Colectivo Reversa

Se encuentra usted aquí

“Andares”: México en defensa de sus orígenes

“Andares”: México en defensa de sus orígenes
11/10/2018
00:00
-A +A
Por: Luis Javier Maciel Paniagua / @LuiMac
 

Pies descalzos, voces en la oscuridad, máscaras de barro que nos miran, pieles ensangrentadas, historias alrededor del fuego, tierra mojada, el punteo de cuerdas de son y un cajón de madera dibujan las cosmogonías de distintas culturas de México en Andares de Makuyeika Colectivo Teatral.

Esta obra de teatro parte de las costumbres: de Kauyumari, venado azul que guió a los antiguos y que ahora llora porque el hombre le arrebató su tierra: se acuerda, le duele, tiene memoria; o de la Gran Madre Ceiba de raíces profundas y que alcanza con su copa las estrellas, el origen de la vida y de la muerte, aquella que al morir recibe a los hombres como hojas entre sus ramas.

Vemos y conocemos al marakame, el lector de la sabiduría proveniente del abuelo fuego, origen del conocimiento de su pueblo; el hikuri, como los wixárikas nombraron al peyote, el cual hombres elegidos buscan para su pueblo sin besar ni acostarse con nadie durante un año; la muerte de una mujer tehuana, a quien no se le despide con luto, sino con fiesta y cerveza; o la costumbre de aprender a acariciar la tierra para que sea generosa, de quemar antes de sembrar, de silbar para invocar al dios del viento.

Andares fue escrita y dirigida por Héctor Flores Komatsu y contiene las confesiones de tres actores y un músico sobre las historias que sostienen sus pueblos de origen: Alexis Orozco es muxe de Tehuantepec, Oaxaca; Lupe de la Cruz es tzotzil de Zinacatán, Chiapas; Josué Maychi es maya de Chencoh, en Holpechén, Campeche; y Kevin Elí Leyva es músico de son originario de Tuxtepec, Oaxaca.

La dramaturgia de Héctor Flores es excelente. Alterna las historias de creación de nuestro mundo con el origen de los hombres de barro, madera y maíz, y a ello suma la cosmogonía de los cuatro artistas en escena: desde sus infancias hasta el presente, donde cuestionan qué lugar se les otorga políticamente. No hay sobresaltos ni vacíos, sino equilibrio y coherencia.

En cuanto a la dirección, el trabajo con los actores es limpio y se combinan imágenes con iluminación y lenguaje corporal de tal manera que el interlocutor se adentra en la puesta en escena. El trabajo de Kevin Elí Leyva con la jarana y el cajón es conmovedor, la música mexicana acompaña y colorea a la actuación y a la dramaturgia; es capaz de mostrar a los asistentes dolores y vacíos insospechados.

En este trabajo artístico hay mucho dolor. Dolor porque en estos pueblos hay pobreza y la política vigente es “si hay pobreza, que no se note”. Está el dolor que causan los maleantes, los narcotraficantes, los gobernantes, los empresarios, quienes arrebatan las tierras y matan a los inconformes. Está el dolor del machismo, que somete a las mujeres o a muxes por la fuerza o por la muerte. México hoy es una tierra de dolor, una tierra de heridos y muertos, por eso el venado azul está triste: porque recuerda cuando el dolor no existía.

“Andares” de Makuyeika Colectivo Teatral es un punto donde los caminos de los primeros hombres se cruzan, porque los mexicanos confundimos un día nuestras lenguas e intereses, pero finalmente todos venimos del mismo grano de maíz.

Futuro: Andares representará a México en el Festival de Teatro de Wuzhen, China. ¡Boletos agotados!

Créditos:

Andares, creación colectiva de Makuyeika Colectivo Teatral

Dirección y Dramaturgia: Héctor Flores Komatsu

Elenco: Alexis Orozco / Lupe de la Cruz / Josué Maychi

Música en vivo: Kevin Elí Leyva

Contacto: https://www.facebook.com/reversamx/

Jóvenes periodistas que buscan rescatar el trato humano que ofrecen las calles y las culturas del país. http://www.rvrsa.mx
 

COMENTARIOS