No volteamos la mirada ante problemas: EPN

Se deben enfrentar en unidad los retos en derechos humanos, dice; necesario, un cambio cultural profundo para mejorar, indica
Al entregar el Premio Nacional de Derechos Humanos 2016, el presidente Enrique Peña Nieto explicó que la promoción de las garantías es una causa que compromete a todos y que se debe fomentar desde edad temprana (LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL)
13/12/2016
02:02
Francisco Reséndiz y Astrid Sánchez
-A +A

[email protected]

El presidente Enrique Peña Nieto advirtió que se deben enfrentar, con sentido de urgencia y espíritu de unidad, retos en la protección y defensa de los derechos humanos, en particular la inseguridad y la violencia, que han amenazado la vida y dignidad de los mexicanos en diversas regiones del país.

Dijo que su administración dará prioridad al combate a la desaparición de personas, la protección a defensores de derechos humanos y periodistas, y erradicar la violencia de género.

Al entregar el Premio Nacional de Derechos Humanos 2016 de forma póstuma al antropólogo Rodolfo Stavenhagen, indicó que sociedad y gobierno tienen asignaturas pendientes en la materia. “En esta administración no volteamos la mirada ante los problemas, al contrario, somos los primeros en reconocerlos y actuar para darles solución con un enfoque incluyente, convocando al trabajo conjunto”, afirmó.

El Presidente indicó que entre estos problemas están la desigualdad, la injusticia y la discriminación o los hechos violatorios a los derechos humanos.

“Se trata de retos que debemos enfrentar con sentido de urgencia y con espíritu de unidad, en particular la inseguridad y la violencia han sido una amenaza para la integridad y la dignidad de las personas”, señaló.

Asentó que muchos de estos delitos tienen causas estructurales y para ofrecer una respuesta integral se trabaja en coordinación con legisladores, autoridades locales, organismos defensores de DH, expertos y la sociedad civil. Indicó que están en marcha varias acciones para lograr seguridad y justicia, así como iniciativas de reformas y leyes que están en proceso, como las que presentó hace un año para combatir la desaparición de personas y la tortura.

En el Salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos, el presidente Peña Nieto hizo notar ante el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar, e integrantes de su gabinete, que su administración respalda la actualización del marco legal que permita regular la actuación de las Fuerzas Armadas en misiones de seguridad interior.

Destacó que se reforzará la articulación entre poderes y órdenes de gobierno, pues se requiere una respuesta contundente “desde el ámbito muy local”, al tiempo de trabajar con la sociedad civil en un marco de transparencia y rendición de cuentas.

Peña Nieto enfatizó que los derechos humanos son la agenda ética de la democracia. y “para reivindicar la causa de la dignidad humana se requiere voluntad, compromiso y participación de todos. Necesitamos profundizar el cambio cultural para transitar plenamente a una sociedad de derechos”.

Precisó que se necesita concientizar en la materia desde temprana edad, como lo hace Sharon Zaga, directora del Museo de Memoria y Tolerancia, quien recibió mención honorífica del Premio Nacional de Derechos Humanos 2016.

 

Peña Nieto dijo que la promoción de las garantías es una causa que compromete a todos, e hizo notar que el Premio Nacional de Derechos Humanos 2016 se entregó a Stavenhagen “por sus invaluables aportaciones en la defensa y protección de los derechos de los pueblos indígenas de nuestro país”.

Tras recordar la vida y legado del antropólogo, el Presidente dijo que Stavenhagen y su familia encontraron en nuestro país cobijo, esperanza y una nueva patria. “En México los aportes del doctor Stavenhagen nos han inspirado a construir una política de Estado con la participación de los pueblos originarios”, resaltó.

Peña Nieto dijo que para que los más de 15 millones de indígenas de nuestro país puedan ejercer plenamente sus derechos se han puesto en marcha programas dirigidos a elevar su calidad de vida y generar oportunidades.

Agregó que son proyectos para atender su educación y salud, mejorar su infraestructura básica y erradicar la pobreza de los 624 municipios indígenas que existen en el país.

Indicó que “el gobierno de la República respalda a los pueblos originarios para mejorar sus ingresos y su calidad de vida sin que pierdan su identidad cultural ni poner en riesgo el patrimonio natural de la nación.

“Si bien hay avances en la atención de los pueblos indígenas, aún estamos lejos de la visión de desarrollo por la que luchó Rodolfo Stavenhagen. Debemos redoblar esfuerzos para enaltecer su legado”, admitió.

El titular de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, coincidió con el Presidente, y afirmó que el respeto y defensa de los derechos humanos de los indígenas aún no alcanza niveles aceptables, ya que enfrentan factores de desigualdad que no permiten que gocen plenamente de sus garantías.

Mantente al día con el boletín de El Universal