Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)
Somos humanas

Se encuentra usted aquí

1984 es ahora

¿Por qué es tan importante esta política como para que cada presidente de los Estados Unidos durante los últimos 30 años emita una orden ejecutiva dentro de sus primeros días en el cargo? Pues, la respuesta es que tiene que ver con los cuerpos de las mujeres, ¡por supuesto!
24/01/2017
16:51
-A +A

Entre las primeras órdenes del presidente Trump al asumir el cargo, estuvo  re-establecer la Mexico City policy (Ley de la Ciudad de México) mediante una orden ejecutiva. Como una pelota de ping-pong, esta “ley mordaza” ha estado en juego, rebotada por cada presidencia desde su primera implementación por Ronald Reagan en 1984. Los últimos tres presidentes (Clinton, Bush y Obama) han revocada o re-establecido la política dentro de sus primeros días en el puesto.

¿Por qué es tan importante esta política como para que cada presidente de los Estados Unidos durante los últimos 30 años emita una orden ejecutiva dentro de sus primeros días en el cargo? Pues, la respuesta es que tiene que ver con los cuerpos de las mujeres, ¡por supuesto!

La ley es una prohibición federal de fondos estadounidenses para organizaciones no gubernamentales internacionales que ofrecen o asesoran a las mujeres en una amplia gama de opciones de planificación familiar y salud reproductiva si éstas incluyen el aborto, incluso cuando los fondos no sean específicamente para servicios relacionados con el aborto.

Si esto dejara lugar a dudas sobre la posición de Trump en cuanto a los derechos reproductivos de las mujeres, nótese lo simbólico del acto, firmado el lunes 23 de enero: un día después del aniversario del caso de la Corte Suprema de Roe vs. Wade, que garantiza el derecho de una mujer a tener un aborto en los Estados Unidos; y dos días después de la histórica Women’s March on Washington replicada en todo el mundo.

La orden ejecutiva de Trump también demuestra claramente que los derechos reproductivos de las mujeres son prescindibles para el Partido Republicano: una herramienta política que cementa sus creencias arcaicas sobre la salud reproductiva y desprecia a las mujeres y familias en todo el mundo. El apoyo económico que brinda Estados Unidos es de cerca de 600 millones de dólares al año para programas de planificación familiar. Esto significa que 27 millones de mujeres y parejas reciben servicios de anticoncepción, ayudando a evitar seis millones de embarazos no deseados.

Lógicamente, estos servicios de planificación familiar también previenen 2.3 millones de abortos inseguros, salvando la vida de 11 mil mujeres. Esta ley mordaza ha impedido que las mujeres y niñas tengan acceso a la anticoncepción y al aborto seguro de acuerdo con las leyes vigentes de sus países, lo que ha resultado en el aumento de abortos inseguros.

La ley mordaza también ha contribuido al cierre de clínicas de salud y la obstrucción del acceso a la atención médica en comunidades rurales. Esto se debe a que la ley mordaza sólo ofrece dos opciones a las organizaciones:

1. Aceptar fondos de planificación familiar de Estados Unidos y prohibir abortos (excepto bajo tres excepciones limitadas), consejería para el aborto, referencias e incluso esfuerzos de incidencia.

2. Rechazar los fondos de planificación familiar de los Estados Unidos y buscar fuentes alternativas de financiamiento para mantener abiertas las clínicas de salud, continuar proporcionando una gama de servicios de salud sexual y reproductiva a los clientes y continuar el trabajo de incidencia para lograr reformas legales que reduzcan el aborto inseguro.[1]

Para muchas organizaciones, tomar la segunda opción significa cerrar. No esperemos a que la clase política comprenda la correlación entre mortalidad materna y la falta de acceso a los servicios de salud reproductiva. Uno de los mayores actos de protesta que cualquier ciudadano/a puede hacer es donar a las organizaciones locales que trabajan en estos temas.

Al apoyar a las organizaciones locales que proporcionan información y acceso a los servicios de planificación familiar y a opciones de salud reproductiva como el aborto, les ayudas a continuar su trabajo sin depender del gobierno de los Estados Unidos. Además, demostrar interés público en estos temas envía un claro mensaje de que los derechos reproductivos de las mujeres no son prescindibles y que no dejaremos de trabajar hasta que sean plenamente reconocidos.

Si estás interesado en donar a GIRE y apoyarnos para seguir trabajando como hasta ahora, puedes hacerlo a través de nuestra página www.gire.org.mx

El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), como organización de la sociedad civil, promueve un debate franco e informado en torno a los derechos reproductivos, en los que se incluyen el...
 

COMENTARIOS