Se encuentra usted aquí

08/05/2019
01:50
-A +A

“¿Qué podemos hacer?” es una pregunta que se escucha con frecuencia.

Desde que se emprendió la guerra contra el narco en 2006, el horror de la violencia asomó su rostro en nuestra vida. Los 80 muertos de cada día, los 40 mil desaparecidos, las fosas clandestinas, la trata de personas, el secuestro, la extorsión cotidiana, las masacres... Estos años hemos visto una crueldad y una deshumanización extremas, y un Estado rebasado, cuando no insensible, cómplice o incapaz. Pero cada vez que la desolación parece desbordarse, hay un colectivo nuevo , una asociación civil, un cineasta, un grupo de voluntarios, una deportista, un par de bailarines, una obra de teatro, un líder social, una defensora del medio ambiente, un proyecto comunitario, un artista, o un científico que hacen la diferencia y nos muestran que la esperanza no ha dicho adiós del todo, que hay nuevas formas de organizarse y que solo con la participación de la sociedad civil será posible cambiar el rostro de este país.

El Día Después, la asociación civil que fundó Diego Luna luego de las elecciones de 2018 con la propuesta de cambiar la confrontación por el diálogo y emprender la construcción de una sociedad más empática y consciente de su entorno, inicia una nueva etapa. Dirigida por la periodista Ixchel Cisneros, la AC lanzó hace dos días una plataforma en Internet (http://eldiadespues.mx) con la idea de vincular a la ciudadanía con un centenar de organizaciones de la sociedad civil, colectivos y movimientos sociales que han trabajado durante décadas por un México más justo. Porque la idea es, precisamente, potenciar esa labor y sumar a millones de ciudadanos “que quieren hacer algo por su país y generar cambios a través de la acción” en torno a asuntos relacionados con calidad de vida, género, libertad de expresión, justicia social, medio ambiente, lucha anticorrupción, derechos humanos, LGBTTTI+ y seguridad.

El Día Después ofrecerá periódicamente un tema destacado y herramientas para quien desee involucrarse. El primero, en línea desde el lunes, es: “Las personas desaparecidas en México” y presenta el cortometraje documental Sin tregua dirigido por Diego Rabasa, editor de Sexto Piso y uno de los fundadores de la AC junto con Diego Luna, Paula Amor, Diego Jiménez Labora y Raúl David Vázquez.

El documental estremece y sacude con testimonios que nos acercan a la madre, el padre, la hermana o la pareja de alguien a quien desaparecieron y dejó un silencio y un dolor avasallantes en los suyos. Registra el viacrucis de quien denuncia, ante autoridades frecuentemente coludidas con el crimen organizado, y el contexto alrededor de los 26 mil cuerpos sin identificar. Pero también nos cuenta la historia del Movimiento por Nuestros Desaparecidos integrado por 65 colectivos en más de 20 estados a lo largo del país. La amorosa tenacidad de quienes se lanzan por su cuenta a excavar en busca de los cuerpos de sus hijos debajo de la tierra y que no se cansan ni se rinden. Sin tregua también da voz a periodistas y defensores de los derechos humanos que los han acompañado. Marcela Turati nos dice que hasta 2011 se habían hallado 350 fosas clandestinas; hoy se encuentra una nueva cada dos días.

Para todas las madres de los desaparecidos, el 10 de mayo hace mucho que dejó de ser una celebración y se ha convertido en un día de exigencia por la verdad y la justicia. Por eso, y para no permitir que el miedo nos paralice, El Día Después invita a acompañar a todas esas madres en una serie de marchas, pasado mañana, en diferentes ciudades a lo largo del país.

El Día Después cuenta con un equipo y un consejo que reúnen talento, creatividad, y compromiso. Es una señal de salud, una oportunidad para quien desea sumarse a devolverle a México un rostro digno y humano mediante la solidaridad, porque como dice el poeta Javier Sicilia: “Este no es un asunto de la derecha, de la izquierda, de los fifís o de los chairos. Es un asunto de todos y nos debe preocupar a todos”.