Suscríbete

"Podemos probar que el Edomex sí contamina a CDMX"

Metrópoli 17/03/2016 01:42 Joel Ruiz Actualizada 10:27

Fase crítica de contingencia apenas inicia, alerta; tema ambiental es de salud pública, no político

[email protected]

En medio de la crisis ambiental y política que se generó por la activación de la contingencia ambiental en el Valle de México, la secretaria del Medio Ambiente de la capital del país, Tanya Müller, asegura que la falta de vientos y el incremento de vehículos son los principales responsables. Además, advierte que la fase crítica apenas está iniciando, por lo que habrá que esperar lo que suceda en abril, mayo y junio.

Entrevistada en sus oficinas ubicadas en el denominado Nuevo Edificio de Gobierno, asegura que el Estado de México contamina a la Ciudad de México, y advierte que tienen un seguimiento de 10 años en los que se puede comprobar esa situación que el pasado miércoles rechazó su homólogo en la vecina entidad, Miguel Ángel Contreras.

¿Cuáles son las previsiones en materia de contaminación?

—Prevemos una época difícil en la que vamos a tener elevados niveles de ozono de manera permanente. Recordemos que el ozono se forma a través de dos compuestos que provienen de la quema de combustibles del automóvil, que son los óxidos de nitrógeno y los compuestos orgánicos volátiles. En la medida en que tenemos altas temperaturas se va formando el ozono y cuando tenemos pocos vientos no permite la dispersión de los contaminantes.

¿Qué tienen previsto hacer para atender este problema?

—Justamente ayer [miércoles], dentro de lo que es el seno de la megalópolis, la Semarnat propuso una nueva forma de llevar a cabo las verificaciones, que permita hacer mediciones más estrictas a las emisiones de los vehículos, y con base en ello se pueda reformular la restricción y las propuestas para disminuir el parque vehicular.

Con esa medida, ¿cuántos vehículos dejarían de circular?

—No se ha puesto un número preciso, pero idealmente se comenta que tendría que ser una reducción de 20% del parque vehicular de manera cotidiana. Pero eso se tendrá que trabajar, y es justamente la propuesta de la Semarnat.

En el Estado de México aseguran que no hay elementos científicos que comprueben que ellos contaminan a la Ciudad de México...

—La fortaleza que tenemos en el Gobierno de la Ciudad de México es el sistema de monitoreo más robusto que hay a nivel nacional y que las declaraciones se hacen con base en datos duros, científicos. Simplemente, en nuestra página pueden ver la temperatura, el tiempo real de monitoreo de la calidad del aire, incluso de los vientos (...) Esta es una gráfica donde viene el promedio anual de 2015 de los vientos, es clarísimo cómo las flechas vienen de norte a sur, que es lo que hemos venido diciendo, donde hay un patrón de vientos en el que se da un arrastre de los contaminantes que se producen fuera de la Ciudad de México, pero nos llegan por los vientos. Lo que empieza en la mañana, los contaminantes que tienes en la entidad vecina, llegan por la tarde a la Ciudad de México, y vemos una acumulación de vientos. Esto es un patrón que no es del año pasado o del antepasado, estos patrones de vientos son de más de 10 años.

¿Científicamente está comprobado que la contaminación del Edomex llega a la ciudad?

—Esto es de hoy en la mañana [muestra una gráfica], podemos ver las partículas finas en la que se observa cómo la Ciudad de México está en verde y amarillo, con niveles buenos, y todos los puntos naranjas que se ven son en el Estado de México, y es el monitoreo que hace la ciudad en la entidad vecina, en los municipios de Cuautitlán, Tultitlán, Tlalnepantla, Villa de las Flores y Xalostoc.

¿Cuántos centros de monitoreo tienen en la vecina entidad?

—Tenemos 14 estaciones. El financiamiento y operación es 100% de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de Medio Ambiente, y es en tiempo real.

¿Cuánto cuesta su operación?

—Es un sistema de monitoreo que nos cuesta aproximadamente 10 millones de pesos anuales. Estamos hablando de un caso de 20 millones de todas las terminales. ¿Eso por qué es tan importante? Porque nos permite tener datos duros, científicos, para saber no sólo qué va a pasar, para informar a la ciudadanía y para desarrollar políticas públicas necesarias para atender el tema de fondo y de manera responsable.

¿Cómo valoran las declaraciones del secretario del Medio Ambiente del Edomex al cerrar tiraderos?

—Algo que debemos mantener y tomar en cuenta es que el tema ambiental es de salud pública, que debe eliminarse el componente político, porque es un tema de responsabilidad. Como gobiernos, una de nuestras responsabilidades son las políticas públicas para proteger la salud de los habitantes que se eligen para gobernar. En este sentido, el Edomex tomó esa decisión, la ciudad la va a respetar, pero me parece que lo que se requiere en los temas ambientales es un tema de coordinación regional que no conoce fronteras.

Temas Relacionados
Tanya Müller entrevista

Comentarios