Se encuentra usted aquí

Elecciones no concluyentes

11/04/2019
01:55
-A +A

Los resultados finales de las elecciones israelíes que tuvieron lugar el martes 9 de abril no se conocerán hasta dentro de unos días más. Las encuestas le dan al primer ministro titular Benjamin Netanyahu y a su adversario, el general Benny Gantz, jefe de la coalición Blanco y Azul, oportunidades similares para formar el nuevo gobierno israelí. Sería el quinto mandato para Netanyahu, lo que lo convierte en el primer ministro con más años de servicio en la historia de Israel. Las elecciones fueron principalmente un referéndum sobre la persona de Netanyahu, lejos de la ideología y los principios. Sus opositores dicen que la única ideología de Netanyahu es mantenerse en el poder y su grito de guerra fue destronarlo después de una década como primer ministro.

Durante la desafiante campaña, Netanyahu recibió el apoyo de su amigo cercano, Donald Trump. Sus carteles con el presidente estadounidense sugieren que se están corriendo compañeros. Hay muchas similitudes entre los dos: ambos son líderes populistas de la extrema derecha, ambos son conocidos por sus métodos poco convencionales y ambos están bajo investigación por cargos de corrupción y se enfrentan a presiones policiales y judiciales. El primer ministro israelí le debe a Trump su reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel en diciembre de 2017, en contra de la política estadounidense sobre el tema durante medio siglo, y en clara contradicción con el derecho internacional. Más iba a venir en apoyo de la posición inestable de Netanyahu. El 25 de marzo, Trump firmó una orden que reconocía los Altos del Golán sirios, ocupados en la guerra de 1967, como territorio israelí, contra el principio básico de la ilegalidad de la adquisición de territorio por la fuerza, y en total desprecio de su efecto peligroso como precedencia en las relaciones internacionales. Dos días antes de las elecciones, Trump presentó a su amigo la decisión de considerar a la Guardia Revolucionaria iraní como una organización terrorista, una posición defendida por Netanyahu durante mucho tiempo, lo que le dio otro éxito del que presumir en su campaña.

Trump no fue el único amigo que vino al rescate. Vladimir Putin consideró apropiado presentar a Netanyahu, en una ceremonia de pompa, apenas el 2 de abril, los restos de un soldado israelí desaparecido, quien cayó durante la invasión israelí del Líbano en 1982, para ser repatriado a Israel, entregando a Netanyahu un logro simbólico de unión seis días antes de su reelección ... dejando a sus aliados en Teherán y Damasco para enfrentar preguntas embarazosas.

La campaña electoral tuvo sus víctimas, según el columnista israelí Akiva Eldar, quien escribió en el sitio de Al-Monitor que “... la agenda principal a lo largo de la campaña electoral refleja actitudes profundamente arraigadas en la sociedad israelí en la última década bajo Netan- yahu ... es mucho más fácil de difundir el miedo que se inyectó hábilmente en los cerebros israelíes que deconstruirlo.

Es mucho más fácil sembrar el odio que desarraigarlo ... Reconocer los derechos de los palestinos es mucho más difícil ahora”. El bloque de la derecha está luchando abiertamente por la anexión territorial de tierras en Cisjordania, y una de las promesas de Netanyahu es anexar los asentamientos construidos en tierras palestinas allí, una violación de las resoluciones de las Naciones Unidas fácil teniendo el apoyo incondicional de la administración Trump. La práctica israelí sobre el terreno hacia los palestinos y sus derechos básicos está convirtiendo a Israel en un Estado de apartheid.

Los partidos de centroizquierda no tienen la capacidad de juntar una “mayoría judía” a favor de la solución de dos Estados. La mayoría de los israelíes no quieren pagar el precio de la paz.Una pequeña minoría de 15% apoya a Labor y Meretz en la defensa de la solución de los dos Estados. Los dos partidos principales, el Likud y el Blanco y el Azul, ignoraron totalmente en su campaña a toda la minoría árabe, que representa 20% de la población.

A pesar de los impresionantes logros de la coalición liderada por Benny Gantz y la gran expectativa de muchos votantes israelíes de poner fin a la carrera política de Netanyahu, es realista considerar que Netanyahu tendria éxito en la formación de un nuevo gobierno que estará más a la derecha que el anterior. Perdida estará cualquier esperanza de paz entre Israel y los palestinos y el mundo árabe. Además, la religión y el racismo seguirán desempeñando un papel cada vez más importante en la sociedad israelí, lo que obstaculizará cualquier tendencia razonable hacia el reconocimiento del otro y sus derechos. Con tales condiciones, el extremismo se justificaría en el otro lado, y el círculo vicioso continuaría propagando el terror, la destrucción y la muerte.

El autor fue embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011 [email protected]
Embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011.