Merkel defiende su política migratoria

Canciller alemana responde a críticas, tras ataques; registra policía una mezquita con vínculos radicales

La canciller alemana, Angela Merkel, ayer a su llegada a la conferencia de prensa que ofreció en Berlín para abordar el tema de seguridad (MARKUS SCHREIBER. AP)
Mundo 29/07/2016 01:57 Agencias Actualizada 02:04

Berlín.— La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció ayer la inseguridad que han generado en su país los atentados yihadistas de Würzburg y Ansbach, cometidos por refugiados, pero defendió su política de acogida a migrantes y aseguró que Alemania superará esta “prueba histórica”.

En rueda de prensa, tras interrumpir sus vacaciones, Merkel intentó apaciguar los miedos alemanes tras los ataques registrados en el estado de Baviera y también contestar a quienes la acusan de haber infravalorado los peligros de recibir a cientos de miles de refugiados.

La canciller recordó las criticadas palabras que pronunció hace 11 meses —“vamos a conseguirlo”— y, tras señalar que nunca dijo que fuera a ser fácil, volvió a mostrarse convencida de que el país conseguirá afrontar con éxito esa “tarea histórica”.

Su comparecencia, de más de hora y media de duración, giró en torno al ataque cometido en un tren cerca de Würzburg por un menor refugiado afgano, el cual hirió a cinco personas con un hacha y un cuchillo antes de ser abatido por la policía, y a la detonación de una bomba, el domingo pasado en Ansbach, por parte de un solicitante de asilo sirio de 27 años, quien hirió a 15 personas y murió en el hecho.

Ambos atentados han sido reivindicados por el Estado Islámico y Merkel asumió que demuestran que el terrorismo yihadista ha llegado a Alemania, pero hizo hincapié en que los culpables no son los refugiados.

Esa personas se “burlaron” de su país de acogida, de todos los refugiados que han llegado a Alemania huyendo de la persecución y de los voluntarios que los atienden.

Su intención, advirtió la canciller, es atacar un estilo de vida y a una sociedad abierta, poner a prueba la unidad y quebrar la voluntad de acogida, por lo que hay que enfrentarse a ellos y “no desviarse” del camino.

Merkel presentó un plan de medidas con varias de las iniciativas ya puestas en marcha como, por ejemplo, mejorar el registro de los refugiados, agilizar las expulsiones de aquellos a quienes no asista el derecho de asilo o que delincan, y posibilitar la intervención del ejército en caso de alerta terrorista grave.

Recordó, sin embargo, que abordar este desafío exige de la colaboración europea y admitió su decepción por la “poca disposición” de algunos socios a compartir responsabilidades ante la crisis de los refugiados.

Tras lamentar la “inseguridad generalizada” que han provocado los atentados protagonizados por refugiados, subrayó que la responsabilidad del Estado es restaurar la confianza de los ciudadanos y garantizó que se hará “todo lo humanamente posible” para incrementar la seguridad.

La clase política, recalcó, no puede actuar desde el miedo y debe velar por la Constitución alemana, que garantiza que la dignidad humana es inviolable y que respetarla y protegerla es obligación de todo poder público.

Merkel hizo hincapié en que Alemania está “en guerra contra el Estado Islámico”, pero no está “en ninguna guerra contra el islam”, y descartó ampliar la colaboración que presta el país a la coalición internacional que lucha contra el grupo yihadista en Siria e Irak.

Registran mezquita. La Policía alemana informó ayer que efectuó registros en una mezquita y en viviendas de ocho presuntos islamistas en Hildesheim, en el norte de Alemania.

Los agentes allanaron en la noche del miércoles la mezquita del llamado “Círculo islámico germanoparlante Hildesheim” (DIK, por sus siglas en alemán) así como los apartamentos de ocho miembros de su directiva y confiscaron cuantioso material de prueba. No hubo detenidos.

“Con estos registros y tras meses de preparativos hemos dado un paso importante hacia la prohibición de la asociación”, dijo el ministro del Interior de Baja Sajonia, Boris Pistorius.

Las autoridades tienen conocimiento de que en esta asociación se radicalizan musulmanes y se los motiva a sumarse a la llamada “yihad”, agregó. 

Temas Relacionados
Ángela Merkel

Comentarios