Escolta culpó a Sentíes de agresión en supuesta carta póstuma

Procuraduría analiza el documento a través de pruebas de ADN y la toma de huellas dactilares, así como periciales de grafoscopía

Metrópoli 18/03/2016 15:42 Eduardo Hernández Ciudad de México Actualizada 17:21
Guardando favorito...

Sergio González Ibarra, de 38 años de edad, escolta de Alberto Santíes Palacio y quien fue exhibido en redes sociales por agredir a un conductor en la vía pública, acusó a su patrón de dar la orden de golpear a Jair.

El jueves pasado, las autoridades municipales encontraron el cadáver de González Ibarra dentro de un hotel en el municipio de Atizapán de Zaragoza, en el Estado de México y entre sus ropas localizaron hojas escritas a mano relacionadas con una declaración que hace respecto a los hechos del día 11 de marzo.

En su declaración, Sergio señaló que el día de los hechos, al salir de su oficina custodiando a Santíes Palacios, la camioneta de Jair se le cierra al vehículo que conducía su jefe, por lo que les indica que se detenga, pero ante la negación de Jair, le exige que lo agreda.

“Él da la orden de golpearlo y cuando ve que lo graban me dice que ya lo deje”, dice la carta.

Señaló que después de la agresión, Santíes Palacio le dijo que todo lo arreglaría, sin embargo lo hizo firmar su renuncia a la empresa Jess con dirección Picacho Ajusco no. 130-301.

“Me dijo no tengas miedo todo lo tengo arreglado y vea cual nada de arreglo solo me empinó a mí […] no se vale todo lo que sacan en los medios por parte del acusado y que no fue así el video es la prueba de todo”, dice la nota.

Estas hojas serán analizadas por la Procuraduría General de Justicia capitalina a través de pruebas de ADN y la toma de huellas dactilares, así como periciales de grafoscopía.

cg

Temas Relacionados
Agresión de escolta de Ferrari
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones