La traza vial del DF

Metrópoli 04/10/2015 00:05 Redacción Ciudad de México Actualizada 05:08
Guardando favorito...

La ciudad vivió en 1978 una de las más extensas transformaciones del paisaje urbano, al ampliar calles y avenidas para construir una serie de vías rápidas

La avenida Aquiles Serdán, hoy Eje Central, vista hacia el sur desde el cruce con Belisario Domínguez en una fotografía de los 70. A la derecha se aprecia el Edificio Jade, en la esquina con Pensador Mexicano; más atrás destaca el Edificio Mariscala. Ambos desaparecieron tras los sismos de 1985, y fueron reemplazados por una plaza comercial

Guardando favorito...

"Eje vial en construcción" indica un letrero durante las obras para la creación del Eje 1 Poniente en 1978. Varios curiosos se detienen a ver la impresionante escena que representaba la demolición de algunas antiguas construcciones que se encontraban del otro lado de la acera.

Guardando favorito...

La avenida Aquiles Serdán y su continuación, Santa María la Redonda, hoy Eje Central, en una fotografía de 1974. La toma fue realizada a la altura del Teatro Blanquita, en la esquina con Mina; del lado derecho se aprecia el letrero de la zapatería Canadá en un edificio que ahora está en ruinas.

Guardando favorito...

La avenida San Juan de Letrán, hoy Eje Central, vista desde la esquina de José María Izazaga, en una fotografía de 1973. Del lado izquierdo destaca el edificio estilo art déco del cine Teresa. En la época de la toma esta importante avenida era de doble sentido.

Guardando favorito...

Así lucía la Calzada Ermita Iztapalapa, entonces de doble sentido y camellón central, poco antes del inicio de las obras para construir el Eje 8 Sur. La toma fue realizada a la altura de la calle de Altamira, en la colonia Miravalle, muy cerca de una salida de la actual estación Ermita de la línea 12.

Guardando favorito...

Los últimos detalles de la transformación de la avenida Xola en Eje Vial, en una fotografía de principios de 1979. Del lado derecho se aprecia parcialmente el conjunto arquitectónico de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, así como algunos de los murales que lo conforman. Hoy el panorama luce muy distinto con la llegada del Metrobús.

Guardando favorito...

La avenida José María Rico, entonces de doble sentido y camellón central con árboles, poco antes de transformarse en parte del Eje 8 Sur, en este tramo. La fotografía es de inicios de 1978.

Guardando favorito...

La avenida Ramos Millán, prácticamente transformada en parte del Eje 5 Sur, a principios de 1979. La toma fue realizada desde el cruce con Cumbres de Maltrata.

Guardando favorito...

La avenida Extremadura, actual Eje 7 Sur, vista hacia el poniente desde el cruce con Insurgentes en la década de los setenta, cuando aún era de doble sentido con camellón. A la derecha se aprecia una tienda Sumesa que ahora es un restaurante Toks.

Guardando favorito...

Vista del cruce de las avenidas Emiliano Zapata y Plutarco Elías Calles a inicios de 1978. Hacia finales de ese año y principios del siguiente se transformó en el actual Eje 7 - A Sur. El lavado de autos de la derecha se conserva hasta hoy.

Guardando favorito...

El cruce de las avenidas Universidad y Popocatépetl, entonces de doble sentido y camellón central con árboles, en una fotografía de 1978. En el edificio de la derecha se encontraba en planta baja la famosa peluquería “Burdeos”.

Guardando favorito...

Desde hace décadas, cada administración pretende dejar huella de su paso con una obra que sea recordada por futuras generaciones.

Es así como la ciudad vivió en 1978 una de las más extensas transformaciones del paisaje urbano, al ampliar calles y avenidas para construir una serie de vías rápidas conocidas como ejes viales, con el fin de agilizar el tránsito capitalino.

A partir de la década de los años setenta, el aumento poblacional y de tránsito vehicular en en el Distrito Federal requirió de la reorganización en la traza urbana debido a que muchas de las avenidas por las que se transitaba eran muy reducidas e intrincadas.

Cada nueva artería adquirió un número, un punto cardinal y un sentido único. Todo aquello que se cruzaba en el camino desaparecía, lo mismo una vecindad que una casa o una plaza pública; no quedó rastro alguno de los camellones arbolados que servían de descanso al cruzar. Los antiguos nombres de Niño Perdido, San Juan de Letrán, Aquiles Serdán o Santa María la Redonda pasaron a segundo plano y se fundieron en un eje.

Temas Relacionados
Ciudad tiempo
Guardando favorito...
 

Comentarios