Se encuentra usted aquí

México, lejos de la pacificación nacional

05/11/2018
05:02
-A +A

Las propuestas de pacificación que ofrece el equipo de transición, son poco probables que puedan pacificar al país, ya que están proponiendo como eje rector una estrategia de seguridad y no de paz, creyendo o confundiendo que teniendo seguridad tendremos paz, y no es así.
 
Realmente lo que están proponiendo es aplicar la misma estrategia de seguridad actual pero a la inversa, por ejemplo: actualmente se prohíbe el consumo de drogas, y ellos proponen legalizarlas sin medir repercusiones, actualmente el país está militarizado y ellos proponen desmilitarizarlo sin medir consecuencias, actualmente se condena a los delincuentes y hoy proponen darles amnistía, actualmente se castiga socialmente a los delincuentes y hoy proponen perdonarlos, actualmente hay mucha impunidad e injustica y ellos proponen reconciliación, se me hace absurdo pensar que contraponiendo y distorsionando la realidad se va a lograr la pacificación nacional.
 
No obstante el texto sí tiene algunas propuestas valiosas que deben rescatarse, como crear territorios de paz, consejos de paz y leyes de paz pero no profundizan en ellas y tampoco explican cómo ponerlas en práctica.

Durante los foros se excluyó a muchas organizaciones promotoras de paz, no se consultó ni se invitó a pacifistas internacionales, no se analizó la profunda responsabilidad de la actuación del poder judicial quien es responsable en gran medida de la impunidad a consecuencia de la corrupción, y casi no se habla de la grave actuación de los ministerios públicos que venden la justicia, pero lo más grave es que tampoco se tocaron las nuevas penas y castigos hacia los criminales, como si estuviera prohibido mencionarlos o inmiscuirlos.
 
Me parece grave que desesperadamente den por hecho la legalización de las drogas incluso las propuestas hablan de tener “acceso a jeringas limpias” para quienes se inyecten estupefacientes, refiriéndose no sólo a marihuana sino a drogas poderosamente tóxicas, y rematan diciendo: “que las drogas sean reguladas a favor de la pacificación del país”, es increíble que crean en esto, antes de rendirse y legalizar mejor apostar al rescate, la prevención y rehabilitación, a la creación de ejércitos juveniles por la paz en contra de la drogadicción y a favor del deporte y la educación.

El problema de estas propuestas que por lógica no van a funcionar en la magnánima labor que se requiere para pacificar al país, es que designaron como pacificador a un policía que será el responsable de perseguir y castigar a los malos y que por lógica no tiene la formación, ni la conciencia, ni el espíritu de un pacifista que sienta en las entrañas la necesidad de pacificar a una nación herida.

Esta política pacifistaes errática, parece un traje a la medida para la libertad de la delincuencia, para esta labor se debió haber designado a un mexicano formado en procesos de paz como es Bernardo Sepúlveda Amor quien contribuyó a la paz en Centroamérica, o a Juan José Bremer, otro diplomático especialista en temas de paz, o Juan Ramón de la Fuente quien pacificó a la UNAM. Se deben invitar a pacifistas de otros países, se deben consultar doctrinas efectivas de fraternidad, se debe sembrar la semilla de la paz en el corazón de cada mexicano.

Todavía hay tiempo señor Presidente electo para que recapacite y cambie su estrategia, se puede pacificar el país sin rendirse ante el crimen, con acciones más inteligentes, más profundas y más humanitarias.
 
No cometa el mismo error de su antecesor, déjese ayudar por los que saben