IHS Markit baja pronóstico de producción automotriz

Estima que se fabricarán 4.1 millones de autos en México este año, menor a 4.8 millones que proyectaba en 2017

Compor tamiento. IHS prevé que en Estados Unidos, la producción automotriz se va a reducir en un millón de unidades
Cartera 01/08/2018 04:43 Sara Cantera Actualizada 04:57

[email protected]

Este año, la producción automotriz en México rondará 4.1 millones de unidades y así permanecerá durante los próximos dos o tres años debido a que se dejarán de fabricar la RAM 2500 en Saltillo y el Fusion en Hermosillo, de acuerdo con previsiones de la consultora IHS Markit.

En 2017 estimaba que se podrían llegar a fabricar entre 4.6 y 4.8 millones de autos, pero estos cambios en las líneas de producción de las armadoras afectarán el desempeño de la industria.

Los fabricantes de autos en Estados Unidos se están adaptando a las nuevas tendencias de consumo que apuntan hacia una mayor compra de camionetas SUVs en lugar de sedanes y hatchbacks.

Guido Vildozo, gerente senior para Latinoamérica de IHS Markit, destacó que casi un millón de unidades dejarán de producirse en el país como consecuencia de las tendencias de consumo.

“México tiene que diversificar su cartas, porque de continuar enfocado a un mercado que no va a crecer, se pone en riesgo la competitividad de la industria automotriz mexicana”, dijo durante el Seminario Perspectivas para México 2018, organizado por la Universidad Anáhuac.

Para que México alcance la fabricación de 5 millones de vehículos en 2020, como esperaba la industria automotriz, será necesario que el nuevo gobierno del virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, desarrolle una política automotriz que promueva la inversión en la fabricación de vehículos híbridos y camionetas, para que esa cifra se logre hacia 2022 o 2023.

En Estados Unidos, la expectativa es que la producción automotriz también se va a reducir en un millón de unidades, expuso, ya que las ventas serán menores en aproximadamente 600 mil vehículos este año.

El mercado estadounidense se verá impactado por la imposición de los aranceles al acero y aluminio, los cuales encarecerán el precio de los vehículos y, en consecuencia, se afectarán las ventas.

“Para este año no hay un impacto, pero habrá un incremento de 0.5% en el precio final de los vehículos para el próximo año, lo que restará 70 mil unidades vendidas en el mercado estadounidense”, apuntó Vildozo.

Sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), IHS Markit estima que la regla de origen para la fabricación de vehículos quedará entre 65 y 75%, donde la petición de Estados Unidos de incorporar componentes de zonas donde se paguen sueldos de 16 dólares la hora tiene cada vez menos peso.

Comentarios