Suscríbete

Recomiendan transparencia en préstamos internacionales

México recibió 18 mil millones de dólares en los últimos cinco años del Banco Mundial y el BID. Fundar, Centro de Análisis e Investigación A.C. encontró que el destino de estos recursos es opaco

Archivo / EL UNIVERSAL
Periodismo de datos 30/09/2015 06:00 Alejandra Padilla Ciudad de México Actualizada 11:14

[email protected]

Entre 2010 y 2015, México ha recibido 18 mil 315 millones de dólares correspondientes a 54 proyectos financiados por dos organismos internacionales: 17 por el Banco Mundial (BM) y 37 por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Desde el gobierno del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, México negoció préstamos con organismos financieros internacionales (OFIs) para contribuir al desarrollo económico y social del país. Los recursos obtenidos son parte de los ingresos federales y se incluyen en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

Por esta razón, Fundar, Centro de Análisis e Investigación A.C. consideró que estos recursos deben ser transparentados, para que los ciudadanos conozcan la manera en que se ejercen y los resultados alcanzados con ellos.

Al mismo tiempo, estos préstamos forman parte de la deuda pública externa de México, la cual equivale a 5.2% del Producto Interno Bruto (PIB). El 30% de esta deuda viene de OFIs, como el Banco Internacional de Fomento y Reconstrucción (BIRF, comúnmente conocido como Banco Mundial) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Fundar se dio a la tarea de analizar una muestra de 29 préstamos (14 del BM y 15 del BID) para conocer cómo México obtiene y utiliza estos recursos. En total fueron realizadas 220 solicitudes de información: 147 al gobierno federal, 28 al Banco Mundial y 45 al Banco Interamericano de Desarrollo.

Durante este ejercicio, Fundar encontró que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), encargada de gestionar los préstamos con los organismos financieros internacionales y mantener el registro de ellos para después publicar la información, no cumple con su tarea.

“La información que brinda la SHCP es insuficiente, por lo que no es posible conocer datos oportunos y veraces sobre la actuación gubernamental en este tema, sobre cómo gestiona los recursos públicos y el impacto de las decisiones que el gobierno toma”, señala el diagnóstico de Fundar.

De las 147 solicitudes dirigidas específicamente al gobierno federal, sólo en cinco casos (3.4% del total) fue entregada la información solicitada. En 51.7% de las solicitudes la respuesta remitió a la página del banco correspondiente, en donde la información tampoco estaba disponible; 21.7% fueron improcedentes y 19.73% de las respuestas consistieron en aclarar que los proyectos estaban en implementación, por lo que no había documentos generados al respecto.

 

Deben entregar informes

El financiamiento que proviene de organismos financiero internacionales es un elemento estratégico en el manejo de la deuda pública porque, de acuerdo con la SHCP,  “El crédito con OFIs (…) es una fuente estable de recursos. Uno de los objetivos de estos organismos es precisamente aportar un factor de financiamiento contra-cíclico. Durante la crisis financiera de 2008-2009 los OFIs cumplieron adecuadamente con ser una fuente relativamente estable y barata de financiamiento”.

Una vez obtenido el financiamiento, el proceso de control es el siguiente: la SHCP debe supervisar y mantener el registro de los recursos, así como concentrar y publicar la información que las secretarías están obligadas a brindarle periódicamente.

Así como contratar deuda pública es necesario para llevar a cabo diferentes proyectos de desarrollo social o económico, también lo es conocer los montos de estos préstamos “porque con dicha información será posible evaluar los resultados que tienen los proyectos financiados, así como su impacto”, afirma Fundar en su diagnóstico.

La SHCP está obligada a producir informes sobre la deuda con OFIs. Sin embargo, el análisis de Fundar arrojó que la información que ofrece la Secretaría consta de cifras agregadas que no dan a conocer el destino último de los recursos ni detalla el monto de cada préstamo.

Además, las cifras proporcionadas por la SHCP no coinciden con las proporcionadas por el BID y el BM en sus sitios web: “Por ejemplo, al comparar la información de la Tabla (de la SHCP) con la que brinda el BID en su página web vemos que el proyecto Fortalecimiento de la Gestión e Inversiones del Programa 3x1 para Migrantes Fase II, tiene un monto diferente”.

Sobre los préstamos provenientes del Banco Mundial, Fundar realizó en total 54 solicitudes al gobierno para pedir 28 documentos correspondientes a los 14 proyectos con este banco, en dos de los cuales la SHCP era prestataria y ejecutora. Como resultado a las peticiones de información, sólo la Secretaría de Desarollo Social (Sedesol) entregó la información. 50% de las respuestas remiten a la página del BM, 33.3% aseguran que la información es inexistente por encontrarse el proyecto en implementación y 11.1% afirman que la información simplemente no existe.

En cuanto a los préstamos con el Banco Interamericano de Desarrollo, fueron solicitados a la SHCP y a cada una de las 11 secretarías responsables un total de 45 documentos correspondientes a los 15 proyectos. La información solicitada fue proporcionada sólo en cuatro ocasiones: tres por la Sedesol y una por la SHCP. Del porcentaje restante, 24.73% corresponde a información inexistente porque el proyecto todavía está en implementación y 15.05% a información inexistente por completo.

México, al que más prestaron los bancos

México fue el país con la mayor línea de crédito del Banco Mundial en 2013: 14 mil millones de dólares, lo que lo colocó en el grupo de los ocho países que concentran 61% de la línea de crédito de este banco.

Entre el 1 de julio de 2010 y el 30 de abril de 2013, el Banco Mundial aprobó 17 proyectos con México, por un monto total de 14 mil 402.60 millones de dólares. Del total, 31% correspondieron a préstamos del BM, 66% a recursos aportados por el país y 3% a donaciones. Fundar dejó fuera de su análisis tres proyectos que correspondían exclusivamente a montos de donación.

A partir de los 14 proyectos restantes, Fundar solicitó al BM, a la SHCP y a las dependencias encargadas de los proyectos un total de 59 documentos, de los cuales 43 fueron proporcionados en inglés y 16 en español, a pesar de que las solicitudes fueron realizadas en español.

La Política de Acceso a la Información del BM establece un plazo de 20 días hábiles para responder las solicitudes de información. Sin embargo, Fundar reporta que aunque el acuse de recibo fue emitido al ingresar la solicitud, pasaron meses antes de recibir respuesta, por lo que el 8 de octubre de 2013 fue necesario enviar un correo electrónico a la Oficial Senior de Comunicaciones de la Oficina de Asuntos Externos de Desarrollo Abierto.

Las respuestas fueron finalmente entregadas entre el 11 y el 29 de octubre de 2013. El promedio de demora fue de 75 días: ocho solicitudes tardaron 69 días hábiles en ser respondidas; 11 tardaron 78 y nueve, 80.

Cumplen con entregar información

En 2013 México también fue el país con el mayor monto de desembolsos en el BID, con 2 mil 109.5 millones de dólares (18.82% del total del Banco). Entre 1961 y 2013, 15.4% del total de financiamientos otorgados por esta institución han correspondido a México.

Desde el 1 de enero de 2011 hasta el 30 de junio de 2013 el BID aprobó 37 proyectos con México con un monto total de 3 mil 912.59 millones de dólares, de los cuales 67.21% fueron préstamos del Banco, 32.2%, recursos propios del país y 0.59%, donaciones.

Para su análisis, Fundar descartó 22 proyectos de cooperación técnica y ayuda a la inversión. A partir de los 15 restantes, encontró que había seis documentos que debían ser divulgados rutinariamente porque eran necesarios para todos los proyectos. De los 59 documentos obtenidos por medio de 45 solicitudes, 40 estaban en inglés y 19 en español.

De las 45 solicitudes presentadas al BID, 49% resultaron en la entrega de los documentos requeridos, mientras que en 27% la respuesta fue que los documentos solicitados no se habían generado porque el programa estaba en etapa de implementación y 15% respondieron que dichos documentos no eran requeridos para el proyecto en cuestión; en 7% de los casos la información no fue entregada y en el caso de un documento la respuesta fue que este se encontraba en proceso de autorización.

El BID cumplió con su Política de Acceso a la Información al generar un acuse de recibido para cada solicitud y cumplir con el plazo de 30 días hábiles posteriores a la recepción de la solicitud.

Para leer completo el informe de Fundar, puedes darle click a este sitio: http://interactivo.eluniversal.com.mx/online/PDF_15/DiagnosticoESP.pdf

Temas Relacionados
Banco Mundial Fundar BID

Comentarios