16 | FEB | 2019
El secretario Nuño Mayer permaneció a las afueras del Senado tras el sismo que se registró poco después de iniciada su comparecencia (RAMÓN ROMERO. EL UNIVERSAL)

"¿Y dónde está el secretario...?"

01/10/2015
01:28
JUAN ARVIZU Y HORACIO JIMÉNEZ
-A +A
Crónica.

[email protected]

El sismo no quita lo cortés. El secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, como el resto de los presentes, evacuan el salón de sesiones del Senado, donde comparece, pero regresa por Manuel Bartlett (PT), quien en el atril del centro tomaba vuelo apenas para criticar la reforma educativa y se ha quedado inmóvil y mudo.

La alarma sísmica acompaña los pasos presurosos de senadores en retirada y del personal de apoyo. Es la primera vez en la breve historia de esta sede que ocurre un sismo durante una sesión del pleno.

Hace 20 minutos empezó la comparecencia. El presidente del Senado, Roberto Gil, dice: “Se declara un receso”.

Se escucha la voz de la grabación: “Alerta sísmica, alerta sísmica...”. Nuño ha bajado los escalones y cuando está en el nivel del atril central, donde se ha quedado Bartlett en espera mientras se vacía el recinto, va por él. Y como en esos momentos cada quien actúa por sí mismo, los senadores han abandonado a su invitado.

Así, a golpe de grados Richter, 5.2 será el reporte, Aurelio Nuño Mayer, con el impulso de la debida cortesía, da el paso a Bartlett en el pasillo de salida, de manera comedida. Afuera una pregunta asalta a Miguel Barbosa (PRD), Emilio Gamboa (PRI), y a Roberto Gil: “¿Y el secretario?”

La ruta del salón de sesiones desemboca en Reforma, pero no hay forma de llegar a la banqueta. No encuentran las llaves. Como es la primera vez de un sismo con legisladores, los simulacros no incluyeron antes la reja principal. Lo que sigue es esperar.

Los senadores bromean, como al orador Bartlett, que era secretario de Gobernación en los terremotos de 1985 y ante el de ayer se mantuvo inmóvil. Nuño ve pasar las bromas y le toca lo políticamente correcto: permanecer inmutable.

Barbosa dice: “Me acaban de contar que él (Bartlett) fue contemporáneo de [José] Vasconcelos”, el secretario de Educación Pública, por antonomasia, a quien “le quitaba la torta y le ponía apodos”.

Al reanudar la sesión, Nuño oye críticas, como la de Mónica Arriola Gordillo, de Nueva Alianza, quien dice que no es justo que se haga responsable al docente.

Marcela Torres (PAN) pide fechas concretas para el cambio del modelo educativo, y la priísta Lilia Merodio Reza, enérgica, confronta a la panista: “Vienen a pedir fechas exactas cuando nunca tuvieron la capacidad ni el talento para impulsar un modelo educativo que beneficie a los niños y jóvenes de este país”.

La comparecencia concluye con vehemencia diplomática del titular de la SEP, y, propositivo, como al abrir su presentación: “Vamos a fortalecer”, “vamos a liberar”, “vamos a caminar”. Empieza su etapa: “Quiero ofrecerles ser un secretario muy cercano, abierto a todo lo que tengan que decir”, y también “abierto a corregir”. Eso ha dicho... y todavía no temblaba.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios