Vecinos esperan reducción de peste en El Capulín

La planta de tratamiento de la presa El Capulín representa un beneficio para 10 mil habitantes que esperan que la contaminación y la peste se reduzca

La Comisión de Agua del Estado de México reactivó la operación de la planta de tratamiento del Capulín que durante un año estuvo fuera de servicio (Foto: Archivo)
Metrópoli 20/12/2015 13:30 Rebeca Jiménez Jacinto Huixquilucan, Méx Actualizada 13:46

La peste y contaminación de la presa El Capulín, que capta las aguas negras de miles de drenajes de La Herradura y fraccionamientos aledaños, podría disminuir con la reactivación de la planta de tratamiento que durante un año estuvo fuera de servicio, informaron voceros de la Secretaría de Infraestructura del Estado de México.

La Comisión de Agua del Estado de México (CAEM) reactivó la operación de la planta de tratamiento del Capulín, que durante un año estuvo fuera de servicio, informó José Manuel Camacho Salmón, vocal ejecutivo de la CAEM,

Esta planta de tratamiento de aguas negras, ubicada en la presa El Capulín, tiene capacidad de tratamiento de 50 litros por segundo, lo cual representa un beneficio directo para 10 mil habitantes del municipio, aseguró Camacho Salmón.

En el año 2014 la CAEM, construyó este sitio para la limpieza de el agua de drenaje que se vierte a El Capulín y entregó el manejo de la planta hace un año a autoridades municipales; sin embargo el gobierno municipal solicitó regresar la custodia, manejo y operación de ésta al gobierno del Estado de México para contar con una adecuada operación.

Camacho Salmón informó que la planta de tratamiento de la presa El Capulín, ahora es operada directamente por la Comisión del Agua del Estado de México, a través del Programa de Incentivos que tiene el organismo en coordinación con la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Esto con recursos estrictamente destinados a la operación y mantenimiento de las plantas que operan en el territorio estatal.

El olor pestilente de la presa El Capulín y de las aguas negras que conduce el río San Joaquín, fueron motivo de queja reiterada de vecinos de La Herradura, quienes señalaron el riesgo y emergencia sanitaria de vivir junto a un caudal contaminado con residuos fecales, virus y bacterias.

afcl

Comentarios