Romero Deschamps estaba sentenciado

Alberto Barranco

En realidad, la cuenta regresiva contra el cacicazgo de Carlos Romero Deschamps en el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana inició cuando el Senado aprobó la adhesión de México al Convenio 98 de la Organización Mundial de Comercio, relativo a libertad sindical

A la vera del ambiente creado la Secretaría del Trabajo le otorgó la toma de nota a un organismo disidente, el Sindicato Petroleros de México, encabezado por Yolanda Morales Izquierdo.

Bajo su reconocimiento oficial, éste está en opción de disputar la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo, desde la perspectiva de una documentación que avala la afiliación de 40% de los trabajadores.

En paralelo, al arribo del actual gobierno había surgido el Sindicato Petrolero de México bajo el liderazgo de Pitágoras Cruz Salaya y la bendición del excandidato a la Presidencia de la República, Cuauhtémoc Cárdenas.

Adicionalmente, está creciendo el Frente Nacional Petrolero, encabezado por Sergio Morales Quintana, quien tiene apoyo en las 36 secciones sindicales en que se ha dividido a los trabajadores al servicio de Pemex.

Aunque se dice que a Carlos Romero Deschamps le cayeron las denuncias de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero como presión en la fase final de la revisión contractual en Pemex, en realidad éste no tiene representación formal por estar en revisión la toma de nota a su última reelección, que llegó en 2017, con remisión hasta 2024.

Sobreviviente de mil tempestades que apuntan desde el llamado Pemexgate, el desvío de mil 500 millones de pesos otorgados por Pemex al sindicato para la campaña del priista Francisco Labastida a la Presidencia; el escándalo derivado de otra ministración inaudita de mil 400 millones, según ello para crear casas de interés social para los trabajadores, durante el gobierno de Vicente Fox, Carlos Romero Deschamps, navegó durante lustros bajo la protección del priismo y el panismo.

Cuando no tenía el fuero de diputado o senador, contaba con la protección de ministerios públicos, jueces y magistrados.

En la exprocuraduría General de la República se acumularon decenas de denuncias por parte de organismos disidentes sobre desvío de las cuotas de los trabajadores, o de “apoyos” otorgados por Pemex
A quién le importan las exhibiciones cínicas de riqueza insultante de sus hijos. La publicación de fotografías de una de ellas en vuelo privado por el mundo acompañado de sus tres perritos o las de las mansiones adquiridas en Estados Unidos por otro.

Hábil para aliarse con abogados poderosos como Diego Fernández de Cevallos y el defenestrado Juan Collado, el cacique sindical logró esconder propiedades bajo el escudo de prestanombres, aunque no se sustrajo a la ostentación de relojes valuados en miles de dólares.

A su salida del restaurant Morton’s, tras una comida con el propio Collado, quizá Romero Deschamps había adivinado lo que se le venía al verse rodeado por decenas de policías.

¿Ahora sí?
 
Balance general
En plena tregua, suspendida la petición de arbitraje internacional para llegar a un arreglo, la empresa IEnova que encabeza el exdirector de Pemex y exsecretario de Comunicaciones y Transportes, Carlos Ruiz Sacristán, planteó una demanda ante la Fiscalía General de la República por incumplimiento de contrato contra la Comisión Federal de Electricidad.

Este remite a la suspensión de pagos de cara a la cláusula que obliga a la contratante a cobrar una renta como si un gasoducto en construcción estuviera operando cuando las obras se detienen por cuestiones no atribuibles a la constructora.

IEnova construye dos gasoductos, uno de ellos en alianza con la firma TransCanada.
El escenario incluye también a las empresas Carso Energía y Fermaca.

Cuando se suspendió el flujo de recursos, la CFE les había otorgado 835 millones de dólares.
 
Beneficio de la duda
Contra las versiones que hablaban de una acción a bote pronto tras los primeros comentarios adversos de los analistas frente a la publicación del Plan de Negocios sexenal de Pemex, las calificadoras de deuda decidieron por la cautela ante la posibilidad de degradar la calidad crediticia de la empresa productiva del Estado.

Como usted sabe, mientras Fitch Ratings y Moody’s habían bajado la calificación en la fase previa, Standard & Poor’s se había mantenido a la expectativa en espera del documento.

De acuerdo con los analistas de CIBanco, las instancias dejarán correr este año para revisar el escenario, es decir tomarán un tiempo prudente para valorar los resultados del plan.

Aunque criticó el que la participación privada a futuro se constriña a contratos de servicios, Standard & Poor’s reconoció que Petróleos Mexicanos ha recuperado el timón.
 
Pasos sobre Lozoya
La aprehensión por parte de la Interpol en Alemania de su madre, Gilda Austin, coloca de espaldas al callejón al exdirector de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, dado que según su abogado, Javier Coello Trejo, su declaración sería clave para liberar de cargos a la mujer.

De acuerdo con ello, la esposa de Emilio Lozoya Thalmann recibió en su cuenta personal 185 mil dólares, es decir más de 3 millones y medio de pesos de una cuenta de su hijo, para pagar a los abogados que lo defienden y los impuestos de la casa de Ixtapa, cuya propiedad se presume como soborno de Altos Hornos de México por la compra de Agronitrogenados por parte de Pemex.

El problema para Lozoya, si se decide a dar la cara, será explicar el origen de la cuenta de la discordia.
 
Fue Pemex
En desplegado público el socio principal de la firma Perforadora Oro Negro, Gonzalo Gil White, denuncia un supuesto complot para desprestigiarlo a él y, de pasadita, a su familia, reiterando que la quiebra de la firma fue provocada por Petróleos Mexicanos para beneficiar a otra contratista en lo que participan sus acreedores.
El problema es que la denuncia de administración fraudulenta colocada en la mesa, justo lo que provocó que se girara una orden de aprehensión en su contra, apunta al desvío de 750 millones de pesos de un remanente otorgado por Pemex.

El recurso se debía haber depositado en un fideicomiso fincado en Deutsche Bank, para pagar, justo, a los tenedores de bonos de deuda expedidos por la empresa.
 

Comentarios