Reforma, aparador de la ciudad

Metrópoli 29/11/2015 00:05 Redacción Ciudad de México Actualizada 04:19

La Ciudad en el Tiempo nos lleva a un viaje por esta emblemática avenida de la capital mexicana

Una toma aérea del Archivo de la Fundación ICA en la que se aprecia el Paseo de la Reforma y el cruce de la Avenida de la República, Rosales, Juárez y Bucareli, en la década de los cincuenta. A la izquierda se encuentra el Edificio "El Moro" de la Lotería Nacional, y al centro se pueden ver diversos inmuebles que fueron demolidos para ampliar Reforma hacia el norte.

La enorme residencia que estuvo en la esquina de las avenidas Juárez y Rosales, frente a la glorieta del Caballito, alrededor de 1930. Este inmueble funcionó un tiempo como embajada de los Estados Unidos, y fue demolida durante las obras para prolongar el Paseo de la Reforma hacia el norte.

El antiguo edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, ubicado en la avenida Juárez entre Rosales y Humboldt, poco después de su remodelación en 1922. Esta construcción fue demolida durante la ampliación del Paseo de la Reforma.

Las obras de la prolongación del Paseo de la Reforma hacia el norte, a la altura del cruce con la avenida Hidalgo. Del lado izquierdo destaca el edificio del diario La Prensa, que aún existe con diversos cambios, y detrás está la iglesia de San Hipólito; del lado derecho se aprecia la nave del Real Cinema, hoy Cinemex Real, que fue recortado para alinearlo con la nueva vía.

Así lucía la Avenida Hidalgo alrededor de 1962. De izquierda a derecha se aprecian los Almacenes Ánfora, la Antigua Panadería del Portillo y el Hotel de Cortés. Con la ampliación de Reforma los dos primeros fueron demolidos; el Hotel de Cortés se salvó de milagro y sigue en pie hasta nuestros días.

Vista del edificio de la Aduana de Santiago, que se encontraba al norte de la Alameda de Santiago en Tlatelolco, en la década de los treinta. Este inmueble, diseñado por Antonio Rivas Mercado, desapareció al principio de los años sesenta con los trabajos de ampliación del Paseo de la Reforma y la construcción de la unidad habitacional.

Bob Schalkwijk fue uno de los fotógrafos que documentó las distintas etapas de la demolición de edificios durante las obras de la prolongación del Paseo de la Reforma. En la escena se ven a unos trabajadores, con piqueta en mano, en la azotea de lo que fuera una librería, en 1963.

La avenida Balderas, vista desde el cruce con el Paseo de la Reforma poco después de haber concluido las obras de ampliación en 1964. Del lado derecho se aprecia el Real Cinema, ya recortado. Del lado izquierdo se ve la casa porfiriana ubicada en la calle de Basilio Badillo, antes Rinconada de San Diego, entre Balderas y Doctor Mora. Con la ampliación, la acera norte de la calle fue demolida y la construcción quedó frente a una explanada en la que más tarde se construyó una salida del Metro Hidalgo.

Una vista del Paseo de la Reforma poco después de su apertura hacia el norte, en 1964. La toma fue realizada a la altura de la Iglesia de San Hipólito, a unos pasos del cruce con la avenida Hidalgo; del lado derecho se alcanza a ver parte del Hotel de Cortés, que se conserva hasta hoy.

Monumentos y esculturas adornan esta importante avenida de la Ciudad de México, que sobre sus laterales se levantan grandes hoteles, edificios de oficinas, bancos, embajadas, y el edificio más alto de la capital

Además de ser una avenida elegante, el Paseo de la Reforma, es el aparador de la ciudad desde que Maximiliano de Habsburgo mandó trazarla como vía imperial para nombrarle “Paseo de la Emperatriz” o del “Emperador”.

Durante la administración del presidente Adolfo López Mateos, el regente capitalino Ernesto P. Uruchurtu inició las obras para la prolongación del Paseo de la Reforma, que entonces terminaba en la Glorieta del Caballito, para continuar hacia el norte, casi en línea recta, hasta los linderos de Peralvillo.

La distancia cubierta fue de unos tres kilómetros, abriéndose paso entre las construcciones que ahí se situaban.

Uno de los objetivos principales era comunicar el naciente proyecto de la Unidad Habitacional Tlatelolco y la vecina Secretaría de Relaciones Exteriores, con el centro de la ciudad.

La ampliación culminó en noviembre de 1964, coincidiendo con el fin de ese sexenio.

Comentarios