigada, instituciones y empresas multinacionales pagan salarios de miseria que no alcanzan el nombre de salarios decorosos y dignos, esto es una deuda del gobierno con la clase trabajadora.

No tener un salario adecuado a un trabajador, significa tener muchas limitaciones; vivir al día, no tener esparcimiento, mal sistema de salud, sin posibilidades de una buena educación y en algunos casos, incluso, sin posibilidades de ir a la escuela y ya no se diga para cursar una carrera profesional que esté en otros estados u otro país, sin vivienda, no tener para calzado, no internet, no tecnología e incluso, lo más grave, familias enteras no tienen para alimentar a sus hijos y muchas cosas que solo un salario digno podría cubrir a una familia.

El artículo 123 de la Constitución mexicana, señala: “Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil.” ¿Qué quiere decir esto? significa, que, tener un trabajo digno, es un derecho humano y como tal, el estado mexicano, debiera dar condiciones para que el salario que se perciba por ese trabajo, sea realmente digno, que alcance para las necesidades básicas de una familia, que no se permita que éste se pulverice frente a la inflación, porque si no, entonces, ya no es digno, y esto parece que al gobierno no le importaba; fíjese usted, la CONEVAL dice que, una familia de cuatro personas, como mínimo, debe ganar al mes $11,290.80 pesos, si gana menos, su salario es de pobreza, lo que significa que de acuerdo a los salarios que persigue la clase trabajadora en nuestro país han sido de pobreza; por eso ahora que subiremos a poco más de $12,321 pesos mensuales, con este incremento, esta misma familia de cuatro integrantes; entonces, CONEVAL dirá, que de tajo, y bajo el indicador de salario, abandonaremos la palabra pobreza, dicho de otra forma, el estado mexicano ya no tendrá un salario de pobreza.

Por supuesto que, es una buena noticia, una reivindicación de bienestar para la clase trabajadora y lo mejor, cuenta con el apoyo del PAN y la COPARMEX, poco a poco iremos mejorando las condiciones de la clase trabajadora, ya era más que tiempo.

La meta principal de este nuevo gobierno, es, que todo hogar, toda familia, tenga un trabajo digno y un salario que le alcance para vivir bien, y no tener salarios de miseria, el incremento al salario a partir del próximo año, ayudará a millones de familias y esperemos que estas medidas mejoren las condiciones laborales en todo al país.
 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios