Se encuentra usted aquí

Callas, según María

Tom Volf escribe y dirige este documental sobre La Divina, María Callas, desde el amor y la admiración absoluta hacia la cantante
17/05/2019
01:00
-A +A

“Básicamente coexisten dos personas en mí, me gustaría ser María, pero existe Callas a la que debo ser fiel”. Con esta confesión respecto a su personalidad dual es que La Divina, la Prima Donna, María Callas, abre este documental donde en efecto, la leyenda de la ópera narra de viva voz su azarosa vida.

Maria by Callas (2017), el primer largometraje documental del escritor y ocasional actor, Tom Volf, es una recopilación de entrevistas, cartas y entradas de su diario personal donde la artista explica su versión de sí misma.

Pero no esperen el clásico documental donde se pasa de la terrible infancia y la gris adolescencia, al éxito y la fortuna, para luego cerrar con el final feliz. Quien conozca la historia de la cantante, sabrá que su vida se trató de una auténtica tragedia griega. Y ése es el principal problema de este documental: si ustedes no tienen una sóla idea de la vida y obra de María Callas, éste película no les explicará nada. Volf hace una cinta-homenaje desde la admiración y exige al público tener conocimiento previo sobre la artista, o de lo contrario simple y sencillamente nos perderemos en una narración que no aporta ningún contexto, ése debe de traerlo uno desde casa.

Eludiendo cualquier tipo de entrevista a terceros o alguna otra voz que no sea la de la cantante y ocasionalmente la de sus entrevistadores, el documental apenas y nos indica, mediante pequeños letreros, la fecha y los lugares donde la soprano se presentaba provocando largas filas de fanáticos que pernoctaban en el lugar para no perder la oportunidad de escuchar en vivo a una auténtica leyenda.

El director se toma su tiempo, interrumpe la narración para sorprendernos con fragmentos de sus presentaciones más icónicas. La soprano en el escenario es una diosa, pero tras bambalinas es una mujer que no sabe asir el amor, llena de miedos e inseguridades sobre su voz y su validez como artista.

“No tuve una infancia feliz”, dice la soprano para luego hablar brevemente sobre su adolescencia, dejando en claro que la Guerra, su padre y su madre, fueron un yugo que la empujaron, entre otras cosas, a mentir sobre su edad (13 años) para así poder entrar al conservatorio. Después vendrá el descubrimiento por parte de un manager y la llegada a la fama luego de muchos años de constante trabajo.

Las imágenes de archivo, muchas de ellas de videos personales, son acompañadas con narraciones en off de cartas a sus amigas. Es en esas misivas es donde sale a relucir María mientras que en las entrevistas con los medios domina la seguridad y la belleza de la Callas.

La novedad es conocer su propia versión de lo sucedido, las cartas donde confesaba el amor por “su amigo” Aristóteles Onassis, o aquellas donde desmitifica a la “diva” que cancelaba conciertos por temperamental, cuando en al menos una ocasión en realidad canceló porque la cantante se quedó afónica.

Pero el momento más doloroso y cruel es cuando María le escribe a su amado Aristóteles mientras que en la pantalla vemos cómo el millonario se casa con Jackie Kennedy, la viuda del asesinado presidente. Boda de la cual María se enteraría por los medios.

Una mujer adorada y poderosa pero siempre atada a los hombres (al patriarcado) de los cuáles nunca se pudo librar: desde su padre, su mánager y su primer marido, hasta Aristóteles, a quien después recibió de nueva cuenta como “amigo” luego del fracaso de su matrimonio.

Estamos pues ante un trabajo de fans para fans, cuya valía es, por un lado, el trabajo de investigación y recopilación de materiales y por el otro la construcción de una narrativa donde la Divina se desnuda poco a poco para quedar simplemente en María, la mujer que murió “sola, perduta, abbandonata”.

Alejandro Alemán
Crítico de cine con 9 años de experiencia profesional. Ha colaborado en revistas y periódicos como 24 Horas, Newsweek, Chilango, Quién, Esquire, Cambio, entre otros.