Se encuentra usted aquí

Dilma Rousseff defiende su honorabilidad

Mandataria brasileña rechaza haber cometido alguna 'acción incorrecta'; proceso para destituirla es un intento de golpe, dice su antecesor, Lula da Silva
10/12/2015
01:55
Agencias
-A +A

Río de Janeiro.— La presidenta brasileña Dilma Rousseff defendió ayer la honorabilidad de su gestión y negó que haya cometido cualquier “acción incorrecta”, en una nueva defensa pública ante la amenaza de un juicio político promovido por la oposición.

Durante la ceremonia de entrega de dos mil 900 viviendas sociales en la ciudad de Boa Vista, en el estado de Roraima (noroeste de Brasil), Rousseff defendió la gestión de su gobierno en el manejo del presupuesto público. La mandataria negó cualquier ilícito en su relación con los bancos estatales, el motivo por el cual la oposición pidió su “impeachment” (juicio político que podría desembocar en una destitución) al Congreso.

Rousseff enfrenta actualmente su mayor crisis desde que asumió la presidencia de Brasil en 2011 y podría no terminar su segundo mandato —iniciado en enero de este año— si prospera el pedido de juicio político impulsado en el Congreso por la oposición.

A sólo 11 meses de iniciar su segundo mandato, Rousseff también enfrenta la peor recesión de Brasil en décadas y el mayor escándalo de corrupción en torno a la petrolera Petrobras, en el que están incriminados miembros de la cúpula del gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, quien podría suceder a la mandataria si ella es impugnada, dijo este miércoles que ambos acordaron en una reunión tener una relación lo más productiva posible. Temer se había quejado de tener un mero rol “decorativo”.

El ex presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), denunció que el proceso con miras a destituir a su sucesora es “un intento de golpe explícito contra la presidenta Dilma y Brasil”. El fundador del gobernante PT dio un discurso en Berlín, donde participa en la Conferencia Internacional del Congreso del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD).

“Lo que está en juego no es la presidenta Dilma, sino el Estado democrático de Derecho en nuestro país”, enfatizó el ex mandatario, en declaraciones que reproduce la página web del Instituto Lula, que se encarga, entre otras funciones, de su oficina de prensa.

Mantente al día con el boletín de El Universal

DESTACADAS

 

COMENTARIOS