Escolta de dueño de Ferrari murió por infarto: PGJEM

Según la necropsia, Sergio González falleció por infarto al miocardio; la carta encontrada sí corresponde a la letra de su registro en el hotel, de acuerdo al estudio grafoscópico

Metrópoli 21/03/2016 20:01 Emilio Fernández Toluca, Méx. Actualizada 20:16
Guardando favorito...

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), Alejandro Gómez Sánchez, informó que de acuerdo a la necropsia realizada al cuerpo de Sergio González Ibarra, escolta del conductor del Ferrari, Alberto Sentíes, la causa de su muerte fue la de un infarto al miocardio.

En conferencia de prensa, el procurador mexiquense explicó que en las próximas 48 horas se sabrán las causas patológicas que le provocaron el infarto al hombre de 38 años, quien fue encontrado sin vida en el Hotel Atizapán el pasado 18 de marzo.

Según los peritajes efectuados por la corporación del Estado de México el cadáver dio negativa la prueba de alcoholemia.

"El resultado de alcoholemia se encuentra no ebrio, esto es negativo. Sí encontramos una lata de una bebida preparada, de estas bebidas ya preparadas que se venden en las tiendas de conveniencia, en las tiendas de autoservicio y una lata de cerveza, sin embargo, del momento en que ingirió estas dos bebidas al momento en que falleció, ya el cuerpo había procesado el alcohol correspondiente, ya lo había metabolizado, de tal suerte que resulta negativo", explicó.

También la prueba antidopaje resultó negativa, según revelaron los servicios periciales de la PGJEM.

"En cuanto a la prueba de doping también resulta negativo, esto es, no encontramos rastros de droga alguna, ni marihuana, ni cocaína, ni mentafetaminas o anfetaminas, igualmente en el papel higiénico usado no se encontraron sustancias tóxicas, de rastros de sustancias tóxicas", comentó.

Gómez Sánchez dijo que de acuerdo a la investigación hasta ahora realizada, se corroboró que el cuerpo del escolta no fue movido después de que se presentó su muerte.

"Con base a las características del hecho, hemos podido establecer que la posición del cadáver al momento de la intervención de servicios periciales corresponde a la última y final al momento de la muerte, esto es el levantamiento del cuerpo se dio precisamente en la posición en la cual falleció", afirmó.

Las indagatorias de la procuraduría mexiquense establecen que Sergio González no forcejeó o peleó con alguien durante su estancia en el cuarto de la habitación donde fue hallado su cadáver.

"Hay ausencia de huellas de lucha, de defensa y de forcejeo en la habitación y por el contrario, sorprende el orden tan cuidadoso, tan meticuloso con el cual se encontró la habitación, eso nos habla de una diligencia en el sentido de ver si se trataba de una persona que en vida fuese tan meticulosa en cuanto al orden de sus cosas", mencionó.

El procurador dio a conocer otras de las pruebas practicadas al cuerpo del escolta del conductor del Ferrari.

"En cuanto al exudado nasal también es negativo, no se encontraron rastros de sustancias tóxicas o de narcóticos. En cuanto a las latas que les he comentado, se encontró rastros de saliva cuya genética corresponde precisamente a la del cuerpo del señor Sergio González Ibarra. En el exudado bucal y anal tampoco se desprende la existencia de rastros de violencia sexual", expresó.

Alejandro Gómez Sánchez, afirmó que las pruebas gástricas han demostrado que no se encontraron sustancias tóxicas en su cuerpo, así como en los análisis de la sábana y el colchón donde estaba el cadáver.

"Esto es muy importante porque no se encuentra alguna sustancia que nos permita establecer un posible envenenamiento", dijo.

"Lo que sí puedo comentarles es que en el estómago encontramos dentro de la necropsia una situación de hemorragia profunda, esto es, bajo una verdadera situación de estrés, una gastritis sumamente profunda. También es parte de lo que se está analizando", expuso.

El procurador comentó que las pruebas obtenidas han demostrado que Sergio González presentaba un alto grado de estrés.

"En cuanto a las pruebas de patología que se encuentran en proceso todavía, son precisamente las muestras de corazón y las muestras de esófago, dado el estómago hemorrágico que se encontró, que denota altos niveles de estrés", reveló.

Las hojas escritas que se encontraron en la habitación, sí corresponden a la letra del registro del hotel.

"En cuanto a la grafoscopía, ese escrito que dejó este señor, que se encontró con este señor, corresponde con la misma caligrafía con la cual se presentó al momento que se registró al ingreso al hotel en donde fue hallado. Comentarles que a ese respecto estamos también, al momento que se entregue el cuerpo, requiriendo algún escrito de puño y letra del occiso con el objeto de establecer también esa prueba grafoscópica", dijo.

El procurador comentó que la esposa de Sergio González, su hijo y un tío se presentaron a reclamar el cuerpo, pero no mostraron documento oficial alguno que demuestre su parentesco.

La semana pasada, Sergio González, escolta de un empresario que viajaba en un automóvil Ferrari, bajó del vehículo en Viaducto Tlalpan y golpeó al conductor de otra unidad porque supuestamente se le cerró. Los hechos fueron video grabados y difundidos en las redes sociales como 'Lord Ferrari'.

afcl

Temas Relacionados
caso Ferrari PGJEM
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios