“Dualidad” de Anaya daña a PAN: Madero

Debe decidir entre ser líder o aspirante presidencial, señala; hay que garantizar piso parejo y evitar conflicto de interés, dice

En la foto: Gustavo Madero Muñoz (PAN), Diputado federal (JUAN BOITES. EL UNIVERSAL)
Nación 27/08/2016 03:00 Horacio Jiménez - enviado Actualizada 10:37
Guardando favorito...

[email protected]

El ex líder nacional del PAN y diputado federal, Gustavo Madero Muñoz, asegura que en el blanquiazul ya empezó la campaña por la candidatura a la Presidencia de la República para 2018 en todos los sectores, desde los grupos parlamentarios, los comités estatales y que en las juventudes panistas todos se preguntan entre sí: “¿Con quién estás, con Margarita Zavala, con Ricardo Anaya o con Rafael Moreno Valle?”.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Gustavo Madero afirma que Ricardo Anaya nunca va a admitir públicamente que buscará la candidatura del PAN a la Presidencia de la República, pero es una simulación, porque todos lo ponen en las encuestas y los panistas dicen que deben estar cerca del queretano, de lo contrario, no podrán ser candidatos.

Después de no ser electo como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Madero asegura que Anaya tiene ese proyecto, “no manifiesto, no asumido y no reconocido públicamente”, pero tiene una aspiración totalmente evidente y eso es innegable. “Lo que más ocupa su atención, su energía y sus decisiones es el proyecto legítimo de ser candidato a la Presidencia de la República en 2018”, explica el legislador.

El chihuahuense exige al líder nacional de Acción Nacional definir si se quedará como presidente del partido y árbitro electoral para 2018, o será aspirante, porque “esta dualidad” le está haciendo daño al blanquiazul.

Destaca que para que no haya conflicto de interés debe decidirlo y le serviría mucho que busque, por la vía de los votos, de sus ideas y de su liderazgo, convencer a la mayoría de los miembros de su partido, pero no utilizar la posición de presidente nacional para construir su candidatura a la Presidencia.

Plantea que así como a Andrés Manuel López Obrador se le exigió no salir en spots de su partido —Morena—, si Anaya queda como candidato a la Presidencia por el PAN se le deben contabilizar los más de 300 mil spots en los que ha aparecido, porque utilizó recursos públicos para posicionarse.

Dice que el que Anaya se defina podría representar una competencia más equitativa y un “piso parejo” para todos, por lo que podrían aparecer otros aspirantes como el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Roberto Gil Zuarth, o el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez.

“Debería renunciar”

¿Anaya debe renunciar a la dirigencia del partido si busca la Presidencia de la República?

—Sí o decir que no la va a buscar y quedarse como presidente del partido y ser un gran líder, un árbitro parejo. No puede mantener esa dualidad que ya empieza a hacer daño, porque los tiempos de 2018 están secuestrando la agenda, las decisiones, los nombramientos, los procesos del partido e incluso la agenda con esa lógica.

Para que no haya un conflicto de interés, que ahorita tiene Ricardo Anaya, él puede seguir su legítima aspiración de ser el candidato a la Presidencia por nuestro partido; le serviría un chorro separarse y buscar por la vía de los votos, de sus ideas y su liderazgo, convencer a la mayoría de los miembros del PAN para que él sea el candidato, pero no utilizando la posición de dirigente nacional y menos los recursos, los tiempos y decisiones del PAN.

El ejemplo más evidente son los spots, 300 mil anuncios en los que salió al aire Ricardo Anaya, supuestamente, hablando del partido, pero en realidad lo criticaban, como nosotros criticábamos a Andrés Manuel López Obrador de que estaba haciendo una promoción personal, esto no existiría si él, desde ahorita dice: “No, yo no voy a buscar la Presidencia, voy a ser líder nacional del partido”.

Entonces, aunque salga en los spots nadie lo criticaría. Pero como todo mundo supone que él, finalmente, va a decir que sí va a buscar la candidatura a la Presidencia de la República, estaría utilizando inequitativamente recursos para favorecer y construir su imagen. Este comentario lo hice cuando Andrés Manuel [López Obrador] estaba promocionando su imagen [en espacios de Morena], por eso tanto AMLO como Anaya, si acaban siendo candidatos, deberían contabilizarse todos los spots como gastos de campaña, porque utilizaron recursos públicos para promover su imagen y ese es el tema principal que quiero traer a la reflexión a mi partido y que haya piso parejo.

Estoy seguro de que si Ricardo toma esa decisión van a surgir más opciones para los panistas y no sólo Margarita Zavala y el gobernador de Puebla [Rafael Moreno Valle], sino, a lo mejor, el gobernador de Guanajuato [Miguel Márquez Márquez] o Roberto Gil Zuarth. Lo volvería un ramillete y abanico de opciones que se fortalecerían y tendríamos una lucha interna más democrática; saldríamos más fortalecidos. Esa es la reflexión y la petición que le estoy haciendo, porque estoy seguro de que el PAN es el único que tiene la capacidad de ganarle al PRI en 2018, construyendo un frente amplio y no nada más con sus propios recursos.

“No aceptará sus intenciones”

¿Anaya ya les ha dicho que él quiere ser candidato a la Presidencia?

—Yo creo que nunca lo va a decir públicamente y es un error; yo quisiera llevarlo a que tome esa decisión y la asuma, porque de otra manera está teniendo un costo fuerte para nuestro partido, una simulación; todo mundo lo pone en las encuestas, en las decisiones, la gente dice: “Tengo que estar cerca de Anaya porque si no, no puedo aparecer en la boleta”. Es un efecto de distorsión, desequilibrio y de inequidad en la contienda, porque precisamente él tiene este proyecto, no manifiesto, no reconocido públicamente, pero que pudiera parecer que sus decisiones así se están encaminando.

¿Al interior del partido?

—Es un secreto a voces. Todo mundo dice: “¿Con quién estás, con Margarita o Anaya?”. Hoy empiezan a darse ese tipo de dinámicas imposibles de negar, esa es la lógica cotidiana de los grupos parlamentarios, de los comités directivos, las elecciones, los comités juveniles, los comités directivos estatales, los delegados que se nombran todos dicen: “¿De quién eres, de Anaya, Moreno o de Margarita?, ¿A quién están apoyando los gobernadores?, ¿Cómo se va a impulsar el presupuesto que se va a promover?, ¿Como una forma de apoyo parejo a todos los gobernadores o para irlo utilizando como una palanca o una herramienta para fortalecer sus amigos y apoyos políticos de actores y gobernantes?

“Arranca proceso rumbo a 2018”

¿En el PAN ya arrancó el proceso electoral de 2018?

—Ya empezó en todos los partidos, en el PRI, el PAN, el PRD, en todos. Es por la debilidad de la imagen del presidente [Enrique] Peña Nieto, los resultados electorales y el deterioro en la imagen del PRI. Todos los partidos ya están priorizando y poniendo por encima de todas las decisiones el proyecto de la sucesión y la elección de 2018 a la Presidencia y a todas las gubernaturas y diputaciones federales y locales que se van a disputar.

¿Cuál es el riesgo de que Anaya se quede en la dirigencia y empiece a pasar el tiempo?

—Que gane de manera cuestionada y los otros contendientes se vayan a otras opciones políticas o le quiten legitimidad, que quede como un presidente que al final del día construya un proyecto de manera ilegítima; ese es el riesgo. Necesitamos que exista un resultado confiable, transparente, un árbitro que garantice igualdad y sea contendiente al mismo tiempo, porque eso sí es un conflicto de interés y al hacerlo de manera anticipada se empieza a corromper y a cuestionar las acciones utilizadas por el presidente del partido.

Anaya llamó a la unidad y no a buscar privilegios personales.

—Comparto absolutamente, pero hay que ratificarlo con los hechos y acciones, no sólo con las declaraciones. Uno de los reclamos que se le hicieron a Ricardo es que la unidad se construye con la inclusión de todos, la promoción y reconocimiento de distintos actores y dando espacios, cosa que no se está haciendo. La unidad debe construirse, pero él debe ser el primero en poner el ejemplo y demostrar que la está construyendo y poniéndose al margen del proceso y ser un árbitro parejo o ser un contendiente más.

¿No hay ya una fractura directa entre Anaya y Madero?

—Es una diferencia importante la que estamos teniendo en posiciones, él sostiene, de una manera no muy honesta, que no está pensando en 2018 en este momento.

Sin embargo, en su fuero interno te puedo asegurar que es justo lo que más ocupa su atención, su energía y sus decisiones, el proyecto legítimo, el de ser candidato a la Presidencia de la República en 2018.

Así como lo menciona, parecería que Anaya está obsesionado con la Presidencia de la República.

—No obsesionado, pero sí con un interés muy claro, con una aspiración totalmente evidente; es innegable, pero eso no estaría mal, pues cualquier mexicano puede soñar con ser Presidente y buscarlo, pero la forma de hacerlo y los recursos que utiliza lo pueden hacer honorable y legítimo o cuestionado; es lo que quisiéramos proteger.

¿Se queda en la presidencia de la Comisión de Grupos Vulnerables?

—Sí, tenemos una comisión y estamos trabajando en una agenda para anunciar algo muy interesante, el Registro Nacional de Personas con Discapacidad, algo que es un derecho humano, es un compromiso de nuestro gobierno y que no se ha podido cumplir y debemos avanzar en esa materia. Vamos a convocar a la comisión para la próxima semana.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios