Denigra a la mujer cuota de género: José Mujica

El ex presidente de Uruguay dice que gobiernos ceden por imposición; llama a cuidar salud de partidos, ya que pierden credibilidad, afirma

Ricardo Cayuela, director de Penguin Random House; Ernesto Tulbovitz y Andrés Danza (extremo izq.), autores de 'Una oveja negra al poder', y José Mujica, ex presidente de Uruguay. (FOTO: BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL)
Nación 16/10/2016 02:12 Javier Garduño Actualizada 02:12
Guardando favorito...

[email protected]

Los hombres han manejado tan mal los gobiernos que de hacerlo las mujeres, peor no puede ser, tal vez tengamos suerte de que ofrezcan mejores resultados, opinó José Mujica, ex presidente de Uruguay, en la Biblioteca Vasconcelos, en la Ciudad de México.

Sin embargo, lamentó que en algunos países donde se impuso la cuota de género para ocupar puestos públicos o contender en las elecciones se postule a mujeres que no son aptas ni la mejor propuesta para el cargo.

“Nuestras sociedades son bastante machistas, están altamente cediendo, pero van a ceder por imposición, no por convicción; la imposición es que las mujeres tienden a terminar las carreras profesionales en las que se embarcan y los hombres por mayoría van quedando por el camino; más claro, los hombres son más retardantes para terminar la carrera y el mundo profesional va quedando en muchísimas profesiones a cargo de las mujeres. Esto va a ser, me parece, un proceso bastante inevitable que está pasando por todas partes y fíjense lo que está pasando con las matrículas universitarias.

“En mi país, el poder judicial en pocos años va a ser totalmente femenino y cuestiones por el estilo. Entonces, yo no soy partidario de regalarle nada a la mujer, porque eso la denigra, en algunos países [como en México] hacen como un reparto por cuota, pero eso lleva a que como no lo pueden llenar ponen cualquier cosa y cualquier cosa no prestigia a la mujer, la mujer que asuma un cargo tiene que ser brillante, porque es la manera de defender el género ante los ojos públicos, no se trata de ganar por imponer, se trata de ganar por convencer”, subrayó el ex guerrillero en la presentación del libro Una oveja negra al poder, escrito por los periodistas Andrés Danza y Ernesto Tulbovitz.

El popular líder de izquierda, mandatario entre 2010 y 2015, prefirió no opinar del gobierno de México para no provocar un problema diplomático con su país, ante el auditorio de la colonia Buenavista lleno, 500 personas, la mayoría jóvenes que se preinscribieron y al que también asistió el embajador de Uruguay en México e invitados especiales de la comunidad uruguaya en nuestro país.

“Es un honor que a uno lo elijan para una función política, tendría que pagar uno, no que le paguen. Ahora si tiene el barretín de que quiere mucha riqueza, que esto, que lo otro... vaya al comercio, vaya a la industria, vaya a la agricultura y pague impuestos, que haga toda la plata, que le vaya bien y lo aplaudimos, pero en la política hay que vivir con los niveles de la clase media baja. Ahí, ahí nomás, a media tripa, hablando claro pa’que me entiendan, y cuál es el defecto: no cuidar la salud de los partidos, ¿por qué? Porque después la gente no cree en la política y no cree en los partidos, y eso es no tener esperanza”, expresó.

Recomendó que, a pesar de todo, la sociedad luche por tener partidos exigentes y rigurosos desde el punto de vista ético porque para votar sirven todos, pero para la nomenclatura no, y si no están conformes con los institutos políticos pidió que se organicen y funden otro.

Al responder preguntas del auditorio sobre la paz firmada en Colombia opinó: “Los campesinos no son narcotraficantes por sembrar droga y Colombia no va a arreglar este conflicto sino soluciona el problema de la pobreza y los campesinos, porque éstos no son plantadores de cocaína por gusto o porque la pasan bien, es una forma de vivir”.

Recordó que en Colombia está pendiente el problema de los paramilitares, los desplazados y las víctimas, por lo que las autoridades no pueden decirle a un hombre que estuvo 20 años en el monte que se firmó la paz para que baje y viva en una casa.

“Si te pones a hacer justicia al milímetro, no le dan las condiciones de una negociación para esto. Este es el paquete de contradicciones que tiene Colombia, entonces todos dicen: estamos por la paz. Sí, pero algunos quieren tales condiciones que no hay paso”, explicó, además de recordar que hay deudas internas que complican la situación.

A todos los latinoamericanos nos interesa que Colombia alcance la paz, pero sólo significa que aquél país podrá enfrentar algunos de los problemas que tiene.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios