En zonas de conflicto crece matrícula de escuelas

Chiapas, Oaxaca y Michoacán, estados con más migración a educación particular, alertan; Mexicanos Primero advierte que el que sean de paga no garantiza enseñanza de calidad

El director y el presidente de Mexicanos Primero, David Calderón y Claudio X. González; Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, y Viridiana Ríos, investigadora del The Wilson Center (JUAN CARLOS REYES. EL UNIVERSAL)
Nación 24/08/2016 03:20 Teresa Moreno Actualizada 11:49
Guardando favorito...

[email protected]

En un año, la matrícula de las escuelas privadas de educación básica en Michoacán, Chiapas y Oaxaca se incrementó entre 7% y 14%.

Aunque no existe un estudio que pueda comprobar de manera fehaciente la relación entre la disminución de alumnos inscritos en escuelas públicas de estas tres entidades bastión de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), especialistas consultados lamentaron que los padres de familia tengan que buscar en instituciones de paga una manera de garantizar que sus hijos cursen un ciclo escolar completo.

Un análisis que elaboró la organización Mexicanos Primero con base en el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (CEMABE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2013, revela que entre los ciclos escolares 2011-2012 y 2012-2013, el porcentaje de estudiantes inscritos en escuelas privadas creció de 2.41% a 9.47% en Chiapas; de 3.13% a 8.77% en Oaxaca; y en Michoacán, el caso es “más alarmante”, según lo describió David Calderón, director de esa organización, la matrícula en colegios de paga aumentó de 9.29% a 23.48%, esto implica un incremento de 14.11%.

“La dirigencia de la coordinadora, con esta dinámica de cierre de escuelas y de ausencia, ha llevado a una privatización de la educación pública, porque para muchas familias es una opción pasarse a la escuela privada. La gran mayoría de éstas no sólo no garantizan mejores condiciones en el aprendizaje, sino que, en general, a las que se pasan por primera vez los chicos son de bajo costo y por eso de regular desempeño”, comentó en entrevista.

Para Leopoldo García, presidente de la Asociación Nacional de Padres de Familia de Escuelas Públicas, estos datos representan que los papás han tenido que hacer grandes sacrificios para garantizar que sus hijos puedan acceder a la educación, si no de calidad, que por lo menos cumpla con los 200 días que contempla el calendario lectivo.

La asociación detectó que en otras entidades, como Nuevo León, Baja California y Sonora, donde la presencia de la coordinadora está creciendo, también aumenta la migración hacia el sistema de paga. “Lo que piensan es que si en la escuela pública no van a poder tener un ciclo escolar completo, yo me voy a la privada”, señaló.

Los especialistas coincidieron en que el mayor reto en el aumento del número de escuelas privadas es el hecho de no poder garantizar que impartirán educación de calidad, principalmente en estas entidades donde la CNTE tiene a su mayor membresía en el país, con más de 100 mil maestros y donde el nivel de aprovechamiento escolar es más bajo que en el resto del país.

Eso fue lo que encontró el estudio La brecha de talento en México y sus costos económicos, elaborado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) en 2014: que estudiantes de Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero tienen los niveles más bajos de aprovechamiento escolar de la República.

El reporte analiza la brecha de talento en México y calcula sus efectos sobre el crecimiento económico. Fue elaborado con base en los resultados de la prueba PISA, que aplicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en 2012. Revela que 0.6% de los estudiantes mexicanos se ubicó en los niveles más altos de la prueba; sin embargo, los alumnos de estas cuatro entidades tuvieron un aprovechamiento escolar aún menor.

Para Consuelo Mendoza, de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), las escuelas particulares están tomando la función social de garantizar el servicio educativo en los lugares a los que no llega; por ejemplo en Oaxaca, donde durante el ciclo escolar 2015-2016, no hubo clases durante 70 días. El problema es que muchas de estas instituciones son “patito” y no pueden garantizar la calidad de la enseñanza.

“Las escuelas particulares están haciendo una función muy importante en lugares peligrosos. Está cumpliendo una función con la que no está cumpliendo el Estado. El ciclo escolar tiene 200 días obligatorios y nada más en Oaxaca, el año pasado, 70 días los niños no tuvieron clases”, señaló.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios