CNDH acusa violación a derechos en cárceles

En informe, la comisión alerta de maltrato físico y condiciones indignas; también reporta que los alimentos carecen de cualidades nutrimentales

Según el informe presentado por el mecanismo contra la tortura, varios de los centros de readaptación social carecen del personal de seguridad y custodia suficiente. También menciona que no han recibido capacitación en derechos humanos (ESPECIAL)
Nación 26/12/2016 02:20 Astrid Sánchez Actualizada 13:56
Guardando favorito...

[email protected]

Los Centros Federales de Readaptación Social (Ceferesos) y Centros Federales de Rehabilitación Psicosocial del país presentan situaciones de riesgo relativas al derecho a recibir un trato humano y digno; a la legalidad y a la seguridad jurídica; a la protección de la salud y a la integridad personal, según un informe presentado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en su facultad de Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT).

El informe 9/2016, dirigido al Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, se deriva de la visita a ocho Ceferesos varoniles, el Complejo Penitenciario Islas Marías y el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (Ceferepsi) durante septiembre y octubre de 2016, en los que el MNPT detectó la presencia de maltrato físico, trato indigno, instalaciones deficientes, transgresión al derecho humano a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, carencia de actividades de tipo laboral, ocupacional y deportiva y violación al derecho de los internos de comunicarse con personas en el exterior.

El MNPT observó que no existe separación de internos procesados y sentenciados; detectó situaciones relacionadas con la insuficiencia de profesionales en medicina general, especialidades médicas y personal de enfermería, así como deficiencias en el suministro de medicamentos; los internos son sometidos a exámenes médicos sin condiciones de privacidad.

En los centros visitados se apreció que el personal de seguridad y custodia es insuficiente para los establecimientos y el personal no ha recibido capacitación en materia de derechos humanos, prevención de la tortura y malos tratos o manejo no violento de conflictos.

La CNDH verificó el respeto a los derechos fundamentales de las personas privadas de la libertad relacionados con el trato humano y digno, la legalidad y la seguridad jurídica, la protección de la salud y la integridad personal, así como de quienes presentan discapacidad física o sicosocial o algún tipo de adicción, a través de visitas a los Ceferesos, entrevistas con los servidores públicos que se encontraban a cargo al momento de las visitas y con personal médico, jurídico y de seguridad.

También se aplicaron cuestionarios y entrevistas anónimas a las personas privadas de su libertad.

Las visitas fueron realizadas en los Ceferesos Uno Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México; Dos Occidente, en El Salto, Jalisco; Cuatro Noroeste, en Tepic, Nayarit; Cinco Oriente, en Villa Aldama, Veracruz; Seis Sureste, en Huimanguillo, Tabasco; Siete Nor-noreste, en Durango; Ocho Nor-poniente, en Guasave, Sinaloa, y Nueve Norte, en Ciudad Juárez, del estado de Chihuahua.

También se realizaron visitas al Complejo Penitenciario Islas Marías, en el Archipiélago Islas Marías, Nayarit, integrado por cuatro centros: Aserradero, Bugambilias, Laguna del Toro y Morelos y se supervisó el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (Ceferepsi) en Ciudad Ayala, en Morelos.

Respecto a la atención de personas con problemas de adicción, la mayoría de los centros de readaptación no cuentan con programas de prevención y desintoxicación.

Entre las irregularidades identificadas por el MNPT, en los Ceferesos Uno, Dos, Cuatro, Cinco, Seis, Ocho y Nueve los internos denunciaron maltrato físico, humillaciones y amenazas de los servidores públicos. En el Cefereso Ocho incluso se denunció que el personal de seguridad y custodia aplica descargas eléctricas.

Sobre las instalaciones, en la mayoría de los centros visitados se observó la presencia de fauna nociva y en el Cefereso Ocho destacó el número excesivo de gatos y pelo de estos animales en áreas comunes. Además de las carencias de actividades necesarias para la reinserción social de los internos, se tuvo conocimiento de que no hay suficiente personal técnico de capacitación, educación y terapia sicológica y los reclusos permanecen gran parte del tiempo inactivos o en sus estancias.

Para solucionar las problemáticas halladas, la CNDH sugiere medidas que permitan disminuir el riesgo de que el uso de la fuerza y medios de coerción pueda constituir una práctica indebida por parte de las autoridades, girar instrucciones para garantizar que las personas privadas de la libertad y quienes los visitan sean tratadas con el debido respeto a su dignidad, así como para evitar maltrato por el uso de la fuerza y medios de coerción. El mecanismo recomendó realizar gestiones para que las personas privadas de su libertad reciban alimentos preparados cuyo valor nutritivo sea suficiente.

Señalan que se debe garantizar que las personas internas en los Ceferesos tengan acceso a actividades que garanticen su reinserción social. En esos centros de readaptación se deben implementar programas de prevención contra las adicciones.

El informe solicita al comisionado Sales Heredia que en un lapso de 20 días naturales siguientes a la fecha de notificación designen a un funcionario de la Comisión Nacional de Seguridad con capacidad de decisión suficiente para entablar un diálogo con personal del MNPT con el fin de valorar las medidas para prevenir cualquier acto que vulnere la integridad de los reclusos.

Temas Relacionados
CNDH Sistema Penitenciario
Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios