“Que sepan los delincuentes lo que les va a pasar”

ARCHIVO / EL UNIVERSAL
Metrópoli 26/05/2016 01:06 Juan Manuel Barrera / Corresponsal Actualizada 09:14
Guardando favorito...

[email protected]

Teotihuacán, Méx.— “Es un escarmiento, que sepan lo que les va a pasar si vienen”, dijo una habitante de la comunidad de Atlatongo.

Las calles del pequeño poblado de Teotihuacán estuvieron semivacías la mañana de ayer. La primaria “Mario Ramón Beteta” y el preescolar “Atlatongo” suspendieron clases.

En el kiosco, escenario del linchamiento de las tres personas, todavía estaban la chamarra de uno de los presuntos raptores y el lazo con el que pretendieron colgar a la mujer.

La tarde del martes cientos de pobladores llevaron al kiosco a Octavio Ramírez, Pedro Jesús Rivera Rosas y Nayeli Pérez Verde, a los que acusaron de plagiarios y golpearon, lo que provocó la muerte de dos de ellos.

La turba le pegó a las tres personas y la policía no se atrevió a arrebatárselas para salvarles la vida. Solamente uno de ellos, Pedro, no murió, pues fue llevado, junto con 18 hombres de la comunidad, hasta un poblado de Hidalgo en busca del secuestrado.

Los pobladores golpearon a Octavio hasta que murió y a Nayeli pretendieron colgarla con una soga, pero fue rescatada por policías, aunque falleció antes de llegar al hospital.

Grupos de personas se reunieron la mañana del miércoles en el parque donde está el kiosco, comentando los hechos del día anterior.

“Si quieren cometer delitos que sepan que van a pagar”, reiteró la mujer, una de las pocas personas que decidió hablar sobre los hechos.

“El pueblo está hasta la madre de gente lacra y se demostró que ellos eran culpables, porque el secuestrado apareció gracias a los datos que uno de ellos nos dio antes de morirse”, afirmó uno de los pobladores.

Atlatongo es un pequeño poblado con casi cinco mil habitantes y mil 145 viviendas, la mayoría con todos los servicios públicos. Está atravesado por la carretera libre México-Pirámides y colinda con San Juanico y San Marcos Nepantla.

Es paso para llegar a Acolman y a las pirámides de Teotihuacán, también es cruzado por un canal de aguas negras, de Otumba.

Sus pobladores se dedican a la agricultura y al comercio, seguido del transporte y muchos laboran en empresas de otros municipios.

La incidencia delictiva de Teotihuacán es una de las más bajas de la zona. En lo que va del año registra solamente dos homicidios (uno doloso y otro culposo) y cuatro robos a transeúnte (dos con violencia), aunque suma 62 robos sin violencia de vehículo y nueve con violencia, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Temas Relacionados
Linchamiento en Teotihuacán
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones