¿Recesión en Estados Unidos?

Rogelio Ramírez de la O

En semanas recientes cobró fuerza la creencia entre financieros que Estados Unidos se encamina a una recesión. Este argumento se apoya en la comparación entre los rendimientos de los bonos del tesoro estadounidense de corto plazo con los de largo plazo. Comparación típica es el rendimiento del bono a 30 años y el del bono de corto plazo, un mes o un año.

Si el rendimiento del bono de largo plazo es menor al de corto plazo, los inversionistas están viendo mayor riesgo en el corto plazo, un año, por ejemplo. Al bajar el precio de este papel, el inversionista obtiene mayor rendimiento. En contraste, comprarán los papeles a largo plazo, con lo que elevarían el precio de esos bonos. Al aumentar, el rendimiento del bono bajaría. El rendimiento del de largo plazo sería menor que el de corto, lo que no tiene sentido en tiempos normales, pero sí en tiempos de recesión.

El desarrollo de este argumento utiliza la construcción de una curva de rendimientos, la cual se representa en un plano, cuyo eje vertical indica niveles de rendimientos y el horizontal plazos de los bonos, desde el más corto (un mes) hasta el más largo (30 años).Un bono a 10 años debería pagar más rendimiento que uno a un año. Así, en tiempos normales la curva de rendimiento se desplaza en línea ascendente de izquierda a derecha.

Pero en tiempos difíciles la curva puede invertirse, lo que significa que un bono paga más rendimiento a corto que a largo plazo. Esta curva es descendente de la izquierda a la derecha del plano, indicando que los inversionistas consideran más atractivo invertir a 10 años. Así, el rendimiento a 10 años ha bajado a 2.48%, cuando el de un año ha subido a 2.59%. El riesgo percibido es mayor a un año que a 10.

Es claro que estos rendimientos resultan de expectativas en el mercado financiero y el crecimiento de una economía se basa en hechos ya materializados. De ahí que no hay necesariamente una relación entre los rendimientos de bonos y la actividad económica real. Sin embargo, el poder predictivo de la curva de rendimiento en varias recesiones que ocurrieron en el pasado no se puede negar. La inversión de la curva ocurrió antes de las recesiones de 1981, 1991 y 2001. También ocurrió en 2006, aunque en este caso lo hizo con dos años de anticipación.

Lo que podemos decir es que hay una cierta probabilidad de debilidad económica en el corto plazo, pero no podemos decir más. Una razón es que la tasa que el Fed fija, la de corto plazo, es muy baja y las diferencias entre los rendimientos de corto y de largo plazo son muy menores. Por otra parte, los mercados tienen liquidez de más y es lógico que se muevan muy rápido hacia plazos largos con cualquier signo de debilidad. Esto, sin embargo, podría revertirse igual de rápido.

Lo más importante es que cuando vemos una inversión de curva, de cualquier nivel, el rendimiento de corto plazo es relativamente alto. Esto significa que el Fed ha estado subiendo su tasa y se espera que lo siga haciendo. Si la economía se ha sobrecalentado y el Fed sigue subiéndola, una recesión es muy probable. Pero si deja de subirla, la recesión podría no presentarse.

Lo anterior parece hoy lo más probable, ya que la economía de EU no presenta grandes excesos ni burbujas y la tasa del Fed, siendo baja, no ha causado demasiado daño a una economía que poco a poco ha recuperado su crecimiento. De ahí que es improbable una recesión, aunque un riesgo importante está en la desaceleración en China y probable recesión en Europa.


Analista económico.
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios