Inflación, crecimiento y Banxico

Pablo Álvarez Icaza Longoria

Espero que la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidirá hoy que el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día (tasa objetivo) se reduzca 25 puntos base (PB) a 8.0%, que sería una postura intermedia entre quienes piden un baja más agresiva (50 PB) para enfrentar la desaceleración de la economía, y quienes sugieren que se mantenga sin cambio, alertando que persisten las presiones inflacionarias y que la disminución podría provocar una depreciación del tipo de cambio.

El entorno externo ha implicado cambio de señales que no deben pasar por alto.

La postura de la Reserva Federal (Fed) se ha modificado y ya no se prevén alzas de la tasa de referencia en el resto del año, preocupada por la desaceleración de la economía mundial y de Estados Unidos (EU), lo que ha ocasionado la depreciación del dólar frente a la mayoría de las monedas del resto del mundo, alentando mayores inversiones en mercados emergentes.

La inflación al consumidor se ubicó en febrero en tasa anual en 3.94%, con una baja más acentuada de lo que esperaban las analistas, desde 4.83% en diciembre de 2018, y que se ha mantenido en 3.95% en la primera quincena de marzo, a pesar del alza considerable de la gasolina.

Al respecto, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) tomó cartas en el asunto al modificar la fórmula del cálculo, con lo que se reducen las presiones de alzas, pero a costa de sacrificar los ingresos procedentes de los impuestos especiales.

Por su parte, la inflación al productor fue de 4.52% en febrero, y aunque es más elevada que la del mismo mes de 2018 (3.24%), también registró una franca tendencia a la baja considerando que en diciembre pasado estaba en 6.42%, por lo que no habría que preocuparse de un traslado de los costos a los precios al consumidor.

El tipo de cambio spot (interbancario 48 horas) ha venido apreciándose con fuerza desde el 26 de noviembre de 2018 (20.63 pesos) hasta un mínimo de 18.827 el 20 de marzo, aunque luego haya repuntado hasta 19.35 pesos por temores en Turquía y China, pero las autoridades monetarias pueden estar tranquilas de que no habrá un efecto inflacionario por esta vía.

Por lo que respecta al crecimiento, el anuncio del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) en enero de 2019 sorprendió al registrar un crecimiento de 0.2% respecto al mes anterior y de 1.2% en tasa anual, a pesar de los problemas del desabasto de gasolina, de los bloqueos de las vías férreas en Michoacán y de las huelgas en Matamoros.

Sin embargo, la desaceleración (menor tasa de crecimiento) de la actividad económica continúa si observamos la tendencia-ciclo del IGAE en enero. Otras señales preocupantes las aportó el anuncio de la oferta y demanda global del cuarto trimestre de 2018, especialmente cuando observamos la trayectoria de algunos de los componentes de la demanda.

Aunque en 2018 la formación bruta de capital fijo creció 0.6%, muestra una franca caída en los últimos meses por la contracción de la inversión privada y la pública, que no ha logrado reactivarse con el cambio de gobierno.

El consumo de gobierno apenas creció 0.2% y también registra una tendencia a la baja, que seguramente se acentuará con la política de austeridad que ha llevado a cabo la 4T y que amenaza con ser más profunda, luego de que el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, advirtiera que, para compensar la caída de la recaudación, ya se está previendo un recorte en diversas secretarías. Con la declaración se nos está anticipando que el anuncio de las finanzas públicas de febrero que se divulgará mañana será negativo al respecto.

El consumo privado subió 2.2% en 2018, pero su tendencia muestra una sensible desaceleración, por lo que ha dejado de ser un componente que aporte significativamente apoyo al crecimiento.

Lo mismo que en la inversión, el encarecimiento del crédito ha frenado su dinamismo a pesar de la elevada confianza del consumidor reportada a principios de mes.

Aunque las exportaciones crecieron 5.7% en 2018 y fueron el componente que más aportó al crecimiento, de acuerdo con las cifras de Inegi, la tendencia-ciclo se mantiene plana, por lo que su crecimiento a futuro será más moderado que en un pasado reciente.

Por su parte, las importaciones de bienes y servicios crecieron 6.2% en 2018 y su tendencia registra un alza importante, que seguramente continuará en ese tenor apoyada por una apreciación del tipo de cambio.

Addendum: La SHCP dará a conocer a fines de mes los PreCriterios Generales de Política Económica y anticipó que no hará cambios significativos respecto a los CGPE 2019, a pesar de que Banxico y el sector privado ya redujeron sus proyecciones del PIB para este año.

Los analistas y políticos están impacientes porque todavía no se ha divulgado el informe del impacto económico del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) que la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC, por sus siglas en inglés) debería hacer público a 105 días de firmado; 30 días después, comenzaría el Mock Markup, que es el proceso informal sin plazo definido que tiene el Congreso estadounidense para preparar las iniciativas de leyes necesarias para votar un acuerdo de libre comercio.

Por otra parte, en las negociaciones del T-MEC se pidió que México cumpliera con los convenios internacionales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), lo que implica modificaciones a la Ley Federal del Trabajo. Las cosas se pueden poner difíciles, pues.

Catedrático de la EST-IPN
Email: [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios